Tras las elecciones municipales

0
[José María García Gutierrez]

Tras las elecciones municipales, vinieron las generales y ahora las autonómicas; análisis de resultado y opinión personal.

El pasado domingo día 25 de marzo, tuvimos la oportunidad de “elegir” al candidato a la presidencia del gobierno de la Junta de Andalucía. Elegir, entre comillas, puesto que en realidad lo que elegimos son parlamentarios, para El Parlamento de Andalucía, Senadores o Congresistas, para El Estado.
Después, estos señores, serán los que se encarguen de elegir, a su vez y por este orden; a la Mesa del Parlamento; Presidencia, Secretarios y Vocales, y al Presidente del Gobierno Andaluz.

Una vez que El Parlamento se ha constituido, es cuando se eligen a los cargos que representarán a Andalucía, no antes. Por lo tanto los ciudadanos, no elegimos presidentes elegimos parlamentarios.
Como todos conocemos el pasado día 30 de enero el Presidente de la Junta de Andalucía ( en adelante JA), José Antonio Griñán, firmó en San Telmo el decreto de disolución del Parlamento de Andalucía y de convocatoria de las elecciones autonómicas. El decreto recoge, en su artículo 1, la disolución del Parlamento, elegido el 9 de marzo de 2008, y, en su artículo 2, la convocatoria de las elecciones a la Cámara autonómica.
A continuación, el artículo 3 otorga a cada circunscripción electoral el número de parlamentarios que recoge el artículo 17.4 de la Ley Electoral de Andalucía.
Según se estableció el artículo 4 la campaña electoral se iniciará a las 00.00 horas del día 9 de marzo y finalizará a las 00.00 horas del sábado 24 de marzo.
La sesión constitutiva del Parlamento, tras los comicios, tendrá lugar el 19 de abril, según se establece en el artículo 5 del mismo Decreto. Es pues esta la fecha de partida para la elección del nuevo presidente o presidenta de la Junta de Andalucía. Si digo bien, presidenta, porque los partidos pueden entre los parlamentarios o parlamentarias electas designar candidatos libremente. Pueden ser, por lo tanto, Javier Arenas, Jose Antonio Griñan, Diego Valderas, o Antonia Moro, Dolores López o Pepa Beiras, números dos de la lista presentada en Huelva por los partidos que han obtenido representación en El Parlamento de Andalucía.
En Huelva. Pepa Beiras, no ha obtenido acta de parlamentaria, pero cámbienle el nombre por la candidata que deseen de IU de otra provincia andaluza.
Eso sí, es obligación, sine quanun, que el candidato o candidata ha de reunir es que en primera votación obtenga mayoría absoluta de los votos emitidos. La mitad de los parlamentarios electos presentes mas uno, para poder ser investido por El Parlamento como Presidente de la JA. He aquí, donde radica el problema del resultado de los pasados comicios electorales, nadie, a priori, posee esa cualidad.
En el siguiente grafico, extraído del Huelva Información, se observa como el que mas se aproxima es el Partido Popular con un total de 50 parlamentarios (los escaños son para el Congreso y el Senado, cámaras también llamadas, baja y alta), seguida del Partido Socialista Obrero Español con 47 parlamentarios, situándose en tercer lugar los parlamentarios de Izquierda Unida- Los Verdes convocatoria por Andalucía con un número de 12 parlamentarios.

Ahora podemos hacer una simple regla aritmética, de suma. El total de porcentaje de votos obtenidos por las coaliciones de centro izquierda supera el 50% de los votos emitidos válidamente. Al igual que la suma de los porcentajes de votos obtenidos por la representación de centro derecha y de Izquierda Unida- Los Verdes convocatoria por Andalucía. Con esto quiero decir que el poder, ahora mismo lo tiene, no quien más votos ha conseguido, sino quien con un 12% escaso de los votos ha logrado 12 parlamentarios.
En este caso, deberíamos mirar al casi 40% de personas que decidieron o no pudieron ejercer su derecho al voto, por que estos si que habrían tenido la llave del poder. Pero ellos no supieron ver su fuerza. Esta reflexión la hizo en su momento Ralf Dahrendorf, filosofo y politólogo de la libertad (1/05/1929- 17/07/2009).
Volvamos con la elección del Presidente de la JA, habíamos dicho que en primera votación ha de obtener mayoría absoluta, pues bien, para una segunda votación, que se producirá cuarenta y ocho horas después ha de obtenerse mayoría simple, de los Parlamentarios electos y presentes. Esto es conseguir mas votos que nadie, mas apoyos que nadie, condición que en este caso si que posee el candidato Javier Arenas. Este procedimiento podrá repetirse sucesivamente durante dos meses, a contar desde la primera votación. Si transcurrido ese tiempo nadie alcanzase la mayoría simple será, ahora sí, investido presidente el candidato o candidata designado por la formación política mas votada. Aquí es donde lo dicho en las urnas por los ciudadanos toma su máxima expresión, donde los ciudadanos hemos elegidos presidente dela JA.
Una vez realizada la elección conforme al apartado anterior, el Presidente o Presidenta del Parlamento la comunicará al Rey, a los efectos del consiguiente nombramiento del Presidente o Presidenta de la Junta de Andalucía.
Dicho esto, cabe la siguiente pregunta, ¿es licito que un grupo de parlamentarios elijan presidente a quien tiene un menor número de votos? La respuesta es totalmente sí, ya que como ha ocurrido en estas pasadas elecciones, nadie tiene garantizado el apoyo de quienes han de elegir al presidente de El Parlamento, La Mesa o al Presidente del Gobierno de Andalucía, es decir nadie tiene la mayoría de los Parlamentarios. Ahora bien, ¿es moral que no gobierne la opción mas votada por los ciudadanos? Esta pregunta no la puedo contestar yo.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies