La abstención de IU, que espera contar con el apoyo socialista a algunas de sus propuestas, permitirá aprobar las cuentas provinciales

1
José Martín -en el centro- junto a Sánchez Rufo -izquierda- y José Villa -derecha- en el transcurso del pleno orgánico de la Diputación. (Julián Pérez).

José Martín -en el centro- junto a Sánchez Rufo -izquierda- y José Villa -derecha- en el transcurso del pleno orgánico de la Diputación. (Julián Pérez).

La Diputación Provincial debate este viernes sus presupuestos para el año en curso, en el transcurso de una sesión plenaria en la que también estará en el orden del día el expediente relacionado con la constitución del consorcio “Ruta del vino Condado de Huelva. Las cuentas saldrán adelante gracias a la segura abstención de Izquierda Unida, formación que presentará propuestas que espera sean apoyadas por el equipo de gobierno del PSOE, y a pesar de haberlas tachado de continuistas. El PP ya ha anunciado su rechazo al tiempo que denuncia la existencia de un pacto tácito entre PSOE e IU. El montante total del presupuesto que presenta el equipo socialista es de 139 millones de euros, de los que la mayor parte (88%) son para gasto corriente, mientras que las inversiones se ven mermadas de una manera considerable.

El grupo de diputados provinciales del Partido Popular ha anunciado este viernes que presentará una enmienda a la totalidad. Así lo ha indicado en rueda de prensa el viceportavoz popular, José Domingo Doblado, quién ha justificado el rechazo del PP a las cuentas “porque no responden a las necesidades de la provincia, abandonan a los pueblos, y no destinan dinero a políticas activas de empleo”.

El viceportavoz popular, además, ha remarcado el voto en contra del PP a este presupuesto, aunque ha declarado que “nos tememos que saldrán adelante con el apoyo de IU al PSOE”. En este sentido, Doblado ha señalado que “PSOE e IU tienen un preacuerdo cerrado desde hace tiempo para aprobar los presupuestos, por lo que serán los presupuestos del trece más uno”, en referencia al apoyo del diputado de IU a los 13 del PSOE, que ostentan el gobierno de la Diputación sin mayoría absoluta.

“Nosotros no vamos a aceptar parches ni vamos a permitir que se maquillen las cuentas como pretende IU, sino que apostamos porque estos presupuestos se rechacen y el equipo de gobierno elabore unos nuevos que sí respondan a la realidad de la provincia”. Y es que, para el PP, “estas son unas las cuentas del despilfarro y del derroche en las que el PSOE “mira más hacia dentro que hacia fuera”.

En este sentido, ha subrayado que “estos presupuestos son para mantener la institución y no para ayudar a las personas”, y ha manifestado que de los 139 millones de euros de las cuentas provinciales, 96 millones de euros sólo se dedican a “abrir las puertas de la institución, mientras que 5,4 se destinan a inversiones en la provincia”.

PARTIDO SOCIALISTA

Por su parte, el portavoz del PSOE, José Martín, ha destacado el esfuerzo inversor que, a su juicio, suponen las cuentas presentadas. Para el PSOE estas cuentas son “legítimas, transparentes y claras” porque se ajustan a la realidad. Martín ha justificado el hecho de que la partida de gastos corrientes suponga un 88% del total del presupuesto en que desde el organismo provincial se atienden servicios de calidad y básicos como el Consorcio de Bomberos, la Ley de Dependencia o el control de los mosquitos.

En cuanto a las inversiones, José Martín ha explicado que este capítulo contempla 17 millones de euros. Estos fondos son aportados por la propia Diputación, la Junta y el Gobierno central, así como las propias entidades locales y la Unión Europea. Dichas inversiones se dividen entre las distintas áreas, en el Plan de Empleo Agrio y en el plan de carreteras.

El portavoz socialista ha defendido el esfuerzo realizado por los trabajadores de la Diputación. El capítulo de personal supone el 33% del total del presupuesto, habiendo disminuido respecto al pasado año en un 11%.

IZQUIERDA UNIDA

Izquierda Unida denuncia que sólo de cada 100 euros de estos presupuestos, 17 van a los ayuntamientos, “lo que consideramos una cantidad totalmente insuficiente”, explica Rafael Sánchez. El diputado provincial de IU LV-CA asegura que “la Diputación no puede seguir destinando más del 70% de sus gastos en su propio mantenimiento y en los capítulos 1 y 2, en vez de invertir en los ayuntamientos que lo necesitan”.

Además, Sánchez denuncia que los presupuestos “no se pueden explicar con transparencia a los ayuntamientos para que éstos sepan claramente cuales son los criterios que se utilizan para atender a sus respectivos municipios”.

Ante esto, Izquierda Unida va a presentar enmiendas a estos presupuestos que “sólo servirán si son aceptadas para que nos abstengamos porque insistimos en que se trata de unas cuentas realizadas sin voluntad de que puedan ser entendidas”.

Compartir.

1 comentario

  1. Crónicas de Spainlandia:

    Sr. Rajoy, afirma usted que este trimestre “estaremos” técnicamente en recesión. Por favor sea de verdad serio y no de boquilla, y por tanto no emplee usted el tiempo verbal futuro sino el presente: estamos, insisto, estamos en recesión. Recuerde, o sepa, que las estadísticas se limitan a confirmar, cuantitativamente y transcurrido un tiempo, lo que hoy estamos viviendo. Ciertamente el señor Zapatero, experto en intercambiar el “digo” y el “Diego” y en violar fidelidades de clase, nada hizo por evitarnos la crisis. ¡Culpable!. Y, como ha venido usted haciendo, puede usar dicha culpa para tapar sus propias responsabilidades tantas veces como le plazca. Tal estrategia, la de echar balones fuera, nunca alterará la cruda verdad: la recesión, esta recesión, la destrucción en marcha de nuestra economía productiva, es culpa suya señor Rajoy. No la heredó usted. Usted recibió, como Cánovas de Sagasta tras el Pacto de El Pardo, una crisis grave y, en tan sólo 64 días de gobierno, la ha transformado en una auténtica recesión. ¡Toda una proeza!. Pero su osadía es aún mayor: nos pide que esperemos y nos ruega obediencia al dogma del “peace and love”. ¿Para qué?. ¿O acaso el inmisericorde expolio de nuestros bolsillos que ustedes, las clases dominantes, han desatado no proseguirá inexorablemente hasta la década hoy lejana de los años 2030?. ¿Tan retrasados mentales nos considera usted a las clases medias y bajas?.

    Sr. Wert, por favor, baje de esos divinos espacios en los que su intelecto se distrae y alcance este nuestro reino de los muy comunes mortales. Tengo que decirle que no, ¡qué no tragamos cuentos, fábulas, ni narraciones esotéricas!. Si usted quiere exigir mejores resultados académicos a los estudiantes hágalo, pero a todos. ¡A todos!. No sólo a los hijos de los trabajadores, de los comerciantes, de los funcionarios… que estudian con beca. También al hijo de papá. A ese que, para relajarse tras unos exámenes en demasía agotadores, galopa en busca de copas y coitos hasta la Rivera Maya. ¿O no todos somos iguales, y tenemos los mismos deberes?.

    Padre Goebbels, que estás en la TDT, hoy he contemplado atónito uno de tus telediarios. Has bendecido en él, con pródigo altruismo, la nueva emigración de mis compatriotas. Debo recordarte, y así lo hago, que nuestros padres y abuelos también emigraron. En esta paraíso de las brumas que es Galiza y en tiempos, no tan remotos, donde el hambre podía con la dignidad el señor Xosé, cacique “Dei Gratia” de la aldea, peregrinaba a diario por sus dominios. Detrás siempre su infiel señora doña María cuyo tiempo se saturaba con novena y cura, por no decir noveno cura, y la niña de sus ojos, la señorita Elena, moza de jamás tocar y no tanto por prohibición como por ausencia de espontáneo deseo. En ocasiones el trío esperpéntico colisionaba con el Antoñito, “rapaz” de once años, hijo de un concubinato entre varón putañero y madre voluptuosa, de mano eternamente adherida a una soga eternamente adherida a una vaca. ¡Un desgraciado engendro del proletariado rural!. El señor Xosé elevaba entonces la mirada hacia el paraíso de los Apóstoles, silbaba la Marcha Real y aceleraba diligentemente el paso. Doña María se persignaba siete veces siete, mientras la señorita Elena se afanaba en contener ese singular flujo que descendía por entre sus muslos. Y así pasaron los años. Un día al Antoñito le creció el bigote, el de arriba, y se marchó a las Américas. Llegó a ellas en barco, con pasaje de tercera, y disponiendo una de sus manos delante y la otra detrás. Al principio, y exento el cuerpo de hemorroides, brindó todos sus esfuerzos al comercio de la “chapa”. Tras lograr ciertos ahorrillos se introdujo, no sin cierto desespero, en el negocio de las importaciones. Le fue bien, bastante bien, y un día regresó a la tierra que le vio mal nacer. ¡Esta vez en avión!. Arregló la casa miserable de su vieja madre, le puso hasta una televisión, valla alrededor de toda la finca, incluso le compró un coche… “Antoñito, hijo, llaman a la puerta”, oyó decir a la única persona que siempre, siempre, estuvo ahí. ¡Era el señor Xosé!. “Hijo mío, acabo de enterarme. ¡Has vuelto!. Cuanto me alegro. Siempre creí en ti. Sabía que llegarías a ser alguien en esta vida. Un chico trabajador como tú tenía que conseguirlo…” El señor Xosé, al que Dios no tenga en su seno, lo hizo desde entonces partícipe de sus empresas y aventuras económicas. Con el tiempo el Antoñito, sin saber jamás cómo y perdido entre tanto número, se fue quedando sin moneda alguna mientras el señor Xosé atesoraba cada vez más y más dineros. Cuando el Antoñito tornó a remendar sus calcetines, cuando su chaqueta se mostró ajada y su semblante notoriamente agostado, el señor Xosé tornó a silbar la Marcha Real. Los días de Antoñito terminaron, como los de todos los Antoñitos de este mundo, disfrutando de una pensión no contributiva, los manjares de un comedor social, y dedicando su tiempo libre a una soga adherida a una vaca.

    Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

    PD: Vuelven a bloquear este sede filtrando la posibilidad de escribir comentarios. A estas alturas se torna necesario pensar en ¿quién o qué está detrás de los repetidos bloqueos?. ¡Curiosamente me ha sucedido últimamente después de efectuar un comentario en una sede del PP!. Alguien debe haber infectado sus servidores.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies