EL DUENDE
Exercitus Gothorum
[Bernardo Romero]

2

Bernardo RomeroSe consumó la tropelía. Y no se quedarán ahí. Los nuevos gobernantes, tan orgullosos ellos de andar recortando los presupuestos de Sanidad o Educación a decretazo limpio, van a apoquinar los siete mil millones que, de momento, necesita la banca intoxicada por una gestión no profesional y, a la vista de los resultados, bastante demencial. Pero ojo, no es tonto todo lo que reluce.
De momento siete mil millones de euros, pero habrá más. Eso han dejado entrever, pues con estos siete mil millones no tendrán para reflotar unas cajas de ahorro que apostaron tarde y mal por la construcción. Pero no sólo eso, no. Las cajas integradas en lo que hoy es Bankia, estuvieron dirigidas por políticos del Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español, bastante alegres y desenfadados; con el dinero ajeno, claro está. Hubo tontos y hubo listos también, mucho listo. Los dineros se despacharon alegremente para financiar el boom inmobiliario, para dar solvencia a un pelotón de insolventes de la cuerda, de la cuerda de cada cual.

El destino y el fin de la creación de cajas provinciales de ahorro se lo pasaron, como tantas otras cosas, por el mismísimo arco del triunfo. Ni fines sociales ni nada parecido, financiar a los amiguetes para que se enriquecieran lo más rápido posible. El ladrillazo puro y duro, la locura y el frenesí como liturgia compartida por esta clase política plagada de arribistas y psicópatas, como severos y numerosos estudios psicológicos han venido demostrando para espanto de algunos y para confirmar los pensamientos y los temores de otros, de los más. Siete mil millones para tapar agujeros innobles. Y vendrán más dineros. De sus impuestos, que lo sepan; de nuestros impuestos.
Rubalcaba pedirá responsabilidades, se supone que sólo política, que no pesan nada, a quienes han dirigido las cajas de ahorro y han propiciado que en plena crisis estructural explote esta otra crisis coyuntural que es la del ladrillo. Entonces apoyará el despropósito de andar regalando cantidades de euros absolutamente escandalosas a Bankia. Pedirá responsabilidades políticas a los otros, a los del Partido Popular que dirigían con manita blanda el tocomocho de las cajas de ahorro; pero no a los suyos, que también algunos andaban metidos en el ajo del yo te presto y tu te haces rico en dos días.

A estos, no. A los socialistas, no, pues en ese caso lo primero que tendría que haber hecho es cargarse a toda la caterva de indocumentados que han estado las cajas de ahorro que ellos mismos controlaban. De modo que euro a euro corregirán el despropósito de Bankia, de la Cajamadrid y la Cajasolecito lindo y gracioso. Los del pelotazo pueden respirar ya tranquilos, aunque supongo que nunca habrán perdido el sueño, sabiendo como sabían que sus chanchullos estaban blindados por la estulticia de unos y la caradura de otros. Porque ya les digo que aquí ha habido tontos y también listos, muchos listos que ahora, desde sus automóviles de alta gama les miran a usted, que es el pagano, por encima del hombro. Bárbaro.

El impoluto ejército romano se amparó en las fuerzas auxiliares godas para los trabajos más penosos y más cruentos. Ellos, tan aficionados a las barbaridades, confiaron a los bárbaros del norte el trabajo sucio, hasta que eso que se llamó pero no fue nunca un ejército, decidió quedarse con todo el pastel. Fue el final de la película. Roma cayó y detrás una a una todas las civitates tan guapas y hermosas que lucía el Imperio por aquí y por allá. Hasta que llegó Alá.
Los ejércitos visigodos que recién habían acabado con el poder romano en Hispania, no pudieron con el orden y la disciplina de los ejércitos islamitas en expansión. Cruzaron el estrecho, acabaron con don Rodrigo y en dos días como el que dice, se encajaron de la mano del obispo Oppas en las puertas mismas de una cueva en la que dicen estaba la santísima Virgen Santa María y por supuesto el mismísimo Dios. De su invencible mano Pelayo, gracias a Dios, pudo contener a la morisma, que despreció las lluviosas montañas de la cordillera Cantábrica decidiendo asentarse tan ricamente en las mejores y más soleadas tierras del sur. Rajoy, por si las moscas, ha decidido inyectar siete mil millones de euros, de momento, en el thesaurus gothorum. El dilema será saber quién se beneficia de esta intervención, por las tremendas, en el curso natural y fresco de la Historia. Ya veremos.

Compartir.

2 comentarios

  1. Aurelio Pino Dominguez on

    Como estará la cosa del prestar a los Bancos y Cajas, que hoy el Gobierno viendo que con los 7.000.000.000 € (para que se vean bien los milloncetes) se quedan cortos, como Vd. ha vaticinado en su estupendo artículo, pues ha dicho: Pedid y se os dará, pero al 10%.
    Ahora vendrán los ingenieros de la Contabilidad, y por no se que y que se yo, lo que pagaré por intereses al Estado, ….me lo voy a recuperar vía cuenta de Pérdidas y Ganancias, por pérdidas en el reajuste impuesto por Dª Soraya Saenz sw Santamaría, por la minusvaloración de nuestro patrimonio, y la forzada “pérdida” de valores de nuestro Parque de Edificios y Solares Urbanos, Interurbanos y Medio Pensionistas, con lo que si echamos bien las cuentas, …pagamos el 10% impuesto que corresponde a X millones €, ¡Xoder! si resulta que con las Pérdidas por reajustes, nos ahorramos 2X millones € en impuestos. ¡Vale, tío, vale! Pide ya por esa boquita, que nos volvemos a forrar a costa de los impuestos de los españolitos. ¡Xoder, que chollo!

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies