CALLE PUERTO
¿Para cuándo una idea nueva?
[Rafael Pérez Unquiles]

7

Rafael Pérez UnquilesSiempre he sido de los que consideraban que el PP nunca alcanzaría el poder en Andalucía. Demasiado clientelismo. Demasiado pesebrismo. Y, sobre todo, demasiado control de los medios de comunicación. Pero esta vez -debo reconocerlo- me lo había creído. Estaba convencido de que nuestra tierra, después de tres décadas en manos del mismo partido, apostaría de forma clara por el cambio que toda democracia exige para engrasar su maquinaria. Me equivoqué. Varias semanas después de las elecciones autonómicas aún me sorprendo diciéndome: “Pero cómo pude creerlo”. Sin embargo, lo creí. Por unos meses perdí la implacable perspectiva de la Andalucía subsiada. De comarcas donde la paguita lo es todo y quienes la reciben piensan que sólo personajes tan desdibujados como Felipe González, Manuel Chaves o Alfonso Guerra -a Griñán ni siquieran lo conocen- les garantizan el ingreso mensual de ese puñado de euros.

Hace 40 años había devotos del franquismo y hoy lo son de un partido que en esta tierra ha practicado una gestión negligente y tan irregular que, como poco, raya lo delictivo. Y en muchos casos puede que los devotos sean los mismos. Moradores en su mayor parte de la Andalucía profunda que han cambiado la camisa azul por la rosa desteñida y que aún desconocen lo que significa vivir en una sociedad democrática -“¿…y qué, el Real Madrid otra vez campeón de Europa?”-. Consecuencias: aquí estamos esperando el pacto entre PSOE e IU. Y la única esperanza que queda es que la formación de Pedro Jiménez, un político que sabe a la perfección cómo se las gastan esos socialistas de boquilla y salón que tiene por socios y compañeros, meta en cintura al partido que ha convertido a Andalucía en una tierra de corruptos, comisionistas y vividores que han estado chupando la sangre al pueblo que decían servir. No sé si me explico.

Pero en esta historia el PP no está libre de culpa. Con Rajoy en el Gobierno de Madrid se dedicó en el Sur a vivir de las rentas. A subirse en la cresta de la ola y dejarse llevar hacia una orilla donde con amargura ha comprobado que no se encuentra la tierra prometida. Tiró de mensajes manidos y puso todos sus huevos en el cesto del bochonorso escándalo de los ERE fraudulentos. En Huelva su apuesta fue la de siempre: hablar de infraestructuras como la carretera Huelva-Cádiz, proyectos que hoy, sin un duro en las arcas públicas, suenan a cuento chino. Y si algo no querían escuchar los andaluces eran cuentos. Y menos chinos.

Sus ideólogos no fueron innovadores. Dormitaron. Y en lugar de ir al ataque prefirieron imponer una campaña blanda y a la defensiva. No comprendieron la nueva situación política que surgió tras las generales y resultaron arrollados por la estrategia de los estrategas que han trabajado para quienes manejan el poder en la Junta de Andalucía, que exclusivamente hicieron tres cosas: aplazar al máximo las elecciones autonómicas; cargar contra las medidas de Rajoy; y echarse en los brazos de Izquierda Unida y de los sindicatos, que al grito de “no pasarán” fijaron en Despeñaperros el frente para detener “la ola azul”. Y mientras los candidatos del PP se daban forzados besos y abrazos en los mítines, los de IU levantaron las barricadas.

Y tras el desastre, la situación continúa con la misma deriva. Un PSOE anclado en IU que cada día gana más adeptos a costa de las decisiones de Madrid, y un PP que sueña con una legislatura imposible cuyo estallido sitúa a corto plazo. O sea, que en lugar de armar un sólido discurso para convencer a la mayoría de los andaluces de la imperiosa necesidad de un cambio que saque de los despachos de la Administración autonómica el aire viciado y putrefacto que se ha acumulado durante 30 años, aguarda a que el poder le caiga en sus brazos por el fracaso del pacto PSOE-IU. Dormitar y esperar. Más ERE. Más carretera Huelva-Cádiz. Más mina de Riotinto. Más besos. Y más abrazos. Por supuesto forzados. ¿Para cuándo una idea nueva?

Compartir.

7 comentarios

  1. Rafa, Rafa… por dios. No esperaba esto de tí. ¿¿ Cómo te permites insultar a una buena parte de los ciudadanos andaluces que, líbremente y en el ejercicio de su responsabilidad y derecho, toman una decisión con una papeleta como herramienta ???. Que no sea aquella que a tí te gusta, admiras y te da de comer, no significa que arremetas de manera tan brusca e irracional.
    Aquí y ahora no hay nada más putrefacto que algunos comentarios tuyos. Cálmate, por favor.
    Saludos.

  2. No se pueden decir más verdades con menos palabras. Es de fotografía la fidelidad con la que has descrito el paisaje político y social de esta Andalucía que tanto nos duele a quienes más la sentimos y más deseamos y luchamos para que salga del tópico y la imagen folclórica que damos en el exterior. Pero la verdad escuece como la herida abierta y más cuando se les aplica un antiséptico, solo el niño y el pusilánime rechazarían, en su ignorancia, la inicial molestia del desinfectante. Del otro lado están los que viven en el muladar del trinque y la subvención. De éstos últimos, con tu artículo, no puedes esperar más que rebuznos, más fuertes cuanto más hayan comido del pesebre. A los señoritos de este cortijo les hemos dado cuatro años mñas de tregua para que puedan blindar sus patrimonios, maquillar su imagen e intentar deshacerse de pruebas y testimonios que les acusan. Al final se tendrán que ir porque la teta se agota y cuando no queda harina todo es mohina. Y lo harán dejando esta tierra yerma y estéril para muchos años.

  3. Onubense cualquiera on

    AH se me olvidaba, cierre los comentarios, es su vision tan particular de la democracia, cerrar las opiniones diferentes, claro como usted esta acostumbrado a llevar a sus tertulias a los afines a su ideario de la democracia, pues eso, no se le olvide quitar estos comentarios de un SUBSIDIADO.

  4. Onubense cualquiera on

    Por simple higiene de andaluz que le supongo. deberia usted de haber silenciado sus TACOS HACIA SU REGION, pero no es usted como es, menos mal que somos muchos mas los que no somos como usted, yo no he visto nunca a alguien tan servil que usted, es usted de los DE LA CORREA para azotar al niño travieso, pues sepa usted que tanta MIERDA ARROJA POR SU BOCA, que sera juzgado y condenado todo lo juzgable, o no lo cree usted? yo desde luego si, pero claro cuando uno se levanta por la mañana a INSULTAR A ANDALUCIA Y LOS ANDALUCES ya me dira usted que esperar de sus soflamas, le recuerdo a usted insigne ASAETEADOR que le toca retratarse con el gobierno de Rajoy, ¿O NO SE LO PERMITEN? siga al dictado de su PESEBRE, no esperamos menos de tan insigne pluma.

  5. Sr. Perez
    La grandeza de la democracia radica en eso:
    Que vale igual el voto de un andaluz de la Andalucia profunda o subsidiada como usted la llama y el suyo.
    Animo y para el 2016, presenten otra vez a Arenas y a esperar cuatro años mas.
    Saludos cordiales

  6. José Manuel Núñez Domínguez on

    La Democracia actual es del todo pasiva y contemplativa, interesa que el populacho servil contribuyente autóctono se limite a levantarse cada cuatro años para votar, nada más y fin de la historia. Hasta que no contemplemos la DEMOCRACIA COMO ACTIVA, PARTICIPATIVA Y REIVINDICATIVA, ejercida por el pueblo, desde el pueblo y en sentido del pueblo llano y sencillo, sin intermediarios políticos algunos, no alcanzaremos la DEMOCRACIA REAL, esa que temen los de “arriba”. Basta ya de caciquismo político de señorío y poltrona visible, salga el pueblo a la calle, a las Instituciones, a las sedes de las opciones políticas y movimientos sindicales, reclame , pués lo que es justo , lo que , por Derecho propio le corresponde y no dejemos en manos de otras personas lo que no sabemos, no podemos ó simplemente no queremos hacer nosotros mismos.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies