La Junta, categórica: Emed Tartessus no cumple la normativa vigente para obtener los derechos mineros en Riotinto

1

Grupo de mineros antes de iniciar la marcha hacia Sevilla el pasado domingo.

La Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, como autoridad minera competente, ha hecho público que apoya la implantación de una minería moderna y sostenible como elemento para el desarrollo económico y la creación de empleo en las comarcas atravesadas por la Faja Pirítica Ibérica. En esta línea han insistido los delegados provinciales del Gobierno, Manuel Alfonso Jiménez; de Economía, Innovación y Ciencia, María José Asensio; y de Medio Ambiente, Juan Manuel López, que han defendido que este apoyo ya se ha materializado con la puesta en marcha, durante los últimos años, de proyectos de explotación como el de Cobre Las Cruces (Sevilla) y MATSA (Huelva).

Desde la Administración autonómica se ha llevado a cabo una labor muy intensa para concretar el proyecto de EMED Tartessus en Riotinto, con la celebración de múltiples reuniones y requerimientos. Sin embargo, la situación actual de esta iniciativa minera no permite la transmisión de los derechos mineros de forma inmediata, de acuerdo con la normativa vigente.

Así, sobre la base de la Ley de Minas y su reglamento, el procedimiento de la transmisión de derechos mineros exige el cumplimiento de tres requisi-tos: La acreditación legal del solicitante, la solvencia técnica y económica de la empresa y la presentación de un proyecto de aprovechamiento.

El primero de estos apartados quedó resuelto en el primer cuatrimestre de 2011, cuando la Junta de Andalucía intervino ante la imposibilidad de un acuerdo entre partes, y tomando como referencia el interés de la comarca y la correcta gestión del dominio público minero.

Solventado este punto, y analizados los documentos que EMED había aportado hasta ese momento, se produjo en abril de ese mismo año un requerimiento sobre los otros dos requisitos coordinado de las consejerías de Economía, Innovación y Ciencia, y Medio Ambiente, donde se solicita docu-mentación sobre tres bloques específicos: viabilidad técnica del proceso de beneficio del mineral y gestión de los residuos de tratamiento; viabilidad económica del proyecto; e incidencia en el medio ambiente, más un plan de restauración del proyecto presentado.

De estos tres apartados, sólo se presentó en septiembre, cinco meses después, documentación incompleta relativa al último de ellos. De la misma forma, no se han entregado los documentos que acrediten la viabilidad económica y, si bien es cierto que los medios de comunicación han recogido acuerdos con empresas del sector y ampliaciones de capital, nada se ha presentado siguiendo los cauces oficiales y reglamentarios a día de hoy. Además, sigue sin justificarse la previsión de costes para la disponibilidad de los terrenos necesarios para la ejecución del proyecto que aún no son propie-dad de EMED.

Gestión de residuos

En cuanto a la gestión de residuos, un tema muy sensible en Andalucía por el precedente de Boliden en Aznalcóllar (Sevilla), la información aportada por la compañía hasta el momento plantea retomar el proceso de explotación tal y como estaba planteado en los años 80, es decir, sin innovar y sin llevar a la práctica una gestión moderna y eficiente de los residuos mineros, como así se le ha requerido a otras empresas del sector.

De hecho, la propuesta de EMED pasa por recrecer las presas ya exis-tentes, con 35 metros la de Cobre y con 11 metros la de Aguzadera, de gran tamaño y más antiguas que la colapsada en Aznalcóllar. En este sentido, hay que tener en cuenta que la presa de Aznalcóllar era única y tenía una superfi-cie aproximada de 175 hectáreas; mientras que en Riotinto hay tres (Aguzadera, Cobre y Gossan), que suman un total de 564 hectáreas. Además, el proyecto de Riotinto prevé en sus balsas capacidad para 82 hectómetros cúbicos de residuos, por los 25 de capacidad que tenía Aznalcóllar.

Por otra parte, en noviembre de 2011, la empresa comunicó a la Admi-nistración que había solicitado varios de los estudios necesarios para la correcta marcha del proyecto, mientras que la Autorización Ambiental Unificada (AAU), indispensable, no se ha solicitado hasta el pasado mes de febrero de 2012.

Aun así, con el propósito de agilizar la toma de decisiones, y aun estan-do incompleta la documentación, la Consejería ha solicitado (como ya hiciera con los proyectos de Cobre Las Cruces y de Matsa, ya en marcha) al Instituto Geológico y Minero de España (IGME) un informe preceptivo sobre técnicas y modos de operación propuestos por Emed Tartessus para este proyecto, así como un dictamen al Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) sobre aspectos geotécnicos de seguridad estructural de las balsas, área del complejo donde existe un conflicto en vía judicial entre los distintos propietarios del terreno donde se asientan.

Precisamente en relación al mantenimiento de las balsas, la Delegación de Economía envió un requerimiento a las empresas propietarias de los terrenos (Emed Tartessus, Comisión Liquidadora, Zeitung y Rumbo 5.0) el 24 de febrero de 2011 en el que se determina que el mantenimiento correspon-derá a la empresa que ha aceptado el mismo, cobrando la parte correspon-diente del coste de este trabajo al resto de las empresas propietarias, las cuales están obligadas a colaborar y no obstaculizar estas labores de mante-nimiento, situación ésta que ha generado una situación de litigio entre las partes.

En este sentido, la Delegación de Economía ha asegurado que, según los informes pertinentes, no existe ningún riesgo inminente, aunque ha aclarado que seguirá trabajando con las empresas para una rápida solución del litigio que permita lo antes posible el mantenimiento de las balsas de acuerdo con la legislación vigente.

En resumen y, según la normativa vigente, el grado de madurez del proyecto presentado por EMED Tartessus para Riotinto es aún insuficiente para poder obtener los derechos mineros, si bien la Administración Autonómica sigue en disposición de seguir trabajando, en colaboración la empresa, para que pueda ser pronto un proyecto real de minería sostenible y un motor del empleo en la comarca.

RESPUESTA DE EMED

La empresa Emed ha emitido un comunicado en el que asegura que quiere “reiterar su compromiso con el cumplimiento de todas y cada una de sus obligaciones desde el punto de vista económico, legal, técnico, ambiental y social, siguiendo las directrices marcadas por las autoridades competentes en materia minera”.

Asimismo, destaca “el clima de colaboración necesaria con la Administración para que, por medio de una consulta efectiva y transparente, se pueda proceder a la implementación del proyecto minero”.

EMED Tartessus mantiene “su confianza en que es posible alcanzar la aprobación de los principales permisos, Derechos Mineros, Autorización Ambiental Unificada y Proyecto de Explotación, dentro del calendario propuesto que apunta al tercer trimestre de 2012”.

Por último, la Compañía “agradece la unanimidad de todos los agentes sociales y partidos políticos en apoyo de una pronta resolución del expediente administrativo del Proyecto Rio Tinto que permita su puesta en marcha lo antes posible”.

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies