Novedosa técnica para tratar la hipertensión arterial

0

La Unidad de Hemodinámica del Hospital Juan Ramón Jiménez ha aplicado por primera vez una novedosa técnica para el tratamiento de un reducido grupo de pacientes con hipertensión arterial refractaria, es decir, que a pesar del tratamiento con múltiples fármacos (4, 5 ó más) mantienen una presión arterial muy elevada, por lo que presentan un alto riesgo de desarrollar complicaciones cardiovasculares.

La técnica tiene por objeto reducir la actividad nerviosa de las arterias renales, que es la principal responsable de una presión sanguínea elevada, y consiste en realizar un cateterismo a través de la arteria femoral (en la ingle) que permite llevar un catéter hasta las arterias de ambos riñones y realizar una quemadura controlada en las mismas.

Se trata del tercer paciente tratado en Andalucía con este procedimiento, denominado denervación renal por radiofrecuencia, una técnica que está comenzando a introducirse en el ámbito nacional e internacional después de que los estudios realizados hasta el momento hayan demostrado que consigue reducir la tensión arterial en casi 30 mm Hg, es decir, entre un 15-30%, de forma segura y mantenida en pacientes con hipertensión arterial no controlada y, en consecuencia, disminuir el número de eventos cardiovasculares que estos pacientes puedan sufrir en el futuro.

Durante la intervención, que tiene una duración aproximada de 45 minutos, el paciente se encuentra con sedación y analgesia, y posteriormente permanece ingresado en planta entre 24 y 48 horas. El procedimiento es eficaz en más de un 80 de los pacientes tanto en el control de las cifras de tensión arterial como en la reducción del número de fármacos, siendo por lo tanto altamente coste-efectiva, en este reducido número de pacientes, que tras múltiples tratamientos continúan con hipertensión refractaria sin adecuado control.

La hipertensión arterial es un grave problema de salud pública que puede ocasionar accidentes cerebro-vasculares, infarto de miocardio o insuficiencia renal, siendo la causante de más de un tercio de los fallecimientos por enfermedad cardiovascular. De ahí la importancia de un adecuado control. Actualmente se dispone de una amplia batería de fármacos para su tratamiento con la que un alto porcentaje de pacientes consigue controlarla.

Sin embargo, determinados pacientes mantienen tensiones elevadas a pesar de tomar más de 3 ó 4 fármacos antihipertensivos. Se estima que en torno a un 2-5 % de los pacientes con hipertensión severa podrían controlarla con este tratamiento, siendo fundamental una selección adecuada de los casos y un exhaustivo seguimiento previo de que la medicación se toma correctamente. Pero además se requiere que la anatomía de las arterias renales sea adecuada para poder realizar este procedimiento, quedando excluidos de antemano todos los pacientes con enfermedad renal previa.

Esta intervención es posible gracias a una adecuada colaboración entre diferentes profesionales, comenzando por la detección del paciente por los especialistas en atención primaria, la continuación del diagnóstico y tratamiento en las consultas externas de riesgo cardiovascular del hospital (Medicina Interna) y la realización del procedimiento por los cardiólogos de Hemodinámica y especialistas de Cuidados Intensivos que llevan a cabo la sedación del paciente durante la técnica.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies