Los vecinos respaldan el homenaje de Almonte al médico Mario Lobo

0

Mario Lobo ha recibido el reconocimiento de Almonte.

El médico de familia Mario Lobo Romero ha sido objeto de un reconocimiento por su profesionalidad y humanidad a lo largo de 35 años de profesión médica en Almonte. Al acto, celebrado en el Salón de Protocolo del Ayuntamiento, han asistido las diferentes formaciones políticas, familiares, amigos, compañeros del Centro de Salud y pacientes, que homenajearon con su presencia y cariño a uno de los vecinos más queridos en la localidad.

El alcalde, José Antonio Domínguez Iglesias, se dirigió al agasajado y a los presentes afirmando que “el reconocimiento de la valía de otra persona nos honra a todos. Al que de manera cotidiana le tributan los vecinos, se sumó el de los grupos políticos que conforman el pleno y finalmente hoy, el de la primera institución como es el Ayuntamiento. Don Mario ha sabido combinar su altura personal y médica desde la sencillez y el deseo de pasar desapercibido, algo que engrandece su trayectoria aún más”.

En su discurso, Mario Lobo trasladó a los vecinos cómo comenzó su vínculo con el pueblo. “Conocía Almonte de paso. Al principio me pareció muy rústico, con algunas calles sin agua corriente ni asfaltar, de arena en verano y barro en invierno. Después comencé a tomarle cariño a la gente. Recuerdo que llegaba a la consulta con mi compañero Genaro a las seis de la mañana y ya había gente esperando”.

Expresó el deseo de que hijos y nietos puedan seguir disfrutando de la sanidad que hoy conocemos y confesó todo lo que le han aportado los vecinos. “Algunos a los que no paso consulta desde hace años me ven llegar a sus casas y lloran”. Finalmente, se mostró agradecido aunque, en su opinión, “el Ayuntamiento se ha excedido conmigo”.

Presentó el acto la concejala de Participación Ciudadana, Rocío Cáceres. Puso el inicio y el cierre la interpretación de piezas musicales a cargo de la soprano local Diana Larios González. Lourdes Roldán Moreno leyó la semblanza sobre la trayectoria vital de Mario Lobo. Este logroñés nacido en 1950 llegó a Almonte en 1977, tras su primer destino en Valdelamusa. Desde entonces, atendió en las diferentes consultas abiertas en la localidad: calle Bobola, Cruz Roja -actual edificio de la Policía Local-, Lipruama y desde 1995 en el Centro de Salud.

Calificado como “médico de la democracia” por su imagen cercana y capacidad de diálogo con los enfermos, bebió del ejemplo de su padre para mostrar una especial sensibilidad hacia los más humildes. Participó en las primeras elecciones democráticas en 1979 al lado del PCE. En los años de la legislatura 1983-87 ayudó a impulsar la Oficina Municipal de Información al Consumidor, pionera en España; modernizar la Plaza Municipal de Abastos; construir el Matadero; inaugurar el servicio de guardia médica nocturna, abrir la consulta de El Rocío y la primera farmacia en la aldea.

En la actualidad, sigue colaborando como médico en la Residencia de Mayores Madre de Dios. También ha contribuido en la promoción de carreras populares, como la desaparecida Almonte-El Rocío-Almonte. Ha impartido charlas en distintos centros, cursillos de socorrismo con Cruz Roja y hoy día presta su ayuda como médico en la prueba de cicloturismo que se celebra en la localidad.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies