EL DUENDE
Trabajar menos, trabajar todos
[Bernardo Romero]

1

Bernardo RomeroLa New Economics Foundation acaba de poner el punto sobre la i de la crisis estructural que estamos viviendo. Nada que ver con la coyuntural, la del ladrillo. Esa es otra cosa, es una crisis derivada de la introducción de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información en los procesos productivos. Ahora, en estos tiempos, se produce más, mejor y con mayor rapidez o agilidad, y además con menos gastos laborales, quiere decirse con menos trabajadores. Eso es tan cierto como que para demostrarlo sólo hay que acudir a alguna gran empresa y comprobar el número de empleados que tenía hace veinte años y los que tiene ahora, pero también ver su producción y sus beneficios hace veinte años y los que obtiene ahora. De momento, los beneficios de esta aportación de las nuevas tecnologías a la producción, no están demasiado bien repartidos. Más bien es un auténtico escándalo cómo se reparten y se han venido repartido hasta la fecha.
Los propietarios, los accionistas, de los grandes medios de producción, desde Endesa hasta Telefónica o Movistar, como se llame, pasando por el Banco de Santander o el de su pueblo, querido lector, andan intensificando sus beneficios pero cada vez tienen menos trabajadores, cada vez necesitan menos currantes, habría que puntualizar. Cada año más capitalistas españoles, y de todo el mundo, se apuntan a eso de la lista de nuevos mil millonarios de la revista Forbes, pero al mismo tiempo, sus trabajadores son menos, contribuyendo a que aumente el paro y a que la situación la estén aprovechando estos listos para pagar menos y hacer currar más a los ya de por sí sufridos currantes – de los que no tienen donde doblar el lomo, ya ni les cuento-.
Lo dijo bien clarito el líder de la derecha gala, monsieur Sarkozy: Hay que trabajar más y ganar menos, y se quedó tan tranquilo. Pero puede que de las nuevas tecnologías, de los avances científicos tan sorprendentes que han cambiado el mundo en los últimos treinta años, no tengan por qué beneficiarse tan sólo unos pocos. Puede que sea factible y hasta más justo el que nos podamos beneficiar la mayoría, los currantes también.
Trabajar menos para trabajar todos. En Holanda, por poner un ejemplo civilizado, hace dos décadas que existe una jornada de cuatro días y una reducción salarial adjunta de un quinto. La reducción del quinto día que te quedas en tu casa haciendo lo que te de la gana. Deberíamos poner el punto de mira en la jornada laboral de veintiuna horas, pues de momento esta posibilidad de reducir tiempo de trabajo y salario, posibilita que otros puedan trabajar también y que, como consecuencia, el mercado laboral no esté por los suelos, quiere decirse que te paguen por trabajar un salario decente. Aquí en España, el paraíso del paro y de los salarios miserables, cuentas algo de esto y se les ponen a don Rubalcaba y a don Rajoy los vellos del brazo, a uno el izquierdo y a otro el derecho, como escarpias. A los de IU, como están en otro mundo, no se le ponen de ningún modo, ellos están por lo de la República y la huelga general vaya usted a saber para qué.
Leo en un interesante artículo del periódico digital elmundo.es que ya en su día Keynes vaticinaba que a medida que progresaran las tecnologías irían reduciéndose las jornadas laborales. Esto lo dijo JM cuando los trabajadores europeos llevaban un montón de años con la jornada de ocho horas en el bolsillo. Ahora, cien años después de lucha obrera, nadie parece querer discutir siquiera que la jornada se aumente a cincuenta horas. Una barbaridad. Pero es lo que hay, la izquierda luchando para vivir como auténticos señoritos de derechas de toda la vida; y la derecha a lo suyo, que es ser de derechas; mientras que los de IU a lo suyo también, a nada. Pero de la jornada laboral, del paro y esas otras cosas, nadie se ocupa. Digan lo que digan.
Aquí todo sube. La luz, el agua, la hipoteca… hasta la jornada laboral andan ahora subiéndola quienes dicen ser de izquierdas y son más fachas que il Duce. Aquí lo único que baja es el sueldo. Zapatitos redujo el salario de los funcionarios un cinco por ciento, y ahora el tándem Griñán – Valderas lo baja otro cinco más. Encima, como de cachondeo, le echan la culpa al otro y animan a la huelga general, a la gran movilización contra la derecha. Lo acaba de anunciar la radio en un programa musical: Quíitate tuuuú, paaaa poneeerme yoooo, quí-ta-te-tú… Qué pandilla, niño, qué pandilla.

Compartir.

1 comentario

  1. Aurelio Pino Dominguez on

    Ahora que nos estábamos acostumbrando a eso del “consumismo”. ¡Eh! que he dicho consumismo, no “comunismo”, pues se expanden las nuevas tecnologías como las amapolas en junio, en un trigal.
    Lo malo de las nuevas tecnologías, es que no todo acaba con despedir a la mano de obra “sobrante” (mire Vd. por donde, que desde los tiempos antes de Roma hasta nuestra añorada Cuba, los esclavos nunca eran “curritos sobrantes”). Con las nuevas tecnologías, nacieron las V-1 y V-2, la Bomba Atómica, la de Hidrógeno, la de Neutrones…que dejaron armas tan obsoletas pero no menos letales de las famosas de “gases vesicantes” y toda la gama de la Gran Guerra. Mire Vd., que nunca hay guerra pequeña, ni que bien traiga. Y ahora, con estas novísimas tecnologias, se ha ido a la Luna, a Marte, a Júpiter, fuera del Sistema Solar….pero no acaban con las injusticias ni con el hambre de tanto “paria” de Dios que hay en este planeta Tierra. Además se nos mortifica con el pago de Impuestos (se llaman así por que nos los han impuesto los políticos de nuestros pecados), la amenaza del paro, después ya en el paro, impagos de recibos (de andar por casa…Luz, Agua, Gas, Teléfono -de Movistar, Orange, Vodafón, etc.-) y lo más grave y sangrante: El desahucio y/o el embargo de nuestros bienes (y no estamos ni mucho menos en la lista de Forbes). Menos mal que como a otros les quedaba París, a nosotros aún nos quedará Cáritas. Arrieritos somos….

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies