TERETES
Diez por ciento
[Paco Velasco]

0

TeretesEl rumor es la antesala de la noticia. El bulo, pasillo hacia la patraña y el desconcierto. No obstante, los más avezados en las distintas materias apuntan que el recorte del diez por ciento de los
funcionarios se aproxima más a las estancias de la bulla y del soniquete que a los jardines de la paparrucha.

Si tal se concretara, España tendrá que añadir una nueva y profunda muesca a la culata de los horrores del gobierno de Rajoy. Si el mercader de Venecia saja la carne de estos trabajadores sin que la sangre brote, todavía dispondrá de una licencia de espera. Mas si el rojo y líquido
elemento aparece al hendir el puñal asesino en los órganos de este colectivo profesional, entonces, queridos lectores, habrá que poner en el horno candente las peras del nuevo presidente del Ejecutivo.

Antes, mucho antes de seguir acuchillando a este cuerpo social, el Consejo de Ministros tiene que quemar los miles de cartuchos que tiene en la recámara para obtener ingresos y eliminar gastos. Antes. Mucho antes. La ciudadanía está harta de unos políticos cobardes y melindrosos. La pusilanimidad nunca será una virtud como no lo es la sensiblería. La prudencia es buena consejera si no duerme el sueño de los callandones. Si se convierte en aliada del miedo, será fácil presa del lobo que devoró al mentiroso Pedro.

Si Rajoy no tiene bemoles para cortar el grifo financiero y competencial de las Autonomías, incluidos los liberados rehenes, los asesores analfabetos, las televisiones de alcoba, las empresas públicas prostituidas y las excrecencias cancerígenas de las subvenciones, pues que haga el petate y, por la derecha y con el chaleco reflectante, tome el camino del abandono. Si don Mariano no mete a los bancos en cintura y se persona como acusación contra los gestores que nos han llevado a la ruina, la maleta sobre el hombro y a buscar trabajo en Alemania como hicieron cientos de miles de nuestros compatriotas.

Si el PP no realiza la política fiscal que trate a todos los españoles por icerígenasgual, váyase por donde ha venido, pues los pobres no pueden soportar más el palanquín de lujo de los más adinerados. Si no se pone coto al despilfarro de mancomunidades de escoria, de ayuntamientos de
detritus y de diputaciones de excremento, pongan atención a lo que ha de venir porque cuando la clase media pierde su condición de mullido colchón, los roces entre los de arriba y los de abajo echan chispas.

El recorte de un diez por ciento de funcionarios y de empleados públicos en general, sería admisible si antes el Gobierno de España ha puesto orden en los temas pendientes. Si su apocamiento le impide salir de su caos mental, si se achanta y no sale de su cueva de
irresolución y/o de su gallinero ministerial, lo dicho. La confianza reside en la justicia que emana del pueblo soberano; en cambio, cuando éste sufre la mentira del gobernante, la confianza se despeña por el precipicio más abrupto.

Y si no se enteran, carretera y manta. O sin manta porque por sí ya son unos mantas. Carretera.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies