La familia rociera de Moguer ya está en casa

0

La Virgen en la Hermandad de Moguer.

Después de una intensa semana de devoción, fe y hermanamiento en torno a la Blanca Paloma, los rocieros moguereños hicieron el miércoles su entrada en la localidad entre una multitud de vecinos y vecinas que se echaron a la calle para recibirlos.

Con las últimas luces del día entró en la ciudad la Hermandad Filial del Rocío de Moguer, tras haber asistido en la ermita de Montemayor a la tradicional Misa de Acción de Gracias, en la que estuvieron presentes el Alcalde Gustavo Cuéllar y otros miembros de la Corporación Local. El Hermano Mayor de la Filial, Manolo Morales, aprovechó la ocasión para agradecer a los peregrinos moguereños su ejemplar comportamiento, dando muestras una vez más de la solera y prestancia de una Hermandad que lleva cuatro siglos postrándose a los pies de la Patrona de Almonte.

Hablar de Moguer en el Rocío es hablar de tradiciones y sentimientos que se remontan cientos de años en el tiempo, “unos sentimientos y una devoción que quedaron demostrados una vez más en la multitudinaria entrada de la Hermandad en la aldea, uno de los momentos más inolvidables de este Rocío 2012”, aseguraba Morales. Una de las personas que quedó impresionada de este enraizado sentimiento de amor hacia la Señora fue el Hermano Mayor de la Matriz de Almonte, Juan Francisco Cáceres, que presenció emocionado la llegada del Carretón a la Casa Hermandad.

El momento más esperado de esta Romería, especialmente por los tristes acontecimientos que impidieron en la edición de 2011 que la virgen desfilara por la hermandad moguereña, fue la procesión de la Virgen, que concentró en este privilegiado enclave, situado a pocos metros de la ermita, a cientos de moguereños y moguereñas que viven con pasión su peregrinación a la aldea almonteña.

La participación de Moguer en la Romería de Pentecostés ha estado marcada por la masiva presencia de romeros en el camino y por el buen ambiente que ha reinado durante estos días de intensa convivencia. Más de 20 carros tradicionales, una veintena de enganches y charres, además de otros 45 vehículos a motor, junto a casi 400 caballistas y cientos de peregrinos compusieron una comitiva que llevó hasta las marismas el amor de Moguer a la Blanca Paloma, que vio un año más cómo la ciudad se postraba a sus pies, representada por los bueyes de la familia Cascarilla.

Es importante destacar el esfuerzo que ha realizado la Junta Directiva y los Mayordomos 2012 para conseguir que moguereños y visitantes disfrutasen de una Romería inolvidable cargada de recuerdos que seguirán escribiendo con mayúsculas la historia viva de esta Hermandad centenaria.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies