Pasión desbordada en las fiestas de la Santa Cruz de la Calle Cabo de La Palma

0

Entrada de la banda de La Legión.

La Santa Cruz de la Calle Cabo de La Palma ha vivido un domingo de multitudes en unas fiestas marcadas por el 25 Aniversario de las Reglas, onomástica que ha sido el hilo conductor de todos los actos.

Legionarios ante la Cruz de la Calle Cabo.

La reina de las fiestas saluda desde su carroza.

Los charrés derrocharon elegancia y colorido en el romerito.

El presidente de la hermandad, Jacobo Martín, y el alcalde de La Palma, Juan Carlos Lagares-,entre otros, al frente de la comitiva.

Una multitud rodeó a la Santa Cruz durante su traslado en la mañana del domingo. (Reportaje gráfico: Julián Blanco)

Desde las 10.30 de la mañana miles de personas se echaron a la calle para acompañar a la comitiva en su traslado desde la capilla hasta la parroquia de San Juan Bautista, donde tuvo lugar la función principal presidida por el obispo de Huelva, José Vilaplana. Al frente de la comitiva estuvieron el presidente de la hermandad, Jacabo Martín, el alcalde, Juan Carlos Lagares-, y la Reina de las Fiestas, Adela del Amor Gil Pinto.

Uno de los momentos más intensos se vivió durante la visita de la Santa Cruz al convento de la Hermanas de la Cruz, un alto en el camino que este año ha tenido un significado muy destacado ya que a la congregación se le ha hecho entrega por parte de la hermandad de un diploma que certifica su nombramiento como Camaristas de Honor con motivo del aniversario de las Reglas. Otros de los nombres de oro de la celebración han sido los de Fernando Montero, nombrado tesorero de honor, y el de Jesús Teba, distinguido como prioste de honor.

En el convento de las Hermanas de la Cruz se han realizado dos llamadas de especial de relevancia. Una protagonizada por Antonio Díaz Ramírez, coronel de la Legión Española, en nombre de Su Majestad el Rey, presidente de honor de la Comisión del 25 Aniversario de las Reglas, y del jefe de la Brigada Legionaria Rey Alfonso XIII, Juan Jesús Leza, vicepresidente de honor, y otra por parte de la priora de las Hermanas de la Cruz. Ya por la tarde, durante la procesión, también han llevado a cabo señaladas llamadas los dos hombres que han entrado en la historia de la hermandad, Fernando Montero y Jesús Teba.

Tras su paso por el convento de las Hermanas de la Cruz, el Santo Madero llegó acompañado de la Banda Filarmónica Ciudad de Bollullos a la parroquia para la función principal, en la que la hermandad hizo pública protestación de fe en un acto religioso que no se ha dejado de celebrar ni en los complicados tiempos de la Guerra Civil. De hecho, este es uno de los aspectos más subrayados por los responsables de la hermandad, que tienen como una de sus principales señas de identidad haber logrado que la devoción que el pueblo de La Palma siente por la Santa Cruz de la Calle Cabo no haya tenido paréntesis temporales ni años en blanco.

En la homilía el obispo explicó ante una aborratada iglesia el profundo significado que entraña la Cruz, que -dijo- gracias “al amor de Cristo se ha transformado de instrumento de tortura que sobrecogía por su terror en árbol de vida”, por lo que animó a los presentes a seguirla ya que los cristianos no viven de “una idea romántica del pasado sino del presente”.

Las fiestas de la Santa Cruz de la Calle Cabo han tenido otros instantes de gran intensidad. Uno de ellos ha sido la espectacular entrada que la Banda de Guerra del Tercio ‘Alejandro Farnesio’ de la Legión Española protagonizó en la tarde-noche del viernes. Miles de personas aguardaron la llegada de los militares en la plaza del Punto y después los acompañaron en su recorrido hasta la capilla de la Calle Cabo dejando durante su recorrido imágenes que reflejan la pasión con la que los palmerinos viven el acontecimiento. En la plaza del Sagrado Corazón, justo en la puerta del antiguo Ayuntamiento, los integrantes de la banda fueron recibidos por las autoridades, con el alcalde a la cabeza. El día de antes tuvo lugar la coronación de la Reina de las Fiestas, Adela del Amor Gil Pinto, en un solemne acto celebrado en el Teatro España.

Los palmerinos se volcaron también de forma masiva con el romerito, que se desarrolló en la tarde del sábado y en el que brillaron con luz propia las carrozas confeccionadas por el miembro de la hermandad Andrés Carballo Cabello y su equipo de colaboradores. En el romerito también estuvo presente el típico tamboril y la Asociación Cultural y Banda de Música Nuestra Madre de la Consolación de Huelva. Los tradicionales ‘vivas’ ante la capilla de la Santa Cruz se prolongaron durante casi cuatro horas en un acto de intensa fe y devoción que precede a la función principal y a la procesión, que, ya en la tarde del domingo y con la participación de la Escuela de Tamborileros de Bollullos, la Banda Municipal de Aznalcóllar y la Asociación Filarmónica y Cultural Santa María de las Nieves de Olivares, supuso el colofón de las fiestas.

Compartir.

Leave A Reply