Agentes expertos en el rastreo de zulos participan en el registro de la finca de Las Quemadillas en busca de Ruth y José

0

Búsqueda de los pequeños en la finca de Las Quemadillas.

La búsqueda de pistas para dar con el paradero de los pequeños Ruth y José, desaparecidos en Córdoba hace ya más de ocho meses, han comenzado este martes en la finca de Las Quemadillas de la capital cordobesa. Una excavadora y un georradar (ya utilizado en anteriores rastreos) son la maquinaria pesada con la que cuentan las fuerzas de seguridad para tratar de dar con algún rastro que los conduzca hasta el paradero de los dos niños.

Este martes, los trabajos de rastreo se centran en las zonas aledañas a la finca y en la propia finca, propiedad de los padres de José Bretón. Éste estará presente en la búsqueda. Quien ya no estará es Ruth Ortiz, que sí estuvo este pasado lunes en el inicio de los trabajos. Ruth y su hermano conocen bien esta finca por haber pasado temporadas en ella. La madre advirtió al juez José Luis Rodríguez Lainz sobre tres anomalías o diferencias respecto a lo que ella recordaba en la parcela y la casa.

En este nuevo rastreo, aparte de los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), participan miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas de Policía, especializado en detectar zulos, entre otras materias; una máquina excavadora; técnicos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de la Universidad de Córdoba y operarios del Ayuntamiento de Córdoba, que han entrado en la finca con varios camiones.

EL LUNES

A las 16.30 horas de este lunes se iniciaba la búsqueda de pistas sobre el paradero de los pequeños Ruth y José, los dos niños onubenses desaparecidos en Córdoba hace más de ocho meses. A esa hora llegaba el juez del caso, José Luis Rodríguez Lainz a la finca de los abuelos paternos en Las Quemadillas, en las afueras de la capital cordobesa. Cuatro horas estuvieron las fuerzas de seguridad y el juez.

Hasta la parcela también habían llegado este lunes la madre de los niños, Ruth Ortiz, que al igual que su hermano conoce la finca. Ruth Ortiz, que no ha respondido moviendo la cabeza de forma negativa cuando ha sido preguntada si espera que Bretón se derrumbe y diga la verdad, ha dado algunas indicaciones al juez de una zona exterior de la vivienda. Su presencia y la de su hermano, que también ha vivido en la finca, tenía por objetivo el detectar cualquier cambio de estructuras que se hubiera producido, tanto en el interior como en el exterior de la vivienda. Los abuelos paternos también han acudido hasta la finca y sobre las cinco menos cuarto llegaba el furgón policial que conducía a José Bretón, el padre, desde la cárcel de Córdoba.

La novedad, además de la presencia de Ruth Ortiz y su hermano, en esta búsqueda estaba en que se ha llevado a la zona una máquina excavadora, aunque este lunes no ha realizado ningún movimiento de tierras, aunque sí se ha utilizado un detector de metales. Los trabajos con la maquinaria pesada no comenzarán hasta este martes

En el exterior de la finca había numerosos curiosos y medios de comunicación, así como un amplio dispositivo policial, muy superior al que estos días atrás ha estado custodiando la vivienda para que nadie entrara.

Este nuevo rastreo se produce por una orden del juez, quien pidió la pasada semana el precinto y la custodia de la entrada de la finca. El auto de procesamiento recoge que el progenitor llegó el día de la desaparición -el 8 de octubre de 2011- a las 13.46 horas a la finca, acompañado por sus dos hijos, y no salió hasta las 17.30 horas. De ahí que el juez esté convencido de que es en esta zona donde ha escondido a los niños, que según las investigaciones nunca llegaron al parque donde el padre asegura haberlos perdido.

La búsqueda de este lunes se produce unos días antes de que Bretón vuelva a comparecer ante el juez. Será el próximo viernes día 15 de junio, cuando Bretón comparezca por cuarta vez ante el juez del caso en una declaración indagatoria en la que, según su letrado, el padre “va a seguir manteniendo la postura que hasta ahora lleva”, es decir, que perdió de vista a sus hijos en el Parque Cruz Conde.

Compartir.

Leave A Reply