Asaja advierte que se opondrá a ceder agua si se draga el Guadalquivir

2

Para Asaja-Huelva dadas las más que probables consecuencias que tendría el dragado del Guadalquivir sobre miles de hectáreas de parque natural y de los arrozales del Guadalquivir, es una absoluta irresponsabilidad y un capricho injustificado realizar semejante obra, máxime estando los puertos de Huelva y Cádiz, perfectamente preparados para recibir barcos de gran calado, a una distancia de alrededor de 100 kilómetros de la capital hispalense.

Por este motivo, Asaja-Huelva se reunirá en los próximos días con los responsables de la Federación Onubense de Empresarios, con el fin de analizar de forma pormenorizada los perjuicios que, de llevarse a cabo, a buen seguro ocasionará esta obra absurda en las explotaciones agrícolas de la zona, así como en otros sectores que directa o indirectamente puedan verse afectados por una acometida que, de ejecutarse, elevará el tapón salino decenas de kilómetros, alterando por completo el ecosistema de la zona de la desembocadura del Guadalquivir.

Al mismo tiempo, la organización agraria advierte que si finalmente se concede el capricho al Puerto de Sevilla, se opondrá con todas sus fuerzas y todas las herramientas que a su alcance ponga la Ley para evitar que se toque ni una sola gota de agua de los embalses que estén situados en la provincia de Huelva para compensar la salinidad del río, cuando además, para colmo, resulta que no se realizan los trasvases demandados por los agricultores onubenses y tan necesarios para el desarrollo de la economía de ciertas comarcas onubenses y la preservación de los acuíferos.

A las administraciones, Asaja-Huelva les pide que midan a todo el mundo con el mismo rasero: si no hay agua para regar o trasvasar, tampoco debe haberla para compensar un problema de salinidad que está en su mano no provocar; si no hay dinero para infraestructuras en algunas provincias, como es el caso de Huelva y la eterna presa de Alcolea, tampoco debe haberlo para Sevilla y su absurdo y ególatra proyecto medioambientalmente nocivo. Si ciertas actividades económicas son vigiladas con lupa por los supuestos perjuicios que pueden causar en la naturaleza, no se entiende cómo es posible que se contemple siquiera la posibilidad de ejecutar un proyecto que se sabe a ciencia cierta que perjudicará al mayor tesoro medioambiental de España.

Resulta increíble para la organización agraria onubense que los promotores y defensores interesados de este proyecto ignoren las consecuencias de este acto dañino con el medio ambiente y del más que probable perjuicio social y económico que tendría para muchos municipios de las marismas, sobre todo si la solución a la salinidad pasa por el desembalse de agua desde la presa de Alcalá del Río, opción que se contempla de momento y que afectaría a los regantes del Guadalquivir y aumentaría el déficit de esa cuenca según advirtió en su momento Feragua.

Pues igual pasa con las cuencas hidrológicas onubenses: si no cuentan con agua suficiente como para dotar a la provincia de los regadíos que tanto tiempo lleva esperando y ni siquiera se le asignan las suficientes dotaciones de riego para los cultivos que ya existen, desde Asaja-Huelva se entiende que tampoco hay agua dulce para solucionar un problema medioambiental que habrá provocado el capricho de una institución cegada por la avaricia y aquellos que llevados por sus intereses personales y políticos apoyan este despropósito. Asaja-Huelva repite, por si les queda alguna duda: que no cuenten con el agua de Huelva.

Al Puerto de Huelva, ideal por sus características y su ubicación y en una mejora constante que le está llevando a ser uno de los principales puertos de España, Asaja-Huelva le pide que apueste con fuerza por el transporte de personas y defienda su inmejorable situación ante quienes, con actuaciones artificiales, quieren acapararlo todo cueste lo que cueste.

Sorprendente cuanto menos le parece a Asaja-Huelva la actitud de absoluto mutismo de quienes se autodenominan ‘ecologistas’ y a los que habitualmente se puede ver en los medios de comunicación defendiendo supuestamente los latrocinios que, según ellos, se realizan en el entorno del Parque de Doñana. A estos, Asaja-Huelva les pregunta dónde están ahora, y espera que este sospechoso silencio no signifique que están de acuerdo con semejante despropósito.

Por último, la organización agraria insta a las instituciones relacionadas con el parque, como la Estación Biológica de Doñana o la Fundación Doñana 21, a que se posicionen claramente y defiendan el entorno natural que les da sentido y que cuenten con Asaja-Huelva para las acciones que se emprendan a este respecto.

Compartir.

2 comentarios

  1. Vamos a ver. El dragado es ecológico, lo han dicho en Europa, y por eso nos pagan la mayor parte del mismo. Es eficiente, porque ahorra muchísimos costes, y crea empleo, lo que ahora mismo no es discutible. El puerto de Huelva es tan capaz porque se dragó en su día, el de Ayamonte está en vía de ello. Asaja Sevilla dice que no es incompatible, y es donde están los arrozales. ¿Cuales son los intereses para que no se drague. Hecho de menos en este comunicado más claridad y menos contundencia.

  2. Jose A. Melo on

    Magnifico articulo, solo veo el fallo de que la letra es demasiado pequeña para que la lean los Politicos y la pandilla de Ecologistas de despacho que tenemos, por favor pongan la letra mas grande a ver si se enteran.

Leave A Reply