El Ayuntamiento de Cartaya aprueba un nuevo Plan de Ajuste que no contempla subida de impuestos

3

Instante de la votación del Plan de Ajuste en el pleno de Cartaya.

El Ayuntamiento de Cartaya ha aprobado este viernes, en sesión plenaria extraordinaria celebrada esta misma mañana, el nuevo Plan de Ajuste que hoy mismo ha remitido al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, acogiéndose al segundo plazo concedido por el Gobierno Central a aquellos ayuntamientos a los que denegó el primer plan.

La principal novedad del nuevo documento, según señaló el alcalde, Juan M. Polo, es que “no contempla subida de impuestos que grave a los/as ciudadanos/as, compromiso que alcancé con los/as cartayeros/as en este mismo pleno y que voy a cumplir”. Las medidas de recorte que “prácticamente nos vienen impuestas si queremos sacar a flote la Institución y cumplir con los requisitos que nos exige el Gobierno para tener acceso al crédito que nos permita pagar a los proveedores”, se centran en la reducción de masa salarial, la subida de las tasas y precios públicos en el caso de servicios deportivos, culturales y relacionados con el ocio y la reducción de los gastos públicos e inversiones. Estas medidas, aseguró, “en ningún caso van a repercutir en los servicios esenciales que presta esta Institución a los ciudadanos, entendiendo como tales los servicios sociales, educativos o sanitarios, entre otros”.

Así, el plan contempla una reducción de la masa salarial de un 10% en 2012, un 15% en 2013 y un 5% en 2014, lo que supone un ahorro de 2,5 millones de euros. Además, establece un ahorro significativo en los capítulos de gastos corrientes de 11,4 millones de euros en los próximos tres años y contempla la subida, en distintos porcentajes según los casos, de las tasas y precios públicos. Esta medida, según detalló la interventora municipal en su exposición, “persigue que el coste de cada servicio quede cubierto con la correspondiente tasa o precio público, atendiendo así a un objetivo prioritario impuesto por el propio Ministerio”.

El propio alcalde detalló al respecto que “los ciudadanos tendrán que pagar los servicios relacionados con el ocio puesto que una de las condiciones que marca el decreto ley del pago a proveedores es que estos servicios tienen que financiarse al 100 por cien por los usuarios de los mismos, por no tratarse de servicios esenciales”. Aclaró que precisamente la falta de cumplimiento de esta exigencia fue uno de los motivos, junto al alto nivel de endeudamiento del Consistorio, por los que fue rechazado el primer plan de ajuste municipal. En esta línea señaló que “si bien este Ayuntamiento ha optado por dar estos servicios al menor coste posible, con precios bajísimos con respecto a los de municipios del entorno, ahora se ve obligado a adaptar estos precios al coste del servicio porque el Gobierno central así nos lo exige para aprobar el plan, que nos permitirá saldar los 12,5 millones de euros de deuda de la Institución con los proveedores”.

El portavoz del Equipo de Gobierno, Gabriel Maestre, destacó asimismo que “la aprobación de este plan es esencial para sacar a flote la situación de las arcas municipales y cuadrar las cuentas públicas, de manera que con su puesta en marcha en 2014 se llegaría al equilibrio presupuestario”.

El alcalde, por su parte, añadió que “si no tomamos estas medidas, la difícil situación del Ayuntamiento se convertirá en insostenible porque si no cumplimos con las exigencias del Ministerio, el Gobierno nos recortará entre un 50 y un 75% del P.I.E. (Participación en los Ingresos del Estado), lo que nos obligaría a adoptar ajustes aún más duros”.

El plan fue aprobado con el voto favorable del Equipo de Gobierno (ICAR, PP y PA) y del grupo municipal de UPyD, cuya portavoz, María del Carmen García pidió a todos los grupos “realizar un ejercicio de responsabilidad para con los/as ciudadanos, porque, aunque sea doloroso, ahora es necesario ajustar las cuentas y ahorrar lo que antes se ha derrochado”.

Se opusieron al mismo los grupos municipales de Izquierda Unida y PSOE, que votaron en contra. En el primer caso, el portavoz, Miguel Ángel Gea, aseguró que “va a reducir la capacidad de este Ayuntamiento para dar servicios” y criticó el que “no se hayan consensuado las medidas de recorte del capítulo I con los trabajadores municipales”. El portavoz socialista, Alexis Landero, argumentó que “este plan ataca directamente a los trabajadores, supone despidos masivos y una subida desorbitada de impuestos”.

Con referencia a este último aspecto el propio alcalde aclaró que “el plan de ajuste no contempla subida de impuestos a los ciudadanos” y acusó al portavoz socialista de “manipular la información, ya que la subida de impuestos del 10% que experimentarán los ciudadanos este año viene impuesta por ley por el gobierno central y se aplicará a todos los ciudadanos españoles. No es este Consistorio, por tanto, el que establece esta subida, que también se llevará a cabo en todos los ayuntamientos españoles, sea cual sea el color o signo político del Equipo de Gobierno en cada uno de ellos”.

JUSTIFICACIÓN POR LA CONVOCATORIA DE UN PLENO URGENTE

El debate del plan de ajuste estuvo precedido por el que generó la desconvocatoria del pleno extraordinario previsto para el día anterior, el jueves 14, precisamente para la aprobación del citado documento. El alcalde comenzó la sesión aclarando que “en el día de ayer no se celebró el pleno previsto porque a última hora de la tarde anterior, un informe técnico nos avisaba de deficiencias técnicas en el plan que había que subsanar si no queríamos arriesgarnos a que fuera nuevamente denegado, y de inmediato comenzamos a realizar las gestiones oportunas para corregir la situación”. Por esta razón, “totalmente justificada dada la importancia que para este municipio tiene la aprobación de este plan“, explicó, “nos ausentamos del término municipal tanto el alcalde como el primer teniente de alcalde, después de que la tarde anterior ya se habubiera avisado verbalmente de la suspensión del pleno a todos los portavoces de la Oposición, salvo al de IU ante la imposibilidad de su localización. Aún así, ayer a primera hora de la mañana se le trasladó por parte de los servicios técnicos a los grupos de la Oposición que el alcalde estaba ausente y también que había problemas con el plan”.

Por todo ello calificó de “niñería sin sentido y totalmente fuera de lugar” que “de inmediato se lanzaran a la opinión pública numerosos comunicados acusándome de irresponsable y de haber faltado al respeto a los cartayeros, precisamente por estar haciendo gestiones para que se solucionase el problema detectado en vez de acudir a un pleno que se había desconvocado y que no tenía sentido, ya que el documento que se iba a aprobar en el mismo tenía muchas posibilidades de ser rechazado, según un informe técnico”.

Pidió “responsabilidad y seriedad” a los dos grupos de la Oposición porque “un trámite habitual en cualquier Consistorio, y que en este se ha realizado siempre sin problemas, incluso en el caso de sesiones que se han desconvocado un momento antes de su celebración, se ha convertido en un auténtico show mediático, buscando simplemente titulares a costa del prestigio de la Institución y convirtiendo este salón de plenos en un espectáculo que para nada nos beneficia de cara a la ciudadanía”.

CRITICAS DE IU

Por su parte, Izquierda Unida ha hecho público este sábado un comunicado en el que asegura que el alcalde de Cartaya, Juan Polo, ha aprobado con los votos de ICAR, PP, PA y UPyD una reducción de salarios de 2.215.000 euros entre los años 2012 y 2013 a los funcionarios y empleados públicos. De esa forma, el equipo de gobierno y su socio de derechas en la oposición han aprobado un plan de ajuste que carga sobre los trabajadores y los ciudadanos el coste de la mala gestión llevada a cabo en los últimos años, tanto por el actual gobierno como por el anterior.

Izquierda Unida, que ayer votó no al plan de ajuste en el pleno del Ayuntamiento, considera que es de vergüenza que el alcalde, que gana 3.245 euros mensuales, y sus concejales, que cobran 2.920 euros al mes, se nieguen a dar ejemplo de austeridad y no se bajen ni un céntimo sus salarios ni tengan previsto reducir el número de asesores y de personas de confianza o los sueldos de éstos, que es otra de las medidas que el Gobierno central proponía para ajustar el gasto en las corporaciones locales.

En cuanto a la reducción de personal municipal, el plan no establece los criterios con los que se llevarán a cabo los despidos y las amortizaciones de plazas anunciados por el alcalde. IU considera que los únicos motivos serán de tipo ideológico y político, como ha ocurrido recientemente con el despido de los cinco trabajadores que atendían el Servicio de Orientación Laboral, mientras se contrataba a dedo a quien ocupó el número ocho de la lista de ICAR en las últimas elecciones municipales.

El plan de ajuste aprobado por ICAR, PP, PA y UPyD supone también la reducción, cuando no la desaparición, de servicios esenciales para la ciudadanía. Esos cuatro partidos han aprobado la retirada de Cartaya del Consorcio Provincial Contra Incendios, lo que deja a los vecinos y vecinas de nuestro municipio en la más absoluta indefensión ante un fuego dentro del ámbito urbano.

La reducción en un 22% en 2012 y en un 36% en 2013 de los servicios que prestan las áreas de Deportes, Cultura y Juventud dejará a esas concejalías sin razón de ser, pues apenas podrán realizar actividad o trabajo alguno. El gobierno municipal de ICAR, PP y PA, con la complicidad de UPyD, mantiene, sin embargo, los sueldos de los concejales liberados que atienden esas áreas, aunque, al quedarse casi sin fondos, estén de brazos cruzados. Estas reducciones tan drásticas en Deportes, Cultura y Juventud dan una idea clara de la importancia que ICAR, PP, PA y UPyD dan a las formación, la salud y el desarrollo humanos de la juventud cartayera: ninguna. A esto se suma la no contratación desde principios de este año de monitores para que atiendan a los niños y niñas de infantil de tres años en los colegios del municipio.

Otro de los servicios que se verán afectados es el de desratización, desinsectación, desmosquitización y combate a las cucarachas. ICAR, PP, PA y UPyD han decidido que Cartaya no participe en el programa que lleva a cabo la Diputación para todos los municipios de la provincia, con el riesgo sanitario que eso supone al no especificar cuál será la alternativa del Ayuntamiento para evitar la proliferación de ratas e insectos que, en algunos casos, pueden ser transmisores de enfermedades.

En definitiva, con el plan de ajuste, ICAR, PP, PA y UPyD están procediendo al desmontaje de los servicios que ofrece el Ayuntamiento, haciendo que sean los empleados municipales y los ciudadanos y ciudadanas de Cartaya quienes paguen una crisis de la que no son responsables.

Compartir.

3 comentarios

  1. juanmanuel, porque no nos contais los familiares que han contratado los de izquierda unida en la junta de andalucia desde que estan en el “poder”, (hija de unos, hermanos de otros, primos, etc….)

  2. Juanmanuel on

    Este seudo albañil que no ha trabajado en los últimos 20 años y que de Gestion no tiene ni mínima idea, es ineficaz y no sabe como llevar el pueblo, si no es porque fuera de la política no tiene ninguna posibilidad de ganarse la vida ya habría salido corriendo como hizo el jueves, no se cree ni el las explicaciones que da, s aviso a los grupos de que no iba a ver el pleno porque fueron concejales de su grupo y del PP, no sabe ni mentir

Leave A Reply