Técnicos de la Universidad de Huelva dirigen la nueva búsqueda de Ruth y José en la finca de Las Quemadillas

0

Búsqueda de los pequeños en la finca de Las Quemadillas.

La búsqueda de pistas para dar con el paradero de los pequeños Ruth y José, desaparecidos en Córdoba hace ya más de ocho meses, ha comenzado de nuevo este lunes en la finca de Las Quemadillas de la capital cordobesa dirigida por técnicos de la Universidad de Huelva por orden del juez instructor, José Luis Rodríguez Laín. Una excavadora y un georradar son la maquinaria pesada con la que cuentan las fuerzas de seguridad para tratar de dar con algún rastro que los conduzca hasta el paradero de los dos niños. La búsqueda también contempla el aéreo de cámaras térmicas.

Aunque la fiabilidad del georradar es alta en la finca de las Quemadillas existen dos problemas que pueden distorsionar los resultados de las pruebas: que el suelo de los terrenos es arcilloso y que dos líneas de alta tensión se encuentran instaladas en la zona, lo que puede acarrear deterninados obstáculos como consecuencia de la energía electromagnética.

Los trabajos de rastreo comenzaron el pasado día 11 de junio  y hasta el momento no se tiene confirmación de novedades en un caso que, cada día que pasa, va camino de un callejón sin salida previsible.

Los rastreos ya realizados, aparte de los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), han participado miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas de Policía, especializado en detectar zulos, entre otras materias; una máquina excavadora; técnicos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de la Universidad de Córdoba y operarios del Ayuntamiento de Córdoba, que emtraron en la finca con varios camiones.

La novedad en la búsqueda de la semana del 11 al 15 de junio estuvo en la presencia de Ruth Ortiz y su hermano, ya que ambos conocían la finca y aportaron al juez indicaciones sobre posibles modificaciones realizadas tanto en la casa como fuera de la misma.

Los trabajos de rastreo se producen por una orden del juez, que ha centrado su investigación en la finca de Las Quemadillas, convencido de que aquí o muy cerca se encuentra la resolución del caso. El auto de procesamiento recoge que el progenitor llegó el día de la desaparición -el 8 de octubre de 2011- a las 13.46 horas a la finca, acompañado por sus dos hijos, y no salió hasta las 17.30 horas. De ahí que el juez esté convencido de que es en esta zona donde ha escondido a los niños, que según las investigaciones nunca llegaron al parque donde el padre asegura haberlos perdido.

MALOS TRATOS

La única novedad reseñable estos días pasados ha sido la confirmación por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), de que el juez que instruye el caso, José Luis Rodríguez Laín, ha decidido imputar a José Bretón por un presunto delito de malos tratos hacia sus hijos Ruth y José, después de que en la instrucción del caso varios testigos relataran cómo pegó al pequeño José, de dos años de edad.

El juez ha abierto una causa separada a la de la desaparición, en la que ya José Bretón está imputado por la presunta comisión de dos delitos de detención ilegal por desaparición de menores y otro de simulación de delito.

BÚSQUEDA EN RUMANÍA

También ha sido noticia la búsqueda de pistas en Rumanía. La búsqueda de los pequeños Ruth y José llegaba hasta Rumanía tras recibir la Policía una llamada en la que se alertaba de haberlos visto en compañía de un hombre. La pista tampoco ha aportado ningún dato que aporte luz sobre el paradero de los niños.

El caso es conocido en todo el mundo a través de internet tras la alerta dada por Interpol, de ahí que no sea la primera ocasión en la que alguien ha creído ver a los niños fuera de España. En Francia la investigación se centró en la ciudad de Burdeos y en Portugal en el vecino Algarve.

En la búsqueda por encontrar alguna pistas sobre el paradero de Ruth y José, la policía ha investigado lugares tan peculiares como Tailandia, a raíz de haberse encontrado unos teléfonos en los registros de llamadas de José Bretón que coincidían con una empresa tailandesa de exportación de fruta.

Incluso en Bosnia se ha estado investigando, ante la posibilidad de que los dos niños estuvieran custodiados por una familia amiga de Bretón, de cuando el padre estuvo en esta zona como militar.

Compartir.

Leave A Reply