EL LABERINTO
¿Darwinismo?
[Javier Berrio]

3

Javier  BerrioComo aparentemente el Estado español se encamina a un marco de relaciones laborales y mecanismos públicos bastante menos sociales que hasta aquí, entiendo que habrá que replantear qué entendemos por liberalismo y por centrismo político. Sin duda, lo que no puede ser de recibo desde ese centro ni desde postulados liberales es que sean los ciudadanos (muy especialmente los trabajadores públicos, cuya pertinencia o no, no discutiremos en este momento), los que carguen con la mayor parte del peso de medidas que no se están mostrando eficaces. Y lo digo porque lo que se está tratando de salvar no es sólo una situación de hundimiento económico general, sino el rescate de la banca o de cajas de ahorros arruinadas por políticos, sindicalistas y patronal. En un sistema liberal que no renuncia a las necesidades sociales, no es la ciudadanía la que limpia los pecados de los sectores económicos, y mucho menos de los financieros, sino ellos mismos los que tienen que buscar fórmulas para afrontar sus propios errores. No digo que no se les ayuda a fin de proteger los intereses generales, pero no hipotecar el futuro de todos para salvar empresas que se han convertido en privadas.

Si nuestro sistema político fuese una democracia avanzada, las personas que nos han traído hasta aquí tendrían que responder política y legalmente porque gozaríamos de legislación para que así sucediera. Eso si es centrismo y liberalismo, ese liberalismo que fue capaz de traer regímenes democráticos a América y a Europa. Pero es el caso que nos sumergimos cada vez más en un sistema que va abandonando al hombre y a la mujer a su propia suerte en un momento en el que esa suerte puede que, en innumerables casos, sea el desempleo, la falta de recursos y la pobreza. Pretender que precisamente ahora es el momento en el que los ciudadanos tengan que ‘buscarse la vida’ como buenamente puedan, hace presentir un paisaje propio de novelas de Dickens. Habrá que cuidar, por lo tanto, qué es lo que se hace con las prestaciones por desempleo y con las pensiones.

En este momento necesitamos una Administración que se muestre creativa y halle fórmulas para compatibilizar austeridad, crecimiento y espacios para la creación de empleo. Si el gobierno central piensa seguir recaudando vía impuestos y disuadiendo el consumo, sacando medicamentos básicos de la seguridad social, subiendo el recibo de la luz por segunda vez en el año, etc., arreglados vamos. El aumento del IVA no es lo más preocupante; hecho a tiempo, habría sido un gesto favorable a la imagen de capacidad para afrontar los pagos de la deuda. Pero no hubo nervio político, faltó la talla de Estado, como en casi toda la clase política ‘española’, incluida la de las comunidades autónomas.

Cuando Rajoy y su gabinete comenzaron con las primeras reformas, mayoritariamente pensamos que iba por el camino adecuado. Pero se equivocó con la Universidad en unas medidas que anunciaban no un giro centrista, sino clasista. Después, vino la espeluznante gestión con la crisis de Bankia y lo inapropiado de la respuesta del presidente. Igual que Zapatero llamaba a la crisis ‘desaceleración económica’, el actual inquilino de la Moncloa llama al rescate de la banca ‘línea de crédito’. Y por si fuera poco, anuncia que el coste de la operación sólo lo pagará la banca, mientras ahora habla de medidas dolorosas a lo largo del año Mucho me temo que esas medidas dolorosas se parezcan a las tomadas por las autoridades griegas en aquel país. Y eso tampoco es liberalismo. Creo que Rajoy yerra en muchos aspectos. Como el de la comunicación es ya enfermizo en este presidente que no tiene la gallardía de comunicar a los ciudadanos la realidad de la situación, vamos a recordarle una cosa: centro político, liberalismo si Vd. quiere, no es lo que está llevando adelante desde la Moncloa en ese ir y venir de medidas improvisadas que tanto recuerdan al peor de los presidentes tenidos hasta aquí, a saber,el de Zapatero. Tenga cuidado porque, si ‘algo’ no lo impide, podemos acabar en unas condiciones propias no del centrismo, sino del darwinismo. Y antes de llegar a eso habrá que parar, pero ¿quién pondrá el cascabel al gato?

Compartir.

3 comentarios

  1. Juan Carlos on

    ¡¡Vaya por Dios!! he tenido un lapsus y he confundido a Darwin con Einstein, craso error.

  2. Juan Carlos on

    España es un pais intervenido economicamente, que para mi a su vez arratra a la politicas y las politicas sociales al precipicio, jamas en la corta historia de la democracia (que pongo en solfa) todos los poderes del estado estan con casos de corrupcion y para colmo de todo los colmos, nos dirijen desde Bruselas, vease comite de expertos a controlar nuestro deficit y en que nos gastamos los cuartos, asi que nada es en la actualidad en el paisaje de esta piel de toro menos relativo, todo es objetivo y mirado con lupa, asi que Darwin pa LA VENTA DEL….Saludo

  3. Lopéz de Vega hijo mío, Lopéz de Vega……
    Te recuerdo que estamos en un país que piensa más con los pies que con la cabeza. Mucho fuuuuuutbolllll, mucho pandeiro, mucha fritanga y moza buena, la pel de brau que tantos intelectuales ha dado, se comporta como una niña cursi que sólo quiera palangana y berbena. Arrrivaaa lah caenaaaaa. Yo me voy a exiliar a Burdeos como esto siga jasín….

Leave A Reply