Matsa defiende la legalidad de la planta de aguas de la Mina de Sotiel

0

El proyecto constructivo de una estación depuradora de aguas de interior de la mina Sotiel presentado por MATSA cumple con todos los requisitos legales de aplicación en esta materia, según ha asegurado la empresa minera en un comunicado remitido a HuelvaYa.

El proyecto implica la construcción de una estación depuradora de aguas, un tanque de oxigenación y un plan de restauración para llevar a cabo los trabajos de desagüe de la mina que permitirían a MATSA atajar la peligrosa contaminación ambiental que ésta produce ahora y poner de nuevo en marcha esta mina abandonada como fuente de riqueza para la comarca.

Desde diciembre de 2001, en que la mina tuvo que cerrar, el interior ha quedado inundado con el paso de los años, lo que provoca la contaminación ambiental del entorno al entrar las aguas en contacto directo con el mineral de interior de mina. Por este motivo, el primer trabajo que debe acometer MATSA es desaguar la mina, tomando el agua del interior, tratándola en la planta depuradora y vertiéndola de forma responsable con cumplimiento estricto de los parámetros que se marcan en la autorización de vertido.

El 20 de abril de 2011, fue otorgado a MATSA el Permiso de Investigación denominado Sotiel, en los términos municipales de Calañas y Valverde del Camino, emitido por la Delegación Provincial de Huelva de la entonces denominada Consejería de Economía, Innovación y Ciencia. Este permiso autoriza a MATSA a realizar trabajos de investigación en esta mina abandonada para evaluar su posible puesta en marcha como generadora de riqueza para la comarca.

El 2 de agosto de 2011, la Delegación Provincial emite resolución por la que se autoriza el Proyecto constructivo de una estación depuradora de aguas de interior de mina.

En noviembre, MATSA presenta ante la Autoridad Minera el Plan de Restauración necesario para que se apruebe el proyecto constructivo. Este plan contiene el plan de gestión de residuos en el que MATSA incluye la caracterización prevista de los residuos mineros que se van a generar en el proceso de depuración de las aguas conforme se establece en el art. 18 del Real Decreto 975/2009, de 12 de junio.

Esta caracterización de los residuos que se generarán con la puesta en servicio de la planta depuradora es el punto de inflexión del proceso y donde surgen las diferencias de criterios entre los técnicos y MATSA. El anteriormente citado Real Decreto especifica que se debe aportar la “caracterización prevista de los residuos mineros”, pero los técnicos la Delegación de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de Huelva, requieren a MATSA, para la continuación del expediente de aprobación del plan de restauración, un informe de caracterización de “residuos reales” del proceso de depuración del agua de interior de la mina, sin que esta exigencia se ajuste a la norma. MATSA expone que resulta de todo punto imposible aportar una caracterización de los residuos reales que se generan antes de que la planta esté en funcionamiento y los genere. Y explica, en este sentido, que el Anexo I A del RD 975/2009 en su apartado 1.a) habla de “descripción de las características físicas y químicas previstas de los residuos (…)”.

En su voluntad de dar una respuesta lo más cercana posible a la caracterización real futura de los residuos y de soportar desde un punto de vista técnico la caracterización que prevé obtener, MATSA aporta el informe de caracterización de los residuos que actualmente se obtienen de la planta de tratamiento de las aguas de interior de mina en Aguas Teñidas, al tratarse de residuos similares a los que en el futuro se obtendrán en Sotiel. Este informe ha sido elaborado por una entidad independiente de reconocido prestigio. Por tanto, la empresa ha sido en todo momento escrupulosa con las exigencias legales.

Teniendo en cuenta que la información aportada por MATSA se ajusta a lo que el mencionado Real Decreto establece, el jefe de servicio de Industria, Energía y Minas, Tomás Fernández Nuviala, decide continuar con el expediente de aprobación y solicitar una nueva caracterización sobre los residuos reales, tras la puesta en funcionamiento de la planta depuradora, lo que provoca el desacuerdo de los técnicos que deciden hacer públicas y denunciar estas discrepancias técnicas.

Tras estudiar el caso, la Consejería de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, resuelve el pasado 11 de junio que no hay existencia de infracciones legales según la documentación aportada y los hechos descritos por los funcionarios. Por lo que no hay fundamento para la acusación de prevaricación contra el jefe de servicio.

En la actualidad, el expediente de la planta de aguas de la mina Sotiel se encuentra paralizado tras haberse realizado una importante inversión por parte de MATSA.

Compartir.

Leave A Reply