EL PULIDOR DE LENTES
La deuda… ¿la deuda de quién?
[Jesús Romero]

2

El pulidor de lentesHe escuchado y leído en muchas ocasiones que España tiene que ser un país que cumpla con sus compromisos, que pague lo que adeuda y que tenemos que demostrar seriedad ante los mercados. Todo ello en relación con el pago de eso que denominamos deuda. Estas afirmaciones se realizan con poco espíritu democrático y con muchísimo desconocimiento. Lamentablemente han pasado a ser el discurso oficial y mucho ciudadano biempensante lo ha interiorizado como propio.

Para entender bien cómo se ha gestado la actual deuda de nuestro Estado no tenemos que perder la memoria y conocer los hechos con algún detenimiento para poder ejercer nuestra libertad de expresión con algún mínimo rigor.

Hasta el año 2007 la deuda en España era mayoritariamente de naturaleza privada. Los diferentes gobiernos desde el año 1998 habían elegido un mismo modelo presupuestario que priorizaba el pago a los acredores privados. Así, mientras en ese período de tiempo la deuda privada crecía del 100% del PIB al 200%, la deuda pública española se quedaba en un 35,5% del PIB. Los bancos se dedicaban al negocio inmobiliario inflando la burbuja y concedían créditos a todo el mundo, al mismo tiempo que negociaban con productos tóxicos en busca del beneficio fácil e improductivo. Ese era el irreal y suicida modelo de crecimiento que tanto el PP como el PSOE habían impulsado desde sus gobiernos, con la famosa Ley del Suelo del gobierno Aznar como gran ejemplo. Mientras tanto, los responsables del invento, los grandes directivos de la banca, cobraban (y siguen cobrando) sueldos y primas de varios millones de euros y los beneficios empresariales subían como no lo habían hecho anteriormente. En resumen, existía un beneficio privado sin parangón.

La caída de Lehman Brothers en 2008 puso al descubierto para el gran público la gran farsa que había supuesto todo el modelo de crecimiento establecido en la última década. Toda la estructura se desplomó como si fuese una composición con piezas de dominó. El discurso que comenzó a propagarse desde los ámbitos gubernamentales y económicos fue el de “salvar a los bancos”, “pagar la deuda” y “el rescate de las finanzas”. El dinero público empezó a desviarse hacia la banca privada y sociedades de inversión. Los Estados empezaron a necesitar mucho dinero para inyectar dinero a las entidades financieras, con el consiguiente incremento de la deuda pública. Un claro ejemplo de la socialización de las pérdidas.

La contenida deuda pública ha llegado hasta el 75,9% del PIB en 2012 y las previsiones del propio Gobierno son llegar en 2013 a sobrepasar el 80% del Producto Interior Bruto de España. Los intereses de la deuda se desbocaron y los grandes prestamistas, de manera insaciable y utilizando la complicidad de la Comisión Europea, no se contentaron con la tendencia presupuestaria, sino que obligaron a hacer constitucional el pago de la deuda, no vaya a ser que a algún país se le ocurra anteponer darle de comer a sus ciudadanos antes que pagar a los prestamistas. PP y PSOE como buenos lacayos, agacharon la cabeza y propiciaron una reforma de la Constitución por la vía rápida, sin realizar ningún tipo de referéndum. Para poder pagar esa deuda se sacrifica a la gran mayoría de la población para satisfacer los requerimientos tanto de un pequeño porcentaje de españoles, como de las grandes entidades financieras extranjeras y otros Estados que también prestan dinero a España destinado a los bancos. Las políticas realizadas por PSOE primero y después por el PP han regulado y regulan a favor de una pequeña minoría y gracias a la deuda pública que se genera se garantiza el saneamiento de los activos tóxicos que son insostenibles por la deuda privada.

De esta manera, en estos años y para el próximo, la deuda se come todo el presupuesto. Tan solo los intereses de la deuda del Estado español ascenderán un total de 9.742 millones de euros, alcanzando de esa manera 38.590 millones de euros, es decir, casi un 34 por ciento más que este año. El pago de estos intereses es casi la misma cantidad que lo presupuestado para todos los ministerios, cuya previsión en el presupuesto es de 39.722 millones de euros.

La agenda social y política se ha visto supeditada específicamente al pago de la deuda. Ningún gobierno de cualquier índole, independientemente del partido político que lo sustente (PP, PSOE, IU, CiU u otro partido nacionalista), duda en poner en marcha recortes, despidos, privatizaciones, ajustes, transfiriendo, de esa manera, el coste privado generado por la incompetencia y arrogancia de poderes económicos y políticos a la mayor parte de la población.

No tendríamos que olvidar nunca a la hora de preguntarnos por la deuda quiénes fueron los que contrajeron la deuda, a quiénes está beneficiando ahora esa deuda y están recibiendo los cientos de millones de euros de ayuda pública, quiénes se beneficiaron en su día de la mala práctica empresarial y financiera. Y al final, una pregunta se impone ¿Quién debe pagar la deuda?

Compartir.

2 comentarios

  1. Aurelio Pino Domínguez on

    Este artículo tiene miga. Y el planteamiento final también tiene mucha miga. ¿Quién debe de pagar la deuda?.
    Respecto a la modificación en lo tocante al límite de endeudamiento Presupuestario, llevado a nuestra Carta Magna, que salió adelante con los votos del PSOE (ponente si mal no recuerdo) y del PP, pues los “xiquets” de CiU estuvieron mareando la perdiz, pero como no obtuvieron “beneficis” vía inyección de “diners” del Estado, al final se abstuvieron. En macroeconomía puede ser muy regresivo socialmente a corto plazo, pero a priori, no cabe duda que se consigue el equilibrio entre los capítulos de Ingresos y Gastos en las cuentas estatales, lo que acarrea a su vez, no verse obligado a emitir Deuda Soberana a esos mercados que tanto nos maltratan después. Además de sacarnos la sangre por intereses del 7%.
    Creo que en este aspecto, ese retoque de la Constitución, que sin duda beneficia a toda la población española y no maniata a los futuros Gobiernos de España, y dadas las circunstancias de máxima urgencia, y dado que para ello, según preveen las Leyes Constitucionales, no obliga al Gobierno de turno a someterlo a Referendum, sino a su aprobación por las Cámaras (Congreso de Diputados y Senado).
    Sobre el tema de esas ayudas que presta el Tesoro a las Entidades Bancarias, bien vía FROB o las que se determinen por el Gobierno, en eso habría que examinar con “megalupa”.
    No se han decretado Leyes ni se han refrendado en las Cámaras, lo que el pueblo español está demandando desde que se descubrió “el pastel”.
    1º) Apartar de sus cargos cautelarmente a todos los Consejos de Administración de las Entidades Afectadas. Nombrar al mismo tiempo un nuevo Consejo, con carácter temporal, proviniente de la Administración de Justicia y del Ministerio de Hacienda junto con un Administrador nombrado por el Banco de España. Las cosas aún no sabemos a ciencia cierta como se han hecho, ni como van a terminar.
    2º) Exigir responsabilidades de carácter civil, e incluso penal según los casos, para cualquier componente de esos Consejos de Administración sancionados.
    3º) Demostrada culpabilidad dolosa, aplicación de incautación cautelar de bienes hasta cubrir la cuantía del daño económico ocasionado a la Entidad.
    4º) Una vez encausados, juzgados y sentenciados en firme, ejecución de las sentencias (para que no pase como el caso de las Torres Kio de Madrid), en evitación de que esos presuntos culpables se vayan de rositas.
    5º) Las Entidades receptoras de préstamos del Estado (que a su vez ese dinero lo obtiene el Estado emitiendo nueva y tan denostada Deuda Soberana) deberán soportar los intereses que pague el Estado español a los suscriptores de esa Deuda, y en tanto en cuanto no amorticen los préstamos obtenidos del Estado, se mantienen intervenidos, y como garantía mayor, el Estado debe participar como un accionista más, obteniendo dividendo en la proporción del Capital Invertido (vía préstamos FROB u otros).
    6º) Una vez reflotadas estas Entidades, pasarían de nuevo a ser administradas por sus accionistas o bien vendidas a otros Bancos en expansión.
    7º) Pero todo lo que le apunto desde el punto 1º al 6º es una opinión exclusivamente mía, por lo que no tengo más remedio que volver a su último planteamiento: ¿Quién debe de pagar la deuda?

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies