‘El Boca’ y Santiago del Valle, dos casos con idénticos perfiles

1

Santiago del Valle.

La detención en Madrid de José Franco de la Cruz, ‘El Boca’, acusado por la presunta violación de una mujer en las inmediaciones de un algergue en el barrio de Moncloa, ha vuelto a abrir una ya vieja polémica sobre la conveniencia de poner en libertad a violadores sin que exista la certeza médica de que no vayan a reincidir. El caso de ‘El Boca’ tiene una similitud evidente con el de Santiago del Valle. Ambos estaban condenados por delitos sexuales cuando, en un caso por haber cumplido la condena impuesta y en el otro por un error judicial, se encontraban en la calles y volvían a reincidir.

Las palabras de Adoración Cano, la madre de Ana María Jerez Cano, alertando de que ‘El Boca’ volvería a reincidir se han hecho realidad en solo unos meses, los que van desde que José Franco salió de la prisión el pasado mes de abril hasta que tres meses después era detenido por la presunta violación de una mujer.

En esta ocasión ‘El Boca’ no ha acabado con la vida de la mujer, tal como hizo con la de la pequeña Ana María Jerez, en el año 1991. Un caso con unas similitudes muy evidentes con el de la pequeña Mari Luz Cortés. Dos casos que son dos gotas de agua y que han tenido un recorrido a la inversa: El Boca viola a una mujer después de salir de la cárcel por el asesinato y los abusos sexuales a Ana María, y Santiago del Valle acaba en la cárcel por el asesinato de Mari Luz Cortés, después de que pesara sobre él una condena por abusos sexuales en la persona de su propia hija.

La pregunta que toda la sociedad se hace ante dos casos tan evidentes es hasta qué punto dos personas con evidentes problemas de conducta sexual pueden ser puestos en libertad, por mucho que hayan cumplido la condena impuesta.

Estos dos casos, con todo, no son los únicos que últimamente han alarmado a la sociedad española. Como ejemplos ahí están ‘El Rafita’, uno de los asesinos de Sandra Palo, que ha sido detenido en diez ocasiones desde que fue puesto en libertad; Pedro Jiménez, violador reincidente que violó y asesinó a dos policías; Alejandro Martínez Singul, condenado por varias violaciones en Barcelona. En 1992, Singul fue condenado por cinco delitos de agresión sexual y en 2007 volvía a la calle. Mientras estaba en libertad condicional a la espera de que se hicieran firmes otras dos condenas por intento de violación, fue imputado por robar e intentar abusar de una menor de 12 años en un ascensor tras colarse en el portal del edificio en el que vivía la niña; o el de Juan Manuel Valentín Tejero, que cumplía condena en la cárcel por tres delitos de abusos deshonestos, disfrutaba de un permiso penitenciario cuando secuestró, violó y asesinó a una niña de 9 años; .

Compartir.

1 comentario

  1. el boca no tenia que haber salido de la carcel, ya cuando perpetro el atraco a una gasolinera de huelva hace muchos años.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies