EL LABERINTO
Treinta por ciento
[Javier Berrio]

2

Javier  BerrioSi para algo estamos aquí es para hacernos preguntas. Por eso, cuando el gobierno decide reducir la representación de concejales en nuestros ayuntamientos en un treinta por ciento, el aplauso desde la independencia y el humanismo y desde una postura liberal y social está garantizado. Pero claro, después vendrán el razonamiento y las preguntas. Si los partidos pequeños lo tienen tan difícil para encontrar representación en cualquiera de nuestras instituciones, incluidos los ayuntamientos, ¿qué va a pasar con una reducción de casi un tercio de representantes? Y es más, ¿qué se persigue con la disminución de concejales? ¿Solamente ahorrar o yendo más allá, consagrar un bipartidismo ya perfecto?

Por otra parte, ¿quién nos asegura que la reducción de concejales no va a ser sustituida por la contratación de más asesores, consejeros y técnicos? Además, si nuestros ayuntamientos se pueden regir con un treinta por ciento menos de concejales, ¿por qué no comenzamos ya reduciendo al menos en esa proporción el número de concejales liberados? El gobierno insiste en que la cantidad de liberados en las administraciones públicas es excesivo, pues ahora se tiene la oportunidad de dar ejemplo en los ayuntamientos, tantos de ellos en manos del PP. Es más, si con tan poco dinero hay departamentos casi sin actividad, ¿a cuento de qué pagar importantísimos sueldos a personas que podrían estar en la empresa privada y tener media liberación o sólo acudir a los plenos del consistorio? Todo lo dicho hasta aquí de los ayuntamientos lo hago extensivo a las diputaciones, al número de liberados en sus gobiernos y a lo innecesario de asesores en los grupos

Resumiendo, lo básico es, primero, la necesidad de cambiar la ley electoral para permitir que partidos distintos de los tradicionales puedan entrar en nuestras corporaciones. Esta crisis debería ser aprovechada para dejar de mermar la necesaria pluralidad de opciones y opiniones y menos en los ayuntamientos ya que son los gobiernos más cercanos a los ciudadanos. Y en segundo lugar, la coherencia política implica aplicar ya esa reducción del treinta por ciento al número de concejales liberados, puesto que hasta dentro de tres años no habrá elecciones locales para reflejar la nueva cifra de regidores. Quizás estemos perdiendo la gran oportunidad de cambiar en profundidad el Estado en el que vivimos, como ya hemos visto con el fortalecimiento de las diputaciones en vez de avanzar en el sentido contrario y cuestionarse el por qué de algunas cosas y el para qué de otras.

También es verdad que el actual gobierno sólo lleva siete meses de gestión y que tal vez, cuando el tema económico deje de ser la gran obsesión de cada día (ojalá que esa ocasión llegue cuanto antes),ese gobierno nos dé la sorpresa y avance hacia una mayor democratización de la vida pública y de mayores oportunidades para los individuos. Pero aunque no se pierda esa esperanza, tampoco debemos mantenernos parados y esperar a que nos lo den hecho -aunque sólo sea por si acaso-. Creo que eso no es lo nuestro. Desde luego, no es lo mío y seguiré insistiendo desde donde toque y en cada ocasión.

Compartir.

2 comentarios

  1. JUAN CARLOS on

    Esto señores es mucho mas sencillo, y lo dice uno que sabe lo justito, pero es de perogrullo, vamos a ver, ¿Cuantos politicos tiene este pais? dicen que mas que cualquier pais de la zona euro, hablan de 400.000, pues bien, hay va mi idea, que se dejen de memeces de quitarse una paga, eso es un gesto de cara a la galeria, yo les pondria un sueldo a todos, cuando digo todos digo todos, de 1.800 euros brutos al mes, incluidos alcaldes y demas, vamos asesores, etc
    Porque me pregunto, ¿Los politicos no son funcionarios? pues EA, ¿A que vienen esos sueldos desorbitados? pensemos en el ahorro, seria una gran cantidad de euros, ahora me pregunto ¿Habria que cerrarles la puerta del Congreso para que no salieran corriendo a otras actividades? creo que si, ellos no podran entender nunca al pueblo, viven en un pedestal el cual nosotros le ponemos, y tienen la poca o ninguna verguenza de hacer todo lo contrario por lo que la gente lo voto, como es el ejemplo de Rajoy que, no dijo lo que iba a hacer hasta que no llego al poder, ¿Se ha visto alguna vez a un politico con menos vergue… politica?

  2. Aurelio Pino Domínguez on

    Usted, Sr. Berrio, ha puesto el dedo en la llaga. Esté o no boyante la Tesorería del Estado, Autonómica o Municipal, el reducir el número de Concejales en un 30% puede traer otras implicaciones, dificultando a partidos minoritarios o Alianzas de carácter Independiente (no adscritos a ningún Partido Político), y por tanto trasladando el voto “plural” a un bipartidismo (que hoy claramente beneficiarían a PP y PSOE exceptuando País Vasco -PNV y Bildu- y Cataluña -CIU y ERC-). La Ley que pretende el Sr. Rajoy, es a 3 años vista. Tres años en política y más en estos tiempos, es toda una Eternidad. En el caso de que esta Legislatura acabara dentro de los plazos preestablecidos (4 años), cabría que en la siguiente (ya se barrunta una nueva coalición de la Izquierda Española con PNV, CiU y quién haga falta) tiren abajo este proyecto (¿para recibir los apoyos para cambiar el Gobierno?). España está volviendo a navegar en las mismas aguas de finales del siglo XIX de aquellas alternancias que tantas miserias trajeron (Conservadores y Liberales, a la usanza). Pero permítame que le recuerde que ya pregonan abiertamente a dúo, tanto Toxo como Méndez -CC.OO. y UGT- “tanto monta monta tanto”, que por haber traicionado el PP a su “programa electoral”:Sic.: “Han de disolverse las Cámaras y anunciar nuevas Elecciones Generales”. Dicho de otra forma, como “ellos (PP) tienen la Mayoría Absoluta y no nos gusta como están gobernando, hagamos como cuando se implantó la II República, acogotemos al melindroso PP y a sus votantes, ganemos de nuevo la calle (ya los mineros en Asturias han atacado a la Guardia Civil con tiradores de bolas de acero y lanzacohetes rudimentarios, pero de cierta eficacia, haciendo barricadas y cortando carreteras con neumáticos ardiendo) y aprovechando que Urdangarán y el Pisuerga pasan por Valladolid, a lo mejor El Rey hace como su abuelo D. Alfonso XIII y se “traslada” a Estoril. Forma fácil desde una encubierta “legalidad” obtener los fines que estos dos camaradas y compañeros que es desde “el movimiento obrero” llegar de nuevo al poder del FRENTE POPULAR del Siglo XXI.
    Fíjese, Sr. Berrio como de la posible reducción del 30% de concejales y otros ajustes, nos podamos encontrar de nuevo, ahora ya, con la III República Española. De momento hoy, la prima de Riesgo sigue disparada, con cifras de rescate, y no digamos los intereses a pagar, y además para mayor “inri”, no se ha llegado a cubrir la emisión.
    Por otra parte, Alemania nos ha puesto en Solfa, ante el temor de que España, según palabras de la propia Angela Merkel, salga del euro; dice además que en esa circunstancia, la devolución de todo lo prestado (toda la Deuda Pública emitida, pagarés, letras y Bonos del Tesoro) la deberemos reintegrar en ¡EUROS!.¡Imagínese si volvemos a la peseta, la devaluamos a 260 pts./€ y encima nos convertimos en la III República Española y Bananera. Posiblemente los colores de la bandera fueran los que presencian las manifestaciones de estos dos sindicatos, pero y ¿el escudo? Posiblemente fuera muy parecido al actual, que lo cierra una granada representando al antiguo reino de Granada en el vértice, pero estaría coronado por un racimo de plátanos, desplazando a la actual Corona Borbónica, con lo que contentaríamos a las Islas Canarias. ¡Sí, Sr. Berrio!, estos dos iluminados están jugando con fuego y al final nos acabaremos quemando todos. Lo malo es que la inmensa mayoría de los españoles aún no se han dado cuenta de cuan peligrosos son estos dos “trabajadores”.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies