La reforma educativa

0
[Aurelio Pino]

Desde aquellos exámenes de Estado, para culminar los estudios de Bachillertato de los 7 cursos, pasando por sucesivos Planes de Estudio como el de 1957, tragando por el de Maragall, Esperanza Aguirre y Pilar del Castillo, anulación de sus planes por el primer Gobierno de D. José Luis Rodríguez Zapatero, ZP para sus campañas electorales, y ahora, vuelto al poder el PP, la nueva reforma del Ministro Wert, que puede ser mejor o peor que las anteriores (todo está por ver), a poco que se ha oido por los mentideros políticos de todo signo, así como por lo manifestado por la legión de sindicatos, sigo esperando que el/la Ministro de turno aplique aquellos principios más básicos para el desarrollo y aprendizaje de nuestros alumnos desde sus primeros palotes hasta alcanzar la Universidad, donde siempre han de estar los más dotados y los más esforzados (que son los que sacrifican sus mejores horas y días de su juventud para mejorar nuestra sociedad).
Desde la perspectiva de un niño completamente sano, es decir sin merma sensorial y del intelecto, lo primero que aprende es a reconocer las personas y cosas más próximas, es decir su ámbito cotidiano (desde su propia madre, poco después al padre, más tarde su chupete, sus manitas o sus piés, …etc.), no mucho después reconocerá a sus padres y esas cosas cotidianas por su nombre, y meses después por fin dirá: papá.
Pues bien, de una forma natural, el ser humano desde su más tierna infancia, va adquiriendo conocimientos, y va almacenando en lo que denominamos “memoria” todo este ambaje, y los va colocando de una forma precisa y racional, gracias a la herencia genética.
Y ahora es cuando planteo esta cuestión.
Deben los Ministros de Educación, Ciencia y Deporte, o como se denomine en un futuro este Ministerio, estructurar la enseñanza comenzando con los consabidos juegos de las guarderías y Preescolar, y de ahí saltar ya a los palotes y leer sus primeras letras o sería mejor enseñar a estos jovencísimos alumnos a razonar, aplicando los conocimientos que pusieron en nuestras manos, aquellos sabios: Sócrates, Platón y Aristóteles, y de forma tan natural como estos alevines de alumnos comenzaron a andar, a parlotear, y más tarde a organizar sus ideas y conseguir hablar, enseñarles pausadamente y de forma práctica, por ejemplo, los enunciados de La Lógica, y que realmente aprendan a ordenar por prioridades, o concatenar las disyuntivas y sus soluciones, para de esta forma puedan aprender con absoluta facilidad lo que son el famoso dicho de 2 + 2 = 4, hasta llegar a las raíces cuadradas o números reales, irreales, positivos y negativos. En una palabra, enseñarles a ordenar la abstracción, dar luz a sus ideas.

Estoy convencido que si se les preparara en ese ciclo, y no cuando se llega practicamente a los umbrales universitarios, que es cuando conocen a esta triáda de filósofos, si es que llegan a conocerlos, nuestros estudiantes trabajarían con menos esfuerzo y con mayor aprovechamiento. De otra forma, cuando nos llega el auténtico METODO del estudio, la mejor herramienta para estructurar el pensamiento, es ya muy tarde y lo solucionamos con llamarla despectivamente “asignatura maría”. Luego algunos se enganchan cuando empiezan a conocer a Kant, Fiedrich Engels, Karl Marx, etc.
En fin, bajo mi humilde parecer, creo que si aplicase gradualmente lo que aquellos ilustres filósofos, verdaderos amantes del saber, pusieron a nuestra disposición desde hace más de 2.500 años, la avidez por conocer todas las materias por parte del alumnado, sería muy notoria, pero claro, resulta que los padres de estos alumnos no tuvieron la suerte de tan siquiera conocer el nombre de alguno de ellos, si no es por frases anecdóticas y muy manidas: Amor platónico, El Aris de Tsesalónika (club de baloncesto), Aristóteles Onassis (rico armador griego y enamorado “platónicamente” de Maria Callas y después casado con Jaqueline Kennedy), Sócrates, famoso jugador de la pentacampeona Selecçao do Futebol Brasileira.
Creo pues que todas las reformas llevadas a cabo por los diferentes gobiernos de España, han soslayado los métodos esenciales para llegar a comprender las cosas y el porqué de las cosas. Esa es la auténtica llave para el éxito en la Enseñanza, en la Educación y en el Deporte. No hace falta entrar en temas con carácter religiosos, pues es bien sabido que tanto Sócrates, Platón o Aristóles eran paganos, y todos buscaban LA VERDAD.

AURELIO PINO

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies