EL LABERINTO
La deriva ultraliberal
[Javier Berrio]

1

Javier  BerrioNo sé cuándo el gobierno Rajoy va a rizar el último rizo en su deriva ultraliberal. El gobierno ha tenido que hacer frente a dos huelgas
generales, a múltiples protestas y a quejas desde amplísimos sectores de la sociedad además de a un descontento creciente y generalizado. Rajoy y sus ministros corren una carrera en solitario al alejamiento de la sociedad que le dio la mayoría absoluta para vencer el derrotismo en el que habíamos entrado con Zapatero. Además, el ejecutivo se
sigue introduciendo, cada vez con menos disimulo y moderación, en el campo del clasismo y de la profundización de diferencias entre los económicamente fuertes y aquellos que se están quedando sin nada, tan siquiera sin el acceso al derechos esenciales, como la justicia..

Me decía uno de mis contertulios, que el gobierno Rajoy está enseñando la patita, y la verdad
es que no sé si debemos quedarnos para mirar qué bonito zapato lleva o para pisarlo para traerle a la realidad de un pueblo que es está cansado de ser amable. Todavía recuerdo cómo y cuánto celebré la formación del gobierno Rajoy y una de las causas que más alegría me dio fue el nombramiento de Ruiz Gallardón, el ministro que ha decidido la subida y adelanto de las tases judiciales, en un gesto de tal magnitud clasista que no deja duda alguna de para quiénes
está comenzando a gobernar el ejecutivo que soñé fermento de la regeneración democrática. Este
Gallardón es el mismo que ha decidido que un feto con problemas no es causa objetiva de aborto y que por lo tanto será delito que una madre decida deshacerse de un feto malformado. El adalid del centrismo en el PP, convertido en las esencias del conservadurismo, por un lado, y en el protector de las clases mejor situadas, por otro.

No podemos hacer otra cosa que desear lo mejor al gobierno Rajoy puesto que es el gobierno que
tenemos. Pero la verdad es que creo que este gobierno ha decidió retirarse de la realidad de las necesidades de los ciudadanos para centrarse exclusivamente, en hacer caja, reducir el
déficit y quedar bien ante la nefasta Merkel, personaje de pesadilla para las necesidades españolas. Me parece que para este viaje no necesitábamos alforjas y ahora lo que pedimos al gobierno es que comience a realizar algunos reconocimientos de error y corrija gestos tan antisociales como el de las tasas de Gallardón. Por cierto, que en el colmo de la torpeza y de la improvisación, el ministro ha dejado entrar la ley en vigor sin que tan siquiera hacienda haya confeccionado los impresos recaudatorios. Como en los tiempos de Zapatero, pero en clasista, o sea, doblemente peor.

Compartir.

1 comentario

  1. Le recuerdo Javier que se ha fijado un umbral económico para la que los más desfavorecidos puedan acceder a la justicia gratuita. No olvide que quedan exentos de las tasas los grupos que ya estipulaba la ley. Al mismo tiempo le recuerdo que hay que REDUCIR EL GASTO PÚBLICO tras la herencia envenenada. Un saludo.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies