TERETES
Cansinos e impotentes
[Paco Velasco]

1

TeretesSe la tienen jurada. La gente del Psoe de Punta Umbría busca la cabeza de José Carlos Hernández. Este político y abogado es la bestia parda de las villanías del gobierno municipal de la ciudad costera. Y claro, si se le cae una muela, lo tildan de guarro que no se lava los dientes. Si se produce un esguince, que quien mal
anda, mal acaba. El dolor de cabeza que nos afecta a todos los mortales, constituye en el caso del compañero el síndrome de quien ingiere cosas prohibidas. Y un largo etcétera.

El señor Ferrera, que va por la vida de bocazas profesional, ha pedido la dimisión del presidente del Pp puntaumbrieño por haber dado positivo en un control de alcoholemia. Que el hecho sea lamentable, no quiere decir que el señor Hernández sea un borracho crónico ni que el alcohol consuma sus pasos ni que ponga en riesgo la vida propia ni ajena. Hasta ahí. Lo que pasa es que don Jesús se tiene que ganar el cargo y busca “desprestiges” en simples botes de remos. El blanco de la diana es José Carlos. Cualquier desliz del popular será elevado a la categoría de
crimen horrendo.

Ya les digo. Habrá incurrido en una falta administrativa. Pero de ahí a masacrarlo como sujeto de un delito innombrable, media una palabra de verdad. Esa palabra es justicia. Y la justicia no se encuentra en las desafortunadas declaraciones del concejal.
Siguiendo el hilo de su procesamiento mental y de su discurso ético, si Ferrera tuviese un mínimo de decencia, echaría las campanas al vuelo atacando la actitud obstruccionista de Javier Barrero, incurso e inmerso, años atrás, en un incidente con la Guardia Civil al negarse a someterse al control de alcoholemia.

Uno puede tomarse dos cervezas y dar positivo. Es cuestión de cómo te pille el cuerpo en un momento dado. Pero los fundamentalistas del mal ajeno y del derribo del adversario son
talibanes desde que se levantan hasta la madrugada. En esta condición lapidan a su propia madre si con ello sacan tajada. José Carlos pudo dar positivo pero podía no mostrar señal alguna de ebriedad. En consecuencia, rien de rien, que dicen los franceses.

Pero bueno, a falta de argumentos, las descalificaciones personales. Sí hombre, que Hernández ha
actuado mal pero estoy seguro de que no tenía “animus”. Como quiera que las consecuencias han sido, por fortuna, nulas, habrá que regocijarse por ello. Lo mismo el señor Ferrera estaría brindando con Don Perignon si el vehículo hubiese atropellado a unos cuantos y provocado innumerables estragos.

Señor Ferrera, dedíquese a hacer política en vez de utilizarla con la aviesa intención de trepar hasta la copa del árbol del poder efímero que le aguarda. Tenga en cuenta que donde las dan, las toman. El señor Hernández no es un kamikaze. Sí puede caminar con la frente alta por más que se le reproche por esta materia. En cuanto a usted, déjese de paparruchas pues, además de ser cansino y zafio, revela un excesivo grado del alcohol de su impotencia.

Compartir.

1 comentario

  1. Juan Antonio on

    Donde las dan las toman, efectivamente. Por eso le pasa lo que le pasa a Cansino. No tengo dudas de que si quien hubiera dado positivo fuera un socialista usted estaría pidiendo su fusilamiento al amanecer (en sentido figurado, claro).

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies