CALLE PUERTO
Bonilla, el brote verde
[Rafael Pérez Unquiles]

6

Rafael Pérez UnquilesEl brote verde en Huelva se llama Cervecería Bonilla. Ni la Junta ni el Ayuntamiento, por citar a las dos administraciones más próximas, han atinado a poner en marcha propuestas que generen empleo, que es de lo que se trata. Los nuevos responsables de la Administración andaluza de momento, y tras muchos pactos y mucho dormitar, se dedican a hacer la ronda de autoridades y a las relaciones sociales cuando esta ciudad lo que necesita son acciones contundentes. Iniciativas como la que han llevado a cabo los propietarios de Cervecería Bonilla, que no sólo han creado decenas de puestos de trabajo que se encuentran a la vista de todos sino que además han logrado algo que en esta tierra parecía una misión imposible: acercar Huelva a su ría.

Como lo leen. Desde que se celebraban con todo su esplendor las Colombinas en el muelle, allá por los años 60 y 70, no se veía en esta ciudad a tanto personal a orillas de Odiel. Intentos de llevar la actividad de Huelva hasta el borde del agua ha habido muchos. Ahí está el Plan Zafra, Aqualón, Pescadería, la inmensa escultura de Pepe Noja que simboliza la unión entre Puerto y Huelva y ese proyecto que por más que lo anuncian no acaba de arrancar: el Ensanche.

Todas esas iniciativas, loables aunque a veces erróneas, han intentado por activa y por pasiva a base de mucho dinero algo que ahora la Cervecería Bonilla ha conseguido con dotes de realismo e imaginación: convertir el muelle de las Canoas en uno de los lugares con más actividad de Huelva.

Por fin alguien ha entendido a la ciudad y a los onubenses. Por fin alguien ha encontrado la fórmula de colonizar un espacio en el que otros pioneros siempre fracasaron. Numerosos hosteleros han pretendido hacer rentable y atractivo el bar ubicado en el muelle: todos los recordamos. Sin embargo, sus proyectos no han cuajado.

Bonilla, en cambio, ha triunfado en sólo tres meses. Exactamente los que van desde el mes de junio en el que puso en marcha el nuevo bar y el día de hoy. Y lo ha hecho yo diría que con rabioso positivismo: con alegría, con música en vivo, con baile, con simpatía, con una amplísima terraza, con aparcamiento y con precios adecuados a los tiempos que corren. Le ha puesto al mal tiempo buena cara.

Y como los ciudadanos, aunque lo parezcamos, no somos tontos, las consecuencias han sido que cada día hay tortas en el muelle de las Canoas por ocupar una de las decenas de mesas desde las que al atardecer se pueden contemplar, con permiso de Bill Clinton y de Alhambra, las puestas de sol más espectaculares del planeta: limpias y diáfanas hasta su último instante.

Quizás haya llegado la hora de poner fin a cuñados, primos, hermanos, amigos, amiguetes, compañeros y camaradas y a ir con el carné del partido de turno en la boca. En fin… que si alguien quiere algún asesor experto en dinamizar la economía y de crear empleo con contrastada experiencia y evidentes resultados que no lo dude y pregunte por Bonilla.

Compartir.

6 comentarios

  1. Como puedes observar, Pérez, aún te sigo por muy caro que te vendas…
    Imagino que ya tendrás las cañitas con tapa pagadas en el bar de tus amiguitos por algunos meses.
    Salud,

    • Soy Rafael Pérez Unquiles. Lo primero, gracias Chirla por continuar siendo uno de mis más fervientes lectores. Como tú tengo pocos, de modo que, insisto, muchas gracias. Lo segundo, una reflexión: el ladrón se cree que todo el mundo es de su condición. Y no es así. La tercera, no tengo el placer de conocer a nadie, absolutamente a nadie, de Cervecería Bonilla. De hecho, hasta la pasada semana no había entrado nunca en ninguno de sus establecimientos. Y lo cuarto, ni siquiera sé si realmente existe un señor Bonilla. Pero desde luego el que haya tenido la idea, se llame como se llame, se merece un premio. Simplemente he querido subrayar una buena iniciativa que está dando excelentes resultados. ¿Tan difícil es de entender, Chirla? Un cordial saludo.

      • jejejejej… qué raudo entras al trapo… jejejejeje.
        Se trataba de una ironía. A estas alturas imagino que no es por una tapilla y rubia y fresquita birra por lo que haces pesebre para comer. Ya se que los (pesebres) tienes en ayuntamientos de tu cuerda ideológica y que tratas de ganarte honradamente tu jornal. Eso no lo pongo en duda para nada. Aunque a veces (muchas veces… como dice la canción) debas intentar que los lectores comulguemos con ruedas de molino o mueras en el intento de hacernos ver la pajita en el ojo, mientras, vanamente, ocultas la viga.
        Pero… lances del trabajo y facturas de pesebre…
        No dejaré de leerte porque, a veces (en esta ocasión no como la canción) dices cosas interesantes.
        Saludos, Pérez y cuídate esa tensión.

        • Llevas razón en que intento ganarme honradamente el jornal. Es lo que he hecho toda mi vida. Pero desde luego desconoces por completo cuál es mi “cuerda ideológica”. Quizás la tuya esté bastante más clara y te aporte interesantes réditos vinculados con tu actividad política. Por suerte o por desgracia, nunca he trabajado para partidos ni he pertenecido ni pertenezco a ninguno de ellos. Estoy convencido que de pesebres sabes tu bastante más que yo. Sin embargo, a estas alturas lo veo incluso normal porque este país tiene metida la corrupción en sus entrañas y va a resultar muy complicado acabar con ella. Pesebres, eres, comisiones, dinero negro… que te voy a contar, Chirla, que tu no sepas.

  2. Chapó por Bonilla, original a gusto de los onubenses, y seguro que tiene pensado algo para cuando acaben las canoas a las que recibe con baile! ¡Ole!

  3. Estoy de acuerdo con usted, pero todo “muy estrecho”.
    Habra que “liberar” el resto de terrenos pestilentes, en manos de Puerto-Psoe, para que sean de disfrute de la ciudad.
    Solo se disfruta actualmente de unos 100 metros en la zona del Bonilla.
    Lamentable, a ambos lados, rejas, pestilencias, prohibiciones, etc.
    Huelva, la ciudad con el puerto de 100 metros.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies