EL LABERINTO
Iglesia, relativismo y fe
[Javier Berrio]

0

Javier  BerrioTanto la misa de Nochebuena del Papa como su comparecencia pública del día de Navidad, pusieron de relieve una vez más que
la curia Romana no está dispuesta a optar por la discreción ni como medida de distracción. La opulencia de las vestiduras de quien tendría que ser “siervo de los siervos de Cristo” sonroja, hoy más que nunca, porque a la tremenda pobreza que aqueja a grandes regiones del planeta, se suma la gravísima crisis económica de occidente, especialmente de la vieja Europa.

Pero aun en estas circunstancias, el obispo de Roma sigue llamando a la solidaridad
internacional contra la pobreza y el consumismo y se muestra especialmente combativo con el relativismo, como ya lo hiciera el beato Juan Pablo II, seguramente inspirado por él. Pero, ¿no dan ganas de relativizarlo todo cuando se escucha hablar contra la pobreza y la ostentación a un hombre vestido casi como nuestras dolorosas de la Semana de Pasión? Ante estos excesos del papado y del Sacro Colegio Cardenalicio, a uno le viene a la mente aquellas palabras que el representante del Vaticano emplea ante los franciscanos en “En el nombre de la Rosa” y que venían a decir que lo que estaba en discusión no era si Cristo fue pobre o no, sino si la Iglesia debía ser pobre, o sea, puro relativismo disfrazado de impúdica hipocresía. Llamo la atención, no obstante, de que hablo de una obra de ficción, pero que aun así, la realidad viene a ser
semejante a lo dicho en la narración novelística, cuando no, desgraciadamente, la supera ampliamente.

Es más, en esa carrera que la Iglesia Católica corre sin sentido en el alejamiento de la lógica de las cosas, hace aparecer una imagen de María, en la misa de Año Nuevo, en lugar más que
preeminente y materialmente rodeada de flores. La Iglesia no tiene cuidado alguno, cuando sabe que esos gestos la alejan de ese ecumenismo que predica y del que Benedicto XVI querría ser impulsor, como comunicó en la explicación del nombre que había elegido para su reinado. En los textos evangélicos considerados por la Iglesia canónicos, el papel de María es muy moderado y secundario, y aunque el valor que posee como madre de Jesús es indiscutible, en modo alguno puede apropiarse de la centralidad del culto católico en cuanto que organización cristiana. Sabemos que la Iglesia, para consolidarse en el mundo pagano, hubo de apropiarse de muchos esquemas de las religiones ya existentes, pero habría que cuidarse mucho de darle a María, madre de Jesús, los tintes de deidad que puede llegar a revestir en algunas celebraciones católicas.

Y por último, el papel que el cristianismo en general y particularmente el catolicismo da al Dios Padre del Antiguo Testamento, creador y mantenedor de las cosas existentes, es casi nulo,
pareciendo que se ha producido un trueque en la preeminencia de dos fuerzas deístas iguales, el Padre y el Hijo, pasando el segundo a ocupar el lugar central, el puesto de preeminencia en la adoración de la teología católica, siendo desplazado el Yaveh de la antigüedad a un cierto
ostracismo teológico y moral porque muchos de sus actos de empiezan a considerar inasumibles y su personalidad poco adaptable a la nueva religión del Imperio Romano. Error de errores y gran fraude de la teología de Constantino y sus secuaces, los obispos católicos del momento que sacrificaron el mensaje reformista de Jesús por una religión híbrida que ha venido pagando el debido tributo a las estructuras de poder frente a los intereses de la iglesia peregrina, la
comunidad mundial de creyentes, católicos o no, disciplinados o desde la crítica constructiva como Hans Küng, condenado al silencio de la verdad que clama desde la libertad de conciencia de cada hijo de Dios

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies