Diez mujeres se acogen al Programa de Teleasistencia para las Víctimas de Violencia de Genero

1

Acto contra la violencia de género protagonizado por niños.

Diez mujeres han utilizado en lo que va de año el programa de “Teleasistencia Móvil para las víctimas de la violencia de género” que el Ayuntamiento de la capital, a través de la Concejalía de Igualdad, tiene en marcha desde el año 2005, con el claro objetivo de garantizar a las víctimas de malos tratos una atención inmediata y adecuada ante situaciones de emergencia.

Se trata de un servicio de la empresa EULEN que ofrece a las víctimas que cuenten con orden de protección o alejamiento una atención inmediata y a distancia, asegurando una respuesta rápida a las eventualidades las 24 horas de los 365 días del año, sea cual sea el lugar donde se encuentren.

A través de la utilización de tecnologías de comunicación de telefónica móvil y de tele localización, estas mujeres en riesgo de sufrir violencia de género están en contacto con un centro atendido por personas específicamente preparadas para dar una respuesta eficaz ante estas graves situaciones. A este servicio, que se activa con tan sólo apretar un botón, pueden acceder todas las mujeres que cuenten con orden de protección y no convivan con la persona que les ha sometido a maltrato.

Las prestaciones que ofrece este servicio son, además de la atención telefónica las 24 horas del día, localización geográfica a través de GSM-GPS, seguimiento y apoyo individualizado, asesoramiento técnico en uso del terminal, grabación de incidentes de agresión y consultas de dudas y apoyo psicológico.

El pasado año fueron unas 50 mujeres las que utilizaron este servicio que, desde su creación hace siete años, ha atendido a más de 150 víctimas de malos tratos. La edad de las mujeres que utilizan la Teleasistencia Móvil abarca de los 20 años hasta más de 50 y aunque no existe un perfil concreto, la mayoría son personas de un nivel cultural y socioeconómico bajo. Las mujeres más jóvenes son las más dadas a denunciar a sus parejas o ex parejas, según información de la Concejalía de Igualdad.

Una vez que el juez dicta la orden de protección, que suele ser de seis meses, la víctima es derivada a los servicios específicos que atienden este tipo de casos, entre ellos, el Ayuntamiento, que con la sentencia judicial en mano, acoge a la afectada en el programa de Teleasistencia Móvil. Cada tres meses, el Ayuntamiento emite un informe de cada caso a la empresa concesionaria del servicio, que a su vez, los traslada al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Una vez cumplidos los seis meses de la orden de alejamiento, el Ayuntamiento informa de la necesidad o no de prorrogar dicha orden, que puede durar hasta un año.

Las mujeres que son hoy usuarias de este programa, así como los familiares que dependen directamente de ellas, cuentan hoy con más seguridad y tranquilidad, según ha explicado la concejal de Igualdad, Juana Carrillo, “ya que además de ofrecerles apoyo, información y asesoramiento, cuentan con la garantía de estar comunicadas con este servio en todo momento”.

Además, se pretende potenciar su autoestima y calidad de vida, animándoles a mantener con plena seguridad contacto con el entorno familiar y social no agresor y proponiéndoles tranquilidad al saber que hay un equipo humano y técnico capaz de apoyar y resolver cualquier incidencia que se produzca. “Lo que pretendemos con este servicio –ha explicado Juana Carrillo- es garantizar a las víctimas una atención inmediata y adecuada ante situaciones de emergencia, proporcionando seguridad y movilizando los recursos oportunos en función del tipo de emergencia. Se trata de que estas mujeres y sus familiares se sientan protegidos”.

El Ayuntamiento se adhirió a este programa, promovido por el Gobierno central, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en 2005. Desde entonces, se ha ido incrementando el número de usuarias de este servicio que cada día va teniendo mayor aceptación entre las víctimas de malos tratos. En gran medida, según ha explicado Juana Carrillo, porque “las mujeres son cada vez más valientes y dan el paso decisivo de denunciar a sus agresores”.

El de Huelva fue el primer Ayuntamiento de la provincia en llevar a la práctica este servicio, ya que según Juana Carrillo, “la violencia de género es un problema de todos, y si realmente queremos acabar con él, es necesario que toda la sociedad denuncie cualquier caso de malos tratos que conozca, pero también es muy importante que las administraciones pongamos los mecanismos necesarios para dar asesoramiento, cobijo y respuesta a las víctimas”. Así, con este programa, ha añadido, “el Ayuntamiento pone de manifiesto su total apoyo y movilización para ofrecer vías de salida eficaces ante las situaciones de violencia de género”.

Aparte de este servicio, el Consistorio onubense, que no ha querido quedarse al margen de este grave problema que afecta a tantas mujeres, apoya otras iniciativas, como la colaboración anual con la Asociación Miriadas para el teléfono de atención a las víctimas las 24 horas y la asistencia legal gratuita a mujeres a través de la Asociación Lourdes Almansa”.

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies