Los restos hallados en un primer momento de la búsqueda en una candela de la finca de Las Quemadillas son de Ruth y José

1

Niños en la última concentración celebrada en la plaza de las monjas. (Julián Pérez)

Los restos óseos hallados en su día en una hoguera apagada en la finca propiedad de los abuelos de paternos de Ruth y José situada en el Polígono de Las Quemadillas en Córdoba han sido ahora identificados por especialistas externos como de los niños desaparecidos a pesar de que en un primer momento se consideraron de un animal, según ha avanzado Canal Sur en un boletín oficial y publicado en su página web.

Pancarta que acusaba directamente al padre en la última concentración de la plaza de las Monjas. (Julián Pérez)

El informe policial realizado en su momento de los huesos, que aparecieron en los instantes iniciales de la búsquesda, dijo que no eran humanos sino probablemente de pequeños roedores, por lo que se siguió la búsqueda en otros puntos de la finca.

A pesar de ello, un informe externo encargado por la familia de los niños ha revelado ahora que esos restos óseos son de Ruth y José, según han confirmado esta misma noche a Canal Sur fuentes de la familia materna de los niños.

El nuevo informe habría sido también confirmado por expertos de la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía) y, tras varias pruebas distintas, han confirmado la existencia de elementos humanos de dos niños de la edad de Ruth y José, a pesar de la dificultad que entrañaban estos análisis al haber alcanzado la hoguera una temperatura de unos 800 grados.

La cadena pública andaluza también ha dado a conocer que fuentes policiales han confirmado asimismo haber encontrado ADN de los niños en la finca, aunque de momento no han concretado el lugar. De hecho, la familia ha recibido la confirmación de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía, que además ha certificado la aparición de restos de los dos niños encontrados en la hoguera de la finca de Las Quemadillas.

Ruth Ortiz atiende a los medios en la plaza de las Monjas. (Julián Pérez)

Hace tan sólo unos días, el padre de los niños Ruth y José, que permanece en la cárcel por su presunta vinculación con los hechos, volvió a utilizar el método del envío de una carta a un medio de comunicación para pedir de nuevo ser puesto en libertad, al tiempo que dejaba algunas frases de las que podría deducirse que los niños estaban al ciudado de alguien.

El hasta ahora único imputado en el caso insinuaba en una carta enviada al Diario Córdoba que alguien “cuidaba” de sus hijos y que “querían hablar” con él, por lo que pedía la salida de prisión. La carta contenía un texto en el que, a modo de cuento, escribía supuestamente su hija Ruth: “Por favor, dejadlo que salga”.

La plaza de las Monjas acogió el 9 de agosto la última concentración para exigir el regreso de los niños en la jornada que se cumplían diez meses de su desaparición. La cita, a pesar de celebrarse en pleno verano, reunió a unas trescientas personas. En esta ocasión la madre no acudió, pero como dijo Rosa María Ortiz, su prima, aunque no pudo estar físicamente sí lo hizo de corazón.

Fue precisamente Rosa María Ortiz la encargada de leer un comunicado, tras media hora de un intenso silencio. En el comunicado se aseguraba que la familia llevaba ya diez meses de dolor, angustia y viviendo una auténtica pesadilla, pese a lo cual no iba a cejar en su empeño de buscar a los dos pequeños.

José Bretón, junto al juez en el parque donde asegura el padre desaparecieron los niños. (Pedro Funes)

Aunque no se nombró directamente al padre de los niños, José Bretón, sí aseguró que la lucha por buscar a los niños iba a seguir a pesar de que había quienes no trataban otra cosa que ocultar datos o entorpecer la investigación.

Los familiares colocaron en el suelo un dibujo de un mapa de España en el que aparecían numerosas velas encendidas y una foto de los dos niños, bajo el lema “Nuestra meta: encontrarlos”.

Ruth y José Bretón Ortiz, de seis y dos años respectivamente, desaparecieron el 8 de octubre de 2011 en el parque Cruz Conde de Córdoba, donde su padre, José Bretón, según dijo, los perdió de vista y no los pudo encontrar. Desde un primer momento se sospechó de Bretón, que finalmente fue procesado por el juez instructor por la presunta comisión de dos delitos de detención ilegal, en la modalidad cualificada de menores y con la agravante de parentesco, y por simulación de delito.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies