‘Puente de paz’ acerca a Huelva las agresiones contra las mujeres en Ixcán

0

Conferencia en la Universidad a cargo de Cecilia Vázquez Olivera, Coordinadora General de la Asociación Puente de Paz de Ixcán (Guatemala).

Entreculturas y la Univiersidad de Huelva han organizadoo en la Facultad de Ciencias del Trabajo la conferencia ‘Ellas rompen el silecino. La voz de las mujeres guatemaltecas de Ixcán’ a cargo de Cecilia Vázquez Olivera, Coordinadora General de la Asociación Puente de Paz de Ixcán (Guatemala).

La asociación trabaja para fortalecer los procesos sociales encaminados a transformar las relaciones de dominación, explotación, subordinación y racismo que viven las mujeres y los pueblos indígenas en la zona.

Cara dulce, amigable, con unas gafas muy personales que dejan ver unos ojos marrones, pelo largo y negro, piel morena. Así ha realizado Cecilia su entrada en la sala donde una veintena de personas le esperaba impaciente

Cecilia Vazquez es mexicana, aunque vive en Guatemala donde es Coordinadora General de la Asociación Puente de Paz, en el Municipio de Ixcán, en la zona norte del departamento de Quiché (Guatemala). Con una población de casi 80.000 habitantes, el 63 % son mujeres y el 88% es indígena.

Guatemala vivió un conflicto armado interno y en el Municipio de Ixcán la vida de la sociedad fue sometida a control militar. Se perpetraron 102 masacres en las que murieron 1.500 personas y el 90% de la población se desplazó a México. Allí fue donde Cecilia cruzó su vida con esta realidad. Cuando el conflicto hubo terminado, en 1996, Celicia decidió marcharse de México a Guatemala y regresar con las personas refugiadas a sus comunidades de origen.

La Asociación Puente de Paz ha conseguido transformar la sociedad. Es una asociación, integrada por mujeres y hombres, que colectivamente contribuye a promover procesos de transformación social en Ixcán y comunidades circunvecinas, prioritariamente con y desde las mujeres indígenas. Las mujeres han sido víctimas del conflicto armado, o víctimas de la violencia estructural de una cultura violenta, machista, donde la mujer estaba en subordinación al hombre. Cecilia ha subrayado que “las diferentes violencias contra la mujer se complementan”. Por eso Puente de Paz trabaja para que las mujeres de Ixcán y sus comunidades se vean como sujetos de derechos, participen en condiciones de igualdad en la toma de decisiones sobre asuntos que afecten a sus intereses, tengan seguridad en sí mismas, y puedan demandar sus derechos individuales y colectivos.

Este proceso de transformación se lleva a cabo en dos niveles; a nivel comunitario y a nivel regional. En la comunidad se trabaja fortaleciendo la identidad de las mujeres y fomentando su participación en la toma de decisiones de la comunidad. Ahora, “las mujeres pueden ir a las Asambleas de sus comunidades y opinar sobre los diferentes asuntos, como las tierras, el agua, las cosechas. Antes, una mujer indígena no podía hablar sobre asuntos de tierra, ya que se consideraba que era un tema de hombres” ha comentado Cecilia. A nivel regional está la Red de Organizaciones de Mujeres de Ixcán (ROMI) que coordina a todas las organizaciones de mujeres existentes y establece reuniones generales con las delegadas de casa comunidad para hablar sobre nuevas iniciativas. Uno de los últimos logros de la ROMI ha sido la aprobación de Acuerdos Comunitarios sobre la regulación de las bebidas alcohólicas. Los hombres “consumen mucho alcohol, gastan el dinero de la familia, provocan peleas y cuando regresan a la casa se ponen violentos con sus mujeres”, por eso, ha explicado Cecilia, las mujeres demandaron una regulación de su venta.

Las mujeres se han transformado de víctimas a defensoras activas de sus derechos. “Esto supone dos retos importantes. Las mujeres sienten presión de sus familias y para una mujer llegar a ser autoridad es difícil, ya que tiene que trabajar, cuidar de los hijos e hijas, ser ama de casa, aportar economía a la casa y ocupar un puesto de autoridad se convierte en un añadido.” Los retos para redistribuir el poder “son muy grandes e implican cambios estructurales de participación”, ha subrayado Cecilia.

Entreculturas trabaja desde 2008 con la Asociación Puente de Paz como socio local. Actualmente están en ejecución varios proyectos, uno de ellos aprobado por la Diputación de Huelva por un total de 26.576,58 €. De esta forma, contribuirá a fortalecer la autoestima, organización y capacidades de las mujeres de Ixcán, para que tengan un papel más protagónico en la toma de decisiones y en la lucha por el ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales. Con esta intervención se espera contribuir a medio plazo a la transformación de las condiciones de exclusión, subordinación y violencia.

Por todo esto, Vázquez Olivera se ha mostrado muy agradecida tanto a la institución provincial como a los ciudadanos de Huelva.

La charla se ha acompañado de la exposición de imágenes de la Campaña “Muévete por la Igualdad. Es de justicia” promovida por Ayuda en Acción, InteRed y Entreculturas, con la colaboración de AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), enfocada en la sensibilización y en la incidencia política en el norte, con el objetivo de hacer visible la situación de las mujeres del sur y su lucha por mejorar sus condiciones de vida, así como reivindicar la necesidad del cumplimiento de los acuerdos internacionales firmados por nuestros gobiernos.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies