EL LABERINTO
¿Para qué derechas o izquierdas?
[Javier Berrio]

1

Javier  Berrio¿Ser de izquierdas o ser de derechas respecto de qué cosa preexistente? Lo planteo de otro modo, ¿existe la izquierda como antítesis de otra cosa que se llama derecha y viceversa o debemos considerar a ambas como pensamientos y praxis independientes de la existencia de la otra? Según Norberto Bobbio, la una es antagonista de la otra y lo positivo de la una es negativo en la otra, y al revés. Dejando atrás cómo y por qué históricamente vienen a existir movimientos de izquierdas y de derechas dentro de los sistemas democráticos –no creo que nos interesen en absoluto los regímenes totalitarios de un signo o de otro para llegar a hablar de las posiciones de centro-, lo importante es visualizar hasta qué punto hoy en día son o no tan diferentes unos y otros en la defensa de no sé qué capas sociales.

Hasta hace no mucho tiempo, se consideraba que la izquierda se basaba en la búsqueda de la igualdad entre las personas y que la derecha defendía lo contrario y se centraba más en posiciones de dejar a cada cual conseguir lo que podía. La práctica administrativa demuestra la falacia de estos supuestos y ni la izquierda está por esa igualdad –es más, los políticos de izquierdas en España, especialmente los socialistas, han pasado a representar una casta separada del conjunto de los ciudadanos y disfrutando de notables prebendas-. En cuanto a la derecha, ni la conservadora, a la que nunca le ha preocupado algo como lo que diré, ni la liberal, se han mostrado como defensoras de la igualdad de oportunidades y, por lo tanto, también han pasado a constituir casta endogámica alejada del resto de los ciudadanos y en igualdad de condiciones que las nomenclaturas de izquierdas. Visto así, hoy en día, ni derecha ni izquierda conforman corpus ideológicos coherentes ni creíbles, sino estructuras de poder cerradas y conscientes de su papel en un sistema de oligarquía política en el que los líderes de los partidos políticos deciden el diseño de toda la política del Estado. Si no, véase como los líderes de PSOE y PP se pusieron de acuerdo en horas para reformar la Constitución limitando la capacidad de endeudamiento del Estado, atendiendo a los intereses de los mercados y de Alemania y abandonando a los ciudadanos a su propia suerte.

Defender el centro político ahora resulta difícil porque el concepto de los ciudadanos es que al final el comportamiento de todos es el mismo. Además, después de las últimas elecciones generales que auparon al poder al PP con un programa presuntamente centrista y regeneracionista que ha sido incumplido de cabo a rabo, no creo que el patio esté para escuchar lo que pensará pura milonga. No obstante, desde un punto de vista descriptivo, el centro deberá caracterizarse por aquellas políticas que sigan situando a la persona como médula y fin último de cualquier acción política y esas actuaciones sólo deberán buscar el bien de ese individuo, comenzando por el disfrute de todos los derechos civiles y la garantía de absoluta autonomía personal, económica y política; las políticas de centro, desde la transversalidad política y estratégica si se quiere, habrán de garantizar que cada ciudadano que desee hacerlo, tenga ante sí la posibilidad de desarrollar sus capacidades en beneficio de su proyecto de vida. Las políticas de centro darán por supuestas las suficientes medidas de solidaridad social que garanticen la paz y cohesión social que sigan garantizando la iniciativa individual y la responsabilidad colectiva. Es más, ese conjunto de personas libres y realizadas deberían contribuir al necesario mantenimiento de servicios comunes que garanticen el acceso de todos a la educación, a la sanidad y a la justicia, por enumerar algunos servicios esenciales.

Compartir.

1 comentario

  1. Es usted muy gracioso, con su intento de “neutralidad”.
    Me podría decir en que grupo de los que cito se encuentra eusted:

    a) Simplemente es un currante, que supongo me va a decir que sí o
    b) ES DE LOS QUE VIVEN A CUENTA DEL TRABAJO DE LOS “CURRANTES”.

    Fijese que simple y sencillo es explicarloa, casi todo, hasta las dos españas que vuelven a estar a punto de estallar otra vez.

    Claro que en un País, donde los “currantes” de a pie, los que sudan la camiseta, no los que van de vacaciones y la lían, votan a la extrama derecha, pues ya me contará.

    No se sabe si dicha votación incluye al niñato Carromero, apadrinado por todo el aparato del PP y muy especialmente la Espe, si hombre el majadero este que por conducir chupado, como le debe de haber enseñado su bien amado ex-presidente en compañía de la Botella,lio la que lio, pero claro, su sueldo, aun incluso en prisión abierta es de 50.000 euritos por lo que al no ser ya lo que llamamos un proletario, pues eso. Está claro que siempre tiene que haber excepciones ¿verdad?

    Partiendo de aquí podemos entrar en verdaderos principios filosóficos sobre su inútil artículo

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies