Abriendo Puertas recibe un Vázquez Díaz del legado de Francisco Garfias

0

Entrega de la obra del legado de Curro Garfias.

La Asociación Abriendo Puertas que trabaja por la atención y la formación de jóvenes discapacitados, ha recibido en los últimos días un cuadro de Vázquez Díaz, proveniente del legado del escritor y poeta Francisco Garfias, que quiso tener presente en su testamento a este colectivo tan sensible.

Los albaceas del testamento del escritor, poeta e investigador moguereño Francisco Garfias López, hicieron entrega a los responsables de la Asociación de Jóvenes Especiales «Abriendo Puertas» de la obra de Daniel Vázquez Díaz con el objeto de que la entidad pueda conseguir fondos con su venta o subasta, y hacer frente así a la precaria situación económica por la que atraviesa, al haberse limitado su financiación debido a los numerosos recortes que se han producido en las ayudas económicas tanto de administraciones como de fundaciones públicas y empresas, unas colaboraciones de las que depende en buena parte la continuidad de este proyecto social.

La presidenta de Abriendo Puertas Montemayor Gómez y el gerente Raúl Custodio recibieron de manos de Francisco y Gema López el cuadro del gran pintor nervense, y agradecieron el generoso gesto de Curro Garfias que siempre sintió un cariño especial hacia los integrantes de esta asociación, a los que el desaparecido poeta se refería como «mis niños».

Durante el acto de entrega, realizado en la vivienda en la que nació y murió Garfias al cumplirse el segundo aniversario del fallecimiento del poeta, varios de los chavales de la asociación recordaron la entrañable visita que realizaron al que fuese Premio Nacional de Literatura, pocos meses antes de que éste cayera enfermo, recibiendo también de los albaceas una fotografía de aquella visita en la que el poeta posa en el patio de su casa rodeado de jóvenes.

El cuadro donado a Abriendo Puertas es una pintura que lleva por título La Casa del Canal, y cuenta en su reverso con una dedicatoria firmada por el autor dedicada a Garfias en la que se lee «Al querido poeta y eterno amigo», no en vano, el escritor moguereño y el pintor nervense mantuvieron una permanente y estrecha amistad cuando ambos residían y trabajaban en la capital de España.

Vázquez Díaz y Garfias se conocieron por primera vez mientras el artista de Nerva trabajaba en sus famosos frescos de La Rábida entre 1930 y 1931, siendo el moguereño apenas un niño que acompañaba a uno de sus tíos en sus visitas al gran pintor que trabajaba en el monasterio. Años más tarde Vázquez Díaz llegó incluso a visitar la casa de Garfías y conoció las inquietudes pictóricas del muchacho por lo que, cuando el poeta se trasladó a vivir a Madrid, una de sus visitas obligadas cada semana, era el estudio del artista de Nerva, considerado ya uno de los grandes pintores del siglo XX en España.

La intensa relación personal que mantuvieron ambos llevó al moguereño a posar en repetidas ocasiones para el artista, que realizó varios retratos y bocetos de Garfias, y utilizó su cuerpo y sus manos como modelo para su famoso retrato de Juan Ramón Jiménez.

El profundo conocimiento que el poeta tenía tanto de la obra como de la persona del artista de Nerva, dieron como resultado la más completa y documentada biografía sobre el genio pictórico onubense, «Vida y Obra de Daniel Vázquez Díaz» escrita por Francisco Garfias en 1972.

Los responsables de Abriendo Puertas agradecieron el generoso gesto del desaparecido poeta a quien calificaron «como una persona tremendamente sensibilizada hacia los problemas de este colectivo, y un hombre generoso que siempre colaboró en todo lo posible con su pueblo y con sus paisanos».

Desde la asociación se están realizando ya gestiones para conseguir que la posible venta o subasta de este importante legado artístico del fondo Garfias contribuya en la mayor medida posible a paliar los graves problemas económicos que ponen en peligro la importante labor social que realiza Abriendo Puertas

Compartir.

Leave A Reply