El PA dedica el Día contra la Violencia de Género a la joven isleña agredida en Lepe

0

Isabel López y María del Carmen Beltrán durante la lectura del manifiesto.

Este domingo, Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, los andalucistas isleños han querido sumarse, como otros años, a esta protesta silenciosa y que ha congregado a numeroso público para oír y apoyar el Manifiesto Andalucista en el que se pide, entre otros asuntos, el cumplimiento íntegro de las penas del maltratador.

Ante medio centenar de simpatizantes, militantes y numerosos isleños sin color político alguno, la vicesecretaria local andalucista, Isabel López, y la secretaria de Juventudes, María del Carmen Beltrán, con un gran lazo como símbolo de la lucha contra el maltrato machista como testigo, han dado a conocer el Manifiesto Andalucista contra la Violencia hacia las Mujeres de este año 2012, dedicado a la isleña recientemente agredida en Lepe y cuyo autor “ha tardado menos en ponerse en libertad que en ser detenido”.

López fue desgranando cada renglón, cada párrafo del documento que aporta la denuncia explícita contra la misma sociedad, como la exigencia del cambio de las leyes y, entre otros asuntos, pidió “el cumplimiento íntegro de penas para el maltratador, sin posibilidad de que los condenados por sentencia judicial firme no ingresen en prisión a cambio de asistir a cursos de rehabilitación”, además de “un registro público de condenados por sentencia firme por maltrato”.

“Desde 1999 al día de hoy -siguió la andalucista-, los andaluces podemos lamentarnos y avergonzarnos de haber dejado morir a 173 mujeres en nuestra tierra de las 858 españolas asesinadas por sus parejas en estos doce últimos años. En lo que va de año, el total de mujeres víctimas mortales de violencia contra la mujer en España son 49 y, de ellas, 6, lo fueron en territorio andaluz. Pero la desgracia no queda ahí, porque a ésta hay que sumar los 31 huérfanos que vivirán siempre con el recuerdo de que su madre murió a manos de un maltratador”.

Por estos motivos y otros, Isabel López pidió el cambio urgente de la legislación, porque “entendemos que no bastan manifestaciones silenciosas ni actos populares de repulsa, porque hasta esos gestos de protesta, por su habitualidad, los hemos convertido en cotidianos. Y es que, cuando la agresión física se produce, con o sin resultado de muerte, quien tiene en sus manos el cambiar el rumbo de esta situación, tiene ya poco que hacer, salvo apoyar a las víctimas, si han logrado sobrevivir al ataque, y asesorarlas para que pierdan su miedo y denuncien”.

El texto lo continuó María del Carmen Beltrán al decir que “no podemos obviar que son las mujeres andaluzas, en un porcentaje demasiado alto y contradictorio con la tan traída y llevada Ley de Igualdad, las que educan en el hogar a sus hijos e hijas. Si esos niños y niñas reciben de sus madres, abuelas, tías y otras familiares, instrucciones que les presentan ciertos comportamientos en los hombres como normales, o que les otorgan, por ser de uno u otro sexo, determinados roles societarios, esas niñas y niños terminarán por asumir como ciertas e incuestionables tales enseñanzas y seguirán transmitiendo las mismas, de generación en generación”.

Para terminar, la Vicesecretaria Local Andalucista propuso otras metas para la erradicación de esta lacra social como “que nuestros legisladores no tengan que hablar y distinguir entre hombres y mujeres porque los legislados sabrán que esas normas son indistintamente aplicables a todos; el PA se dará por satisfecho cuando, en el ámbito laboral, el ser mujer no sea un impedimento empresarial para contratarla; el PA se sentirá orgulloso cuando los medios de comunicación no deban retirar anuncios, y los publicistas no reciban llamadas de atención, porque sepan distinguir qué imágenes o frases atentan contra la mujer”.

Otras metas que los Andalucistas consideran alcanzables y por ello dignas de lucha, como que “en ningún Tribunal Español y Andaluz, en el que se esté enjuiciando un delito de índole sexual contra una mujer, se escuche la pregunta a la víctima de cómo iba vestida, porque entonces habremos dejado de considerar a la agredida como incitadora de la agresión; el PA verá sus deseos cumplidos cuando ningún Partido Político haga uso de un tema tan serio como la Violencia de Género para banalizarlo y dejarlo reducido a muletilla en la que apoyar varias de sus propuestas legislativas que, en realidad, persiguen fines muy distintos a esa lucha por erradicar la violencia machista o la discriminación por razón de sexo”.

En definitiva, Isabel López y María del Carmen Beltrán, en nombre de todos los andalucistas isleños, “como último y final objetivo, se propone la descabellada idea de terminar con el 25 de noviembre como Día Internacional de Lucha contra la Violencia de Género, y ello por la sencilla razón de que cuando ello ocurra, será porque dicha violencia habrá sido erradicada definitivamente”.

El acto terminó, como ocurre en todos los actos andalucistas, con el canto del Himno de Andalucía.

 

Compartir.

Leave A Reply