El CB Conquero vence en un partido amistoso de navidad a la prensa por 45-33

1

Partido amistoso entre el CB Conquero y la prensa deportiva.

El Polideportivo Andrés Estrada acogió en la tarde del lunes un partido con protagonistas inusuales. Por un lado se vistieron de corto los componentes del cuerpo técnico y colaboradores del Club Baloncesto Conquero y por el otro, representantes de los medios de comunicación que cubren diariamente la información del equipo onubense en Liga Femenina. Con sensibles ausencias en uno y otro equipo -unos por razones de salud y otros por causas menos justificadas pero al menos hicieron acto de presencia- los improvisados jugadores disfrutaron de un divertido encuentro que entretuvo a la numerosa concurrencia que asistió al choque, entre la que se encontraban varias jugadoras del Toyota Recreativo Conquero. Aunque el resultado final era lo de menos sobre el parqué pudieron apreciarse algunos piques sanos los aprticipantes. Finalmente hubo triunfo para los conqueristas por 45 a 33.

En el equipo del club funcionó a las mil maravilla la conexión Miguel Raluy padre e hijo, deleitó el médico Nacho Vázquez con sus movimientos en el poste bajo, sorprendió Nino “Jordan” Gemio con sus arrancadas y hubo aplausos para las supercanastas del segundo entrenador Hugo Pinto y del administrativo Miguel Ángel Jiménez, gritos de “¡MVP, MVP” para el gerente Richi González y ánimos para el preparador físico Carlos Vallés en sus repetidos intentos por lograr una canasta.

El equipo de la prensa, dirigido -sin mucho acierto ni caso- por Boby Ortiz desde la banda, puso voluntad en sus acciones, sobre todo por parte de Eu Chaparro -máximo anotador con 9 puntos- y Damián Ortiz. Los ‘plumillas’ plantaron cara durante los primeros compases del primer periodo, pero poco a poco fueron desdibujándose en la pista. Lastrados por el escaso porcentaje de acierto de Manolo Saraiva, la mala tarde de Antonio “Duncan” Bendala y la nula aportación de Juanma Romero -desubicado de su posición-, solamente algunos destellos de Mauricio Hidalgo y los triples de Alejandro Díaz consiguieron que, al menos, el resultado no fuese tan escandaloso.

Posteriormente todos los participantes y público asistente disfrutaron de un ágape y una charla distendida en un bar cercano para poner punto final a la convivencia.

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply