Vallan el conjunto megalítico de La Zarcita en Santa Bárbara

1

Visita al conjunto dolménico.

El delegado territorial de Educación, Cultura y Deporte, Vicente Zarza, ha visitado el conjunto megalítico de La Zarcita, situado en el término municipal de Santa Bárbara de Casa para constatar las actuaciones emprendidas por la Consejería de Cultura y Deporte. Durante la visita, el delegado ha estado acompañado de la alcaldesa del municipio andevaleño, Gonzala Gómez, y de los técnicos del servicio de Bienes Culturales de la delegación territorial.

La Consejería de Cultura y Deporte ha llevado a cabo actuaciones de vallado y señalización del conjunto megalítico de la Zarcita en el contexto del Proyecto Uaditurs, adscrito a la segunda convocatoria del Programa de Cooperación Transfronteriza España-Portugal (POCTEP) 2007-2013 cofinanciado con fondos FEDER.

El conjunto megalítico se integra en el Itinerario Cultural Transfronterizo definido en el contexto del referido Proyecto Europeo (conocido como Ruta Dolménica) y es por ello que se le dota de una señalización patrimonial homogénea que enfatiza su unidad y coherencia interna. El Conjunto Megalítico se vincula así a otros relevantes registros arqueológicos como el Dolmen de Soto de Trigueros o el Conjunto Dolménico de El Pozuelo en Zalamea La Real sobre lo que la Consejería está desarrollando relevantes actuaciones de investigación arqueológica, restauración y puesta en valor.

Las estructuras megalíticas se encuentran en terrenos de titularidad privada, hecho que ha impedido hasta la fecha acometer actuaciones integrales de excavación arqueológica y restauración patrimonial. Gracias a los acuerdos adoptados con la propiedad y en Colaboración con el Ayuntamiento de Santa Bárbara de Casa se ha conseguido la puesta a disposición de las administraciones públicas de los suelos que ocupan estas estructuras, permitiendo así iniciar el proceso de intervención sobre las mismas.

La primera actuación acometida por la Consejería ha sido el vallado perimetral de los yacimientos para evitar los daños derivados del laboreo agrícola y de la acción del ganado porcino. Como siguiente paso se ha dispuesto una señalización patrimonial del Conjunto que permitirá la debida interpretación de estos bienes culturales de cara a la articulación futura de un régimen de visitas al yacimiento que pasará por la previa excavación y puesta en valor de estos bienes culturales.

Se ha iniciado así un proceso que persigue la recuperación para la ciudadanía de este relevante registro arqueológico, apostando por su integración en un itinerario cultural, su señalización y su futura puesta en valor en el contexto de actuaciones de excavación arqueológica y restauración patrimonial.

Se rescata con esta iniciativa una página más de la relevante historia de nuestra Provincia que viene a significar el claro influjo de las civilizaciones celtíberas en los límites ya casi de la turdetania llegando hasta estas estribaciones del suroeste peninsular que hoy conforman la provincia de Huelva.

Historia del conjunto megalítico

El conjunto megalítico, que se sitúa cronológicamente en la primera mitad del III milenio a.n.e., está formado por el poblado fortificado del Cabezo de los Vientos y los sepulcros de falsa cúpula (tholoi) del Cabezo del Molino, Cabezo del Tesoro (o de la Zarcita), suerte del Bizco y Charco del Toro.

El poblado fortificado, dotado de un perímetro amurallado con torreones circulares, se ubica en una colina dominante de las Cumbres de la Zarcita, controlando de manera directa las fértiles tierras agrícolas de la Raña. La necrópolis se establece a su alrededor y se sitúa en una serie de pequeñas elevaciones en un radio de menos de 1 kilómetro. Definidas tipológicamente como tholos, presentan cámaras con bóvedas construidas mediante aproximación de hiladas de mampostería, pudiendo estar provistas o no de corredor de acceso.

El conjunto de La Zarcita define un paisaje agrícola prehistórico en el que se reivindica la pertenencia de la tierra que se explota mediante la ubicación del poblado en una elevación para el control visual, además de la construcción de la necrópolis como forma de legitimación de un espacio, por medio de la filiación de los ancestros a un espacio sacralizado.

 

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply