La mujer de Santiago del Valle guarda silencio en un ‘juicio virtual’

0

La presencia de Isabel García en el juicio ha sido virtual. (Julián Pérez)

En poco más de quince segundos ha quedado despachada una declaración que se llevaba esperando más dos años, la de Isabel García, esposa del asesino de la pequeña Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, acusada de falso testimonio por mentir en el juicio por el crimen de la niña (febrero de 2011). García guardó entonces las espaldas al pederasta y apuntó a su cuñada, Rosa del Valle, como única autora, según información que publica Rosa Font en http://pagina3huelva.es/ .

Isabel García aparece en la sala a través del ordenador.

Según lo previsto, no ha habido cara a cara entre las dos mujeres que escoltaron al pederasta hasta que ingresó en prisión en la primavera de 2008, tras su detención por el asesinato. En esta ocasión, con las tornas cambiadas: Isabel García, en el banquillo; Rosa del Valle, de acusación particular.

En el Penal 2 de Huelva, un juicio virtual con cuatro escenarios diferentes que ha puesto a prueba el temple de la sala -personal judicial y público incluidos-, y ha sacado una vez más los colores a la Administración de Justicia al quedar a la vista los medios y la tecnología de las que disponen los órganos judiciales.

Por dos veces consecutivas, la esposa de del Valle ha confesado amnesia: no recordaba su relato en el juicio de 2011. A renglón seguido, ha anunciado que se acogía a su derecho a no declarar, para guardar silencio durante la hora y media aproximadamente que ha durado la vista. Con Isabel García en modo espera, desde la sede judicial de Almería (donde tiene su residencia), comenzaba la ronda de conexiones vía videoconferencia desde Huelva, con los restantes escenarios dispersos de punta a punta de Andalucía.

El enlace siguiente llevaba a Sevilla, a la sede del Instituto de Medicina Legal (IML), con problemas para conectar, interrupciones y saltos de imagen y de audio.

El forense que en diciembre de 2008 examinó a García, estando internada en el centro penitenciario de Sevilla, se ratificaba en su informe y en su diagnóstico. Retraso mental y deterioro mental leve, con episodios de ansiedad sufridos por la mujer en distintos momentos de su vida, inestabilidad y dependencia emocional, rasgos (estos últimos) de un trastorno de personalidad inespecífico que, según el especialista, no modifica sus facultades psíquicas. “Isabel García sabe lo que quiere y es capaz de discernir entre la verdad y la mentira”, ha concluido el forense.

“Sí , soy Rosa del Valle”. Con voz clara y en tono alto, comenzaba la conexión con el último de los escenarios, la prisión de Córdoba, donde la hermana del pederasta se encuentra cumpliendo condena (nueve años) como cómplice del crimen de la niña. Por primera vez en el juicio de hoy, se pronunciaba el nombre de Mari Luz. Lo hacía casi de puntillas el fiscal, Alfredo Flores, durante su interrogatorio a Rosa. “Lo que dijo en el juicio es una invención de ella. No contó nada de mi hermano. Mintió, su objetivo era sólo hacerme daño a mí”, ha respondido. A preguntas de la defensa de García, Leonardo Ponce, ha manifestado que no tomó la palabra el final del juicio para acusar a su cuñada de mentir por consejo de su abogado, Manuel Domínguez Salcedo, que al finalizar aquella sesión ya pidió que se dedujera testimonio por un posible falso testimonio de la esposa de del Valle.

Las partes han elevado sus conclusiones a definitivas. El fiscal, que ha solicitado que se reproduzca la parte de la declaración que García hizo en los juzgados de Madrid (febrero de 2011) en la que reconoce que mintió en el juicio por el crimen, ha comparado su escrito de acusación como “una novel a por entregas” por la evolución en las declaraciones de la acusada. Flores ha incidido en el valor de la pruebas documentales y ha calificado “de complejo y muy grave” el delito de falso testimonio cometido por la mujer. “Isabel sabía lo que hacía, proteger a su marido y atacar a su cuñada”. “La patología que presenta, la dependencia de su marido, sólo explica por qué lo hace”.

Domínguez Salcedo ha abundado en el ánimo de la acusada en hacer daño a su defendida, por la que sentía –ha manifestado- “una malquerencia manifiesta”. Respecto a su estado mental, ha considerado que “si Isabel tuviera una enfermedad mental real, mantendría su declaración antes, durante y después del juicio y, sin embargo, al comienzo de la instrucción por el asesinato, culpó a su marido”. Las acusaciones solicitan dos años de cárcel para la mujer del pederasta.

Desde la defensa, Ponce ha incidido en dos ideas. Una, que si su cliente mintió en el juicio de 2011, Rosa del Valle, tuvo la oportunidad al final de la vista de tomar la palabra y desvirtuar la declaración de su cuñada y no fue así. Y dos, que la acusada tiene alteradas sus capacidades y una fuerte dependencia del marido. “Esa relación de dependencia menoscaba su capacidad volitiva. Ella tiene el convencimiento de que Rosa es autora y el código penal no castiga emitir un juicio de opinión”.

UN JUICIO ‘VÍA PLASMA’, A SALTOS Y CON CORTES

Desde calificativos de “surrealista” hasta comparaciones con sketch televisivos de Gila. Tanto el magistrado como el fiscal y los letrados han hecho un paréntesis en sus intervenciones finales para evidenciar las condiciones en las que se ha desarrollado la vista por los medios técnológicos, de forma especial por las conexiones ‘vía plasma’ (una pequeña pantalla) cortadas y a saltos con acusada, perjudicada y perito. “Se ha puesto a prueba la paciencia de los trabajadores de este juzgado. Cualquier parecido con un juicio, ha estado muy lejano en algunos momentos durante la vista”, ha remarcado Balerdi.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies