Teleasistencia gestiona una media de 1.020 llamadas diarias en la provincia de Huelva

0

El Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía ha gestionado en la provincia de Huelva 1,9 millones de llamadas desde su creación en 2002. En concreto, durante el ejercicio 2012 atendió una media de 1.020 llamadas diarias a usuarios onubenses, lo que ha supuesto un total de 372.195 llamadas el pasado año, según el balance de actividad de esta prestación.

De las llamadas que los beneficiarios han realizado al SAT pulsando el botón de su dispositivo, una parte importante se han producido por motivo de conversación y compañía (el 64% de las recibidas), de ahí el relevante papel que juega esta prestación para paliar situaciones de soledad y aislamiento social. También destacan las llamadas por motivo de emergencia (el 16,8%) o para solicitar algún tipo de información (19,26%).

Entre las llamadas gestionadas, también están las que los propios profesionales del SAT realizan desde la central, ya sea para movilizar recursos en caso de emergencias, dar aviso a familiares o contactos en caso de necesidad, para proporcionar alguna información de interés, hacer un seguimiento periódico del estado de las personas beneficiarias, recordar una cita médica o para actualizar sus datos de forma que se garantice una prestación de calidad, eficaz y eficiente.

Además de la gestión de llamadas, desde el SAT se realizan visitas de seguimiento domiciliario, con el propósito de incrementar la eficacia del servicio, así como la percepción de seguridad en las personas usuarias, revisando y actualizando los datos inicialmente recogidos y el uso del dispositivo de teleasistencia, además de obtener nueva información de utilidad para la gestión del servicio.

En la actualidad, el SAT cuenta con 10.440 titulares en Huelva. Estas personas, sin moverse de su domicilio y con tan sólo apretar un botón, se ponen en contacto a través de una línea telefónica con el equipo de profesionales que atiende este recurso social.

No obstante, son muchas más personas las que se benefician en Andalucía de este servicio, ya que hay que añadir, como personas beneficiarias del SAT, a aquéllas que conviven con los titulares y que también tienen más de 65 años, así como a los cuidadores y las cuidadoras de las personas en situación de dependencia que, de igual manera, también disfrutan de las prestaciones del SAT, puesto que pueden hacer uso del dispositivo de teleasistencia y se les presta la misma atención. Teniendo en cuenta a todas estas personas beneficiarias, el SAT daría cobertura en la actualidad a 15.916 onubenses.

A través de este servicio, que funciona de forma ininterrumpida, las 24 horas del día, todos los días del año, la Consejería de Salud y Bienestar Social favorece la autonomía de las personas mayores, personas en situación de dependencia y personas con discapacidad, así como la permanencia en sus domicilios e integración en su entorno, y les proporciona acompañamiento, atención ante situaciones de emergencia o demandas sanitarias, así como apoyo para los familiares que asumen su cuidado.

A este servicio de teleasistencia pueden acceder las personas residentes en Andalucía mayores de 65 años con el único requisito de ser titular de la Tarjeta Andalucía Junta Sesentaycinco, personas en situación de dependencia que tengan prescrita la teleasistencia en su Programa Individual de Atención y las personas con más del 65% de discapacidad entre los 16 y los 65 años de edad.

Además, el 65% de las personas titulares se benefician de este servicio de forma gratuita. El resto de personas cuentan con bonificaciones dependiendo de sus circunstancias personales y su capacidad económica.

Integración con el 061 y Salud Responde

En 2012 concluyó la implementación de un proyecto tecnológico para la integración de las plataformas del Servicio Andaluz de Teleasistencia y de los servicios de emergencias 061 y de Salud Responde, con el objetivo de proporcionar un servicio integrado de alta calidad para la asistencia social y servicios sanitarios. Las personas beneficiarias del SAT pueden dar aviso de una emergencia, solicitar una cita médica o pedir un consejo sanitario, con sólo apretar el botón del dispositivo instalado en su domicilio.

Desde el SAT se proporciona a las personas beneficiarias una respuesta inmediata ante situaciones de emergencia (enfermedades, accidentes, caídas…), prestando una atención directa y movilizando o contactando con los recursos externos necesarios, dando aviso a familiares o a quien la persona decida en caso de necesidad y realizando un seguimiento posterior a la situación de emergencia.

La gestión de estas situaciones de emergencia sanitaria se realizan mediante la movilización del 061 a través de una aplicación informática que permite la transmisión de información ‘on line’ entre los centros coordinadores de urgencias y del SAT. Dicha aplicación facilita el trasvase de forma automática, tanto de la llamada del usuario como de los datos necesarios para la gestión de la situación de emergencia sanitaria.

Entre las ventajas de la integración de estos servicios se encuentra que la persona beneficiaria puede acceder a los servicios de salud con sólo pulsar el botón de su dispositivo de teleasistencia, resolviéndose la demanda de una forma directa y rápida.

Perfil de los usuarios

Por otra parte, en 2012 se finalizó una investigación desde el SAT sobre el perfil de las personas usuarias a las que atiende. Por las propias características de la población a la que presta su servicio, las conclusiones obtenidas en este estudio han permitido profundizar en el conocimiento de la población mayor de 65 años de Andalucía, adentrándose en aspectos como sus hábitos y aficiones, el uso que hacen de las nuevas tecnologías, el nivel de estudios, su estado de salud y grado de autonomía personal, estado civil, formas de convivencia y las características de sus viviendas.

El perfil general de la persona usuaria del SAT según esta investigación se corresponde con el de una mujer de 82 años, viuda, que vive sola, toma medicación diariamente y cuenta con autonomía personal aunque necesita ayuda sobre todo para la utilización de medios de transporte y hacer la compra. Tiene estudios primarios y no está familiarizada con las nuevas tecnologías aunque comienza a usar el teléfono móvil. De las personas mayores de 65 años, sólo el 3% es usuaria de internet. De esas personas, las que más navegan son las que están entre los 65 y los 70 años.

Las actividades para las que necesitan más ayuda son la utilización de medios de transporte y hacer la compra. Las mujeres disfrutan de mayor autonomía personal que los hombres. De las actividades básicas de la vida diaria, para la que cuentan con mayor autonomía es para la alimentación y para la que menos, el aseo personal.

Entre las aficiones más destacadas de las personas mayores de 65 años se encuentran la televisión, la realización de labores, la lectura y el deporte o paseo. Por último, el 86% de las personas mayores de 65 años cuentan con estudios primarios, el 12% no tiene estudios y sólo el 2% cuenta con estudios secundarios o universitarios. Hay más mujeres sin estudios que hombres.

Satisfacción general con el servicio

La satisfacción de las personas usuarias ha ido incrementándose año tras año a lo largo de su evolución, tal y como señalan los resultados de las encuestas de satisfacción anual, siendo de 9,8 la puntuación otorgada al servicio en la última encuesta realizada (en una escala de 0 al 10).

Los titulares otorgan una valoración muy alta a los diferentes aspectos del SAT, destacando la atención recibida por parte del personal (el 95,84%) y la frecuencia con la que se ponen en contacto con ellas, así como a la facilidad de acceso y servicio técnico.

Un 94% de las personas encuestadas se sienten satisfechas con el servicio por la tranquilidad y seguridad que les aporta en su domicilio y porque se sienten más acompañadas. Asimismo, un 94% considera que el servicio es muy fácil de utilizar y que cuando han realizado alguna solicitud se ha resuelto de forma muy eficaz. Además, el 99,54 % de las personas lo recomendarían a sus familiares y amigos/as.

Además, también en 2012, desde el SAT se ha realizado una encuesta a los familiares de las personas titulares sobre la conciliación de la vida personal, laboral y familiar con el fin de analizar en qué medida ha influido este servicio en su calidad de vida, en los aspectos laborales, de salud física y emocional, así como en la disponibilidad de tiempo de ocio. Los familiares han valorado con un 9,3 de media su satisfacción con dicho servicio (en una escala del 1 al 10), siendo la rapidez, la eficacia, la tranquilidad, la seguridad, amabilidad, cercanía y disponibilidad 24 horas, las cualidades más destacadas.

El 97% de los familiares de personas usuarias del Servicio Andaluz de Teleasistencia afirman que su calidad de vida ha aumentado desde que cuentan con este servicio, haciendo especial mención a la resolución de las llamadas de emergencia destacando la gestión rápida, la movilización de recursos, la localización de los contactos y las llamadas de seguimiento. El 95% de los familiares se sienten más apoyados desde que cuentan con el servicio y el 98% consideran que se encuentran mucho más tranquilos.

Otro de los aspectos valorados es la medida en que este servicio de teleasistencia favorece la conciliación laboral de las personas que están al cuidado de sus familiares. Con respecto a las oportunidades laborales, el 81% de las personas encuestadas opinan que el servicio facilita a los familiares el poder trabajar fuera de casa.

Un 99% de las personas usuarias del Servicio Andaluz de Teleasistencia también han valorado como “muy satisfactoria” la atención recibida en situaciones de emergencias y volverían a hacer uso del botón de teleasistencia si se le planteara una situación similar. Este dato se extrae de una encuesta realizada a personas beneficiarias que dieron aviso de una emergencia a través del dispositivo de teleasistencia instalado en su domicilio.

Entre los resultados de estas encuestas destaca la localización de los familiares para avisarles de la emergencia, que es una prestación valorada con las máximas puntuaciones por el 88% de los usuarios. El seguimiento que se realiza tras la resolución de la situación de emergencia es igualmente muy valorado por el 99% de las personas encuestadas.

Por último, el 98% de las personas beneficiarias valoran de forma muy positiva el apoyo y acompañamiento que se les ofreció durante la emergencia y el 99% de los encuestados afirmaron que la teleasistencia es el medio más cómodo para dar aviso de una emergencia. La atención recibida por parte del personal de teleasistencia durante las emergencias es valorada con las más altas puntuaciones: el 88% la valora con un 10, el 8% con un 9 y el 4% con un 8 (en una escala del 1 al 10).

 

Compartir.

Leave A Reply