Satse denuncia la situación de la Enfermería en Andalucía

0

El Sindicato de Enfermería (SATSE) ha denunciado la situación crítica que sufre el colectivo de Enfermería en Andalucía como evidencia que, con 4.620 profesionales inscritos en las oficinas de empleo, actualmente uno de cada cuatro profesionales de Enfermería en paro en España está en Andalucía. Mientras, denuncia SATSE, la Sanidad andaluza presenta un déficit de profesionales con una de las peores ratios de enfermeras por habitantes del Estado, con 2,69 enfermeras por cada 1000 habitantes, muy por debajo de la media nacional (3,37) y de los países de la OCDE (8,7).

Ante esta situación, y coincidiendo con el Día Internacional de la Enfermería 2013, que se celebra el domingo 12 de mayo, SATSE ha recordado a la Consejería de Salud la necesidad de apostar por el colectivo de Enfermería, ya que supone invertir en la mejora de la salud de todos y lograr mayores ahorros en gasto sanitario. La labor que realizan las enfermeras debe valorarse en una doble vertiente, apunta el sindicato, de un lado por la atención y cuidados que prestan a los ciudadanos y, de otro, como agente esencial en la racionalización, control y rebaja de los costes sanitarios.

A modo de ejemplo, el Sindicato ha recordado que, en 2011, según los últimos datos estadísticos de la Consejería de Salud, los profesionales de enfermería realizaron tan solo en Atención Primaria más de 20,5 millones de consultas, de las que más de 3,6 millones fueron en el propio domicilio del paciente. De igual forma, en el mismo año las enfermeras realizaron 258.758 intervenciones de Cirugía Menor y en Andalucía desde 2009, se han realizado un total de 2.475.040 órdenes enfermeras, una actividad de la que la propia Administración andaluza reconoce que lejos de suponer un incremento del gasto, se ha producido un ahorro del mismo.

Incremento del paro

A pesar del papel crucial de la Enfermería para el mantenimiento y sostenibilidad en el Sistema Sanitario, SATSE ha lamentado que las medidas de recorte puestas en marcha tanto desde el Gobierno Central como el Autonómico conllevan, entre otros perjuicios, el despido de profesionales en unas plantillas ya de por sí mermadas y la disminución de la contratación, en lugar de propiciar la adecuación de las plantillas con las necesidades reales de los centros y de los usuarios.

En este sentido, la organización sindical ha subrayado que se ha producido una pérdida de puestos de trabajo de Enfermería en los últimos años y el consiguiente incremento del paro entre una profesión que siempre ha gozado de buenas expectativas laborales. Así, entre diciembre de 2010 y marzo de 2013 en Andalucía se ha registrado un incremento del 226 por ciento del paro en Enfermería, pasando de 1.414 profesionales registrados como demandantes de empleo a los 4.620 actuales según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). (Ver cuadro 1)

Además, en los últimos meses la destrucción de empleo se ha incrementado como evidencia los datos recopilados por SATSE pues sólo entre diciembre de 2012 y marzo del año en curso se han incrementado en más de mil los profesionales de Enfermería en paro, de 3.622 a los 4.620 actuales. En todo el Estado hay 18.960 profesionales de enfermería demandantes de empleo, de forma que una de cada cuatro enfermeras en paro en España es de Andalucía.

Este aumento del paro, recalca el Sindicato de Enfermería, se está traduciendo en una destrucción de empleo enfermero más que a la ausencia de puestos de trabajo, ya que el número de nuevos profesionales titulados es equivalente a los que abandonan la labor profesional por jubilación o incapacidad permanente. Además, a los registrados en los servicios públicos de empleo hay que sumar los más de 32.000 profesionales inscritos en la categoría de Enfermería en la Bolsa de Empleo del SAS.

Déficit de plantilla

Con el panorama actual, a juicio del Sindicato de Enfermería, la apuesta por la Enfermería de la que quiere hacer gala la Consejería de Salud de Andalucía es una burla mientras se mantenga las ratios actuales de profesionales y se continúe destruyendo y precarizando el empleo enfermero.

Así, según los datos recopilados por SATSE, mientras que en los países del entorno, la media es de 8,7 enfermeras por 1.000 habitantes, en España, según los últimos datos disponibles de la OCDE y que son de antes de las crisis, tan solo hay 3,37 enfermeras por 1.000 habitantes, y en Andalucía aún menos, con 2,69. (Ver cuadro 2)

De otro lado, la Sanidad andaluza es la peor dotada de todo el Estado si se estudia la proporción médico/enfermera, con 1,25 enfermeras por cada médico, inferior a la media nacional (1,45) y de los sistemas sanitarios de la OCDE (2,77). (ver cuadro 3) Según la ratio recomendada por los organismos internacionales, recuerda SATSE, la proporción debería ser de tres enfermeras por cada médico.

Funciones esenciales

A juicio de SATSE, la escasez de profesionales, así como la progresiva precariedad de sus condiciones laborales, conlleva una pérdida de la calidad de la atención que se ofrece a los ciudadanos e, incluso, mayores riesgos para la salud de las personas atendidas.

La organización sindical entiende que la atención programada a enfermos crónicos, las visitas a domicilio y las acciones preventivas y de educación para la salud son las más afectadas por la disminución de profesionales. Otras actuaciones del colectivo enfermero en Primaria son la atención a la mujer durante y después del embarazo, y la atención a la infancia y personas mayores o con enfermedades en fase terminal y de salud mental.

En relación a la atención especializada, SATSE ha recordado que todas las investigaciones existentes concluyen que el número de profesionales de enfermería en los centros tiene un impacto definido y cuantificable en los resultados de salud y mortalidad de los pacientes.

Al respecto, existe un consenso generalizado en recomendar unos ratios de 4 a 6 pacientes por enfermera en las unidades de hospitalización y no más de uno o dos pacientes en las áreas de críticos. Si no se cumplen, se afirma que la mortalidad aumenta por cada paciente más que se asigna a una enfermera en un centro hospitalario, y, en concreto, destinar ocho pacientes a una enfermera puede tener una sobremortalidad del 31 por ciento.

Alta valoración ciudadana

SATSE ha señalado también que las enfermeras mantienen, pese al creciente deterioro de sus condiciones laborales, el mismo compromiso y esfuerzo por ofrecer la mejor atención posible a los ciudadanos. Buena muestra de ello es que, un año más, el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) refleja una alta satisfacción de los usuarios. En concreto, son uno de los colectivos más valorados por los españoles, con un notable alto (7,96).

De otro lado, la realidad actual del SAS impide el desarrollo efectivo de sus competencias y capacidades y coarta sus expectativas laborales. Por ello, además de lograr que éstas se reconozcan y se plasmen en el día a día de la sanidad de nuestro país, SATSE considera que el futuro de la profesión pasa por lograr que la enfermería tenga mayor presencia en nuevos ámbitos de actuación laboral que generen, además, más empleo.

 

Compartir.

Leave A Reply