Espacio abierto para dueños de perros en el parque de la Esperanza

1

En las próximas semanas, el Ayuntamiento de Huelva, desde su Concejalía de Infraestructuras y Servicios Municipales, habilitará el primer espacio abierto para dueños de perros en el parque de la Esperanza. Se trata de dotar a la ciudad de un lugar donde poder pasear a sus animales de compañía sueltos y en condiciones adecuadas, sin incumplir las ordenanzas municipales y exponerse a las multas que ello implica.

Para ello, se ha acondicionado la zona alta del parque de la Esperanza, para que los perros puedan correr libremente, dando respuesta a un derecho que ampara la Ley. De hecho, el artículo 10 de la ley 5/1997 de protección de los animales de compañía, afirma que ‘los Ayuntamientos habilitarán en los jardines y parques públicos espacios idóneos debidamente señalizados, tanto para el paseo y esparcimiento de los animales como para la emisión de excretas por los mismos’.

Además, como ha apuntado el teniente de alcalde de Infraestructuras y Servicios Municipales, Felipe Arias, “contar con un parque canino en la capital conlleva numerosas ventajas”. Entre ellas, ha destacado la mejora de la calidad de vida de los animales, ya que la oportunidad de socialización favorece el desarrollo y equilibrio mental del animal evitando así conductas agresivas y de mala adaptación al medio que le rodea.

Pero además, con la nueva infraestructura, el Ayuntamiento de Huelva pretende reducir de manera destacada las heces en aceras y calles, con la consecuente mala imagen, ya que con la existencia de un parque de estas características se pretende que se concentren en un único lugar ayudando a la conservación de las vías públicas y al tránsito de todos los ciudadanos. Lógicamente, para ello, el parque contará con la infraestructura necesaria para la recogida de los excrementos. Especialmente importante en este sentido, será la oportunidad para sacar definitivamente los animales de los parques donde hay niños, donde podrán disfrutar sin riesgo de zonas ajardinadas y areneros.

Para lograr estos objetivos, el Ayuntamiento de Huelva ha habilitado en la zona alta del parque de la Esperanza una amplia parcela, perfectamente delimitada y separada de la destinada a parque tradicional, con zonas de sombra, gracias a la frondosidad de la arboleda, bancos para sentarse, alumbrado público reforzado, zona reservada para depositar excrementos de perros y una gran espacio de tierra, ya que el césped requiere mayor mantenimiento y favorece la proliferación de insectos. Tan sólo queda instalar en los próximos días la señalización adecuada para diferenciar las dos zonas e indicar los accesos y normas. En este sentido, es preciso destacar que aunque el Ayuntamiento será quien se encargue del mantenimiento de la zona, los propietarios de los perros también deben cumplir una serie de medidas para que el parque no se convierta en un foco de suciedad. Los dueños de perros tendrán que respetar una serie de normas, entre ellas, destacar que aunque los perros podrán permanecer sin correa, deberán estar siempre acompañados y vigilados por sus dueños.

ACTUACIONES REALIZADAS

El proyecto se ha incluido en las actuaciones realizadas por el Ayuntamiento de Huelva para rehabilitar el parque de la Esperanza, reforzar la seguridad y mejorar su imagen. En este sentido, cabe recordar que al inicio de la primavera, la Concejalía de Infraestructuras y Servicios Municipales trabajó en la mejora de este enclave, centrando las actuaciones en la zona baja del parque.

Entre las actuaciones realizadas destaca el vallado perimetral instalado junto a las terrazas y bancadas que caracterizan el acceso al parque por la calle Cardenal Cisneros, con el objetivo de ofrecer mayor protección, especialmente para los niños. De esta forma, se instaló una valla metálica de dos metros de altura, que protege del desnivel existente. Por otro lado, la actuación incluyó el ensanche de los caminos de tierra, para garantizar el paso de maquinaria de mantenimiento que facilita la limpieza del parque. Además, los caminos se rehabilitaron mediante el tratamiento con albero de 800 metros cuadrados.

En cuanto a las labores de albañilería, supusieron la construcción de más de 700 metros lineales de bordillo de hormigón blanco, tipo jardín, destinado a proteger y delimitar las praderas de césped, que se sanearon y replantaron. También destaca la rehabilitación de la bancada o terraza en la que culminan las escaleras que facilitan el acceso al parque desde la calle Cardenal Cisneros. Mediante su tratamiento con hormigón se consiguió solucionar los problemas en la calzada y generar una amplia zona de descanso, que sirve de hall de entrada al parque.

Otra de las reformas importantes se centró en la renovación de todo el alumbrado público, sustituyendo las viejas farolas de mercurio por luminarias de vapor de sodio que incrementan la calidad de la luz, sin necesidad de mayor gasto energético. De esta forma, con la implantación de 16 nuevas farolas, se ha mejorado la iluminación del parque reforzando con ello la sensación de seguridad.

Para culminar la actuación, se pintaron los muros exteriores, con el objetivo principal de eliminar grafitis y sanear los muretes. Asimismo, se incrementó el mobiliario urbano con nuevos bancos y papeleras, así como la instalación de una balaustrada, modelo prefabricado en hormigón blanco, muy parecida a las existentes en el vecino Parque Alonso Sánchez, con el objetivo de proteger el desnivel existente entre la zona alta y la baja del parque.

EXPERIENCIA PILOTO

Con su apertura, en las próximas semanas, el objetivo del Ayuntamiento de Huelva es poner en marcha una experiencia piloto para, tras analizar los resultados, ampliar la iniciativa con espacios caninos en diferentes puntos de la capital.

Felipe Arias ha apuntado que “si estos espacios funcionan correctamente, desde el Ayuntamiento de Huelva apostaremos por circuitos Agility”. Se trata de un deporte canino que ha adquirido gran popularidad en los últimos años y que consiste en que el perro, sin correa y dirigido por su dueño, supere un circuito de obstáculos. Para ello, deben instalarse elementos como neumáticos, empalizadas, pasarelas, túneles o rampas y postes en zigzag.

Con esta iniciativa, ha dicho Felipe Arias, “pretendemos solucionar un problema de convivencia en la ciudad, poniendo remedio a la carencia de espacios reservados para perros, donde los propietarios podrán disfrutar de la compañía de sus mascotas, sin molestar al resto de los usuarios del parque”.

 

Compartir.

1 comentario

  1. Le han dado un buen lavado de cara a esa parte del parque pero la zona de la ladera, con grandes posibilidades paisajísticas sigue abandonada y maloliente. Espero que la nueva zona para perros agrade a los dueños para que las demás personas puedan disfrutar de la otra zona tranquilamente.

Leave A Reply