EL LABERINTO.
La ciudadanía como alternativa.
[Javier Berrio]

0

Javier  BerrioAceptado que la causa nacionalista es inasumible por el electorado andaluz por las razones que ya he explicitado en otros artículos, es hora de volverse hacia el municipalismo como motor de la regeneración necesaria en todo el Estado. Los ayuntamientos son el germen desde el que esa catarsis es posible y necesaria y pensar que los grandes cambios van a venir desde el centro o desde las comunidades gobernadas por los partidos al uso –PSOE, PP, IU, CIU, etc.-, es no haber aprendido por la vía de los hechos cómo estas formaciones se defienden desde las enormes lagunas democráticas de la legalidad misma.

La crisis nos ha hecho despertar del sueño de las cosas imposibles. Los andaluces sufrimos esta dificultades de forma muy dura, más dura que la media del Estado y mucho más que los territorios más desarrollados. Aunque por primera vez en la historia del Estatuto de Autonomía el PSOE perdió las elecciones en Andalucía y el PP las ganó, el pacto entre socialistas y comunistas permitió a los primeros conservar el poder en coalición con los segundos. Y a todas luces nada ha mejorado y mientras el gobierno de la Junta recorta los salarios a los funcionarios, el parlamento en pleno aprueba la continuidad de los complementos para los diputados de todos los colores políticos presentes, incluidos el popular. Ninguna de las tres formaciones supone, por lo tanto, una solución para Andalucía ni para Huelva y nada hace pensar que en la comunidad las cosas vayan a cambiar.

Así, insisto, la solución está en los ayuntamientos. En ellos deben nacer nuevas fuerzas ciudadanas cuya preocupación por las cosas de todos las afanen, desde la independencia de los partidos tradicionales, en dar respuestas sensatas y con honradez a unos problemas aparentemente irresolubles. Una de esas ambiciones debe ser habilitar a los consistorios con mecanismos de control suficientes para que no se desvíen las partidas y la corrupción sea impracticable. Puede parecer muy difícil llevarlo a cabo pero pienso que con mayoría o condicionándola, los ciudadanos independientes organizados pueden conseguirlo accediendo a los ayuntamientos. Eso es algo que los votantes tienen que entender: no todo está perdido, es posible la esperanza en cosas nuevas y auténticamente ciudadanas. Comprendo que no será fácil seguir pidiendo el voto a unos electores que han visto, elección tras elección, cómo la oligarquía partidaria tradicional ha frustrado la ilusión de los ciudadanos, pero la verdad de la intención y las propuestas novedosas y posibles terminarán convenciéndolos de la necesidad de votar y de hacerlo por algo nuevo.

Huelva no es una isla en esta exigencia democrática. Largos años de gobierno casi personal de Pedro Rodríguez bajo las siglas del PP han dejado a la ciudad en un impase sin parangón. A pesar de todos esos años de administración, el equipo de gobierno se muestra hoy tan desorientado como un principiante. Supieron y pudieron hacer cambiar la ciudad solo en épocas de bonanza y acudiendo a un endeudamiento que sobresale por su audacia en dejar a la capital sin recursos y con la pregunta de cómo se podrá salir de ahí. Honestamente, de verdad creo que sólo una organización ciudadana independiente de nuevo cuño podrá dar respuesta adecuada al escenario de tristeza y empobrecimiento de una ciudad que no merece esto.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies