La Mesa de la Ría acusa a CCOO y UGT de Huelva de venderse a Villar Mir

0
Vista aérea de las balsas de fosfoyesos con la ciudad de Huelva al fondo. (Rodolfo Barón)

Vista aérea de las balsas de fosfoyesos con la ciudad de Huelva al fondo. (Rodolfo Barón)

Ante las últimas revelaciones aparecidas en medios de comunicación sobre las ayudas que Juan Miguel Villar Mir, dueño de Fertiberia, ha venido concediendo a la Federación de Industrias Textil, Piel, Químicas y Afines de CCOO (Fiteqa-CCOO) y a la Federación de Industrias y Trabajos Agrarios de UGT (Fitag-UGT), concretamente a las secciones sindicales de Fertiberia, la Mesa de la Ría ha exigido a “las secciones onubenses de los sindicatos que se quiten la mascara y que expliquen públicamente el porqué de esas ayudas y en qué medida han servido para que ambos sindicatos no levantaran la voz en ningún momento sobre el gravísimo problema de los fosfoyesos en Huelva”.

La Mesa de la Ría mantiene que las donaciones, reconocidas por carta por el secretario general de Fiteqa-CCOO, José Luis Montesinos, así como por Antonio Deusa, secretario general de Fitag-UGT, “ponen de manifiesto que los sindicatos prefirieron vender su voluntad que colaborar activamente en solucionar la catástrofe medioambiental que la empresa de Villar Mir ha generado en las marismas onubenses”.

En el comunicado hecho público consta que esta situación la Mesa de la Ría sospechaba que “aquellos sindicalistas que han sido los grandes defensores de Fertiberia y de los vertidos de fosfoyesos en nuestras marismas, y que anteponían los intereses de la patronal a la de sus trabajadores y a Huelva, pudieran estar recibiendo algún tipo de compensación económica por ello”.

Para la Mesa de la Ría, este hecho “da muestra de la razón por la que CCOO Huelva guardó silencio en lo que se refiere a los fosfoyesos, a pesar de ser un gran defensor medioambiental en los foros nacionales e internacionales, dando muestra de un cinismo intolerable, y de una práctica que se aleja demasiado del verdadero cometido de los sindicatos, doblegándose a la empresa de una forma, cuanto menos, inmoral”.

Según la nota, “el caso de UGT Huelva es más claro, por haber sido el gran defensor de la actividad contaminante de Fertiberia y de los vertidos de fosfoyesos, mirando más por los intereses de quien pagaba estos donativos, que por los del entorno de la ría de Huelva y de quienes vivimos aquí”.

Un cámara graba las balsas de fosfoyesos. (José Carlos Sánchez).

Un cámara graba las balsas de fosfoyesos. (José Carlos Sánchez).

La Mesa de la Ría considera que, ante estas circunstancias, “CCOO y UGT quedan señalados legal y moralmente, y deberían de dar explicaciones a la sociedad en general y a la onubense en particular sobre qué les llevo a aceptar los repetidos donativos de la empresa de Villar Mir”.

Juan Miguel Villar Mir declaró el pasado 27 de mayo ante el juez Pablo Ruz por las supuestas donaciones de su empresa que aparecen, junto a las de otros empresarios, como apuntes de ingresos en la supuesta contabilidad  ‘B’ del PP.

Ante el juez, el empresario aseguró que no había dado dinero alguno ni a PP ni a PSOE, pero sí que ha venido prestando ayuda económica a CCOO y UGT en los últimos años. Esto provocó una reacción inmediata en ambos sindicatos, que a través de sendos comunicados negaron rotundamente este hecho y pidieron al empresario que lo demostrara. Villar Mir le detalló a los dos sindicatos las ayudas económicas que su grupo les había concedido, con los correspondientes comprobantes.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies