Rodales de cereal para proteger trece nidos de aguilucho cenizo en Trigueros

0

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente procede al marcado de rodales de cereales para la protección de trece nidos de aguilucho cenizo (Cyrcus pygargus) en explotaciones del término municipal de Trigueros. La delegada territorial de este departamento en Huelva, Carmen Lloret, ha participado en una de estas actuaciones que, enmarcadas en el Plan de Conservación de Aves Esteparias promovido por la Junta de Andalucía y en las que se cuenta con la estrecha colaboración de agricultores y propietarios de cultivos, se desarrollan durante la temporada de cría de la especie.

El objetivo de la señalización del espacio, como expone la delegada territorial, es que las zonas de los nidos sean visibles por los agricultores para que no sean atropellados por las cosechadoras ni queden indefensos ante un hipotético ataque de depredadores. Éstas son, no en vano, según recuerda Carmen Lloret, las principales amenazas para el ciclo reproductivo del aguilucho cenizo, un ave catalogada como una especie vulnerable.

El siguiente paso, una vez balizados los rodales, es acudir a la explotación el mismo día en que el propietario va a recolectar los cereales para proceder a la retirada momentánea de la pollada mientras se cosecha la parcela. Por regla general, se coloca a los pollos en enclaves seguros durante ese tiempo, dado que no suelen permanecer inmóviles en el nido. Los más pequeños, por su parte, son trasladados al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas y de Gestión del Medio Marino Andaluz (CREA-CEGMA) ‘Marismas del Odiel’ para ponerlos a salvo de posibles ataques.

El programa de conservación vela este año en el conjunto de la provincia por un total de 86 nidos para controlar, vigilar y proteger las crías de las alrededor de 60 parejas reproductoras que sobrevuelan el territorio onubense. Estas cifras, unidas a las mayores precipitaciones de este último ejercicio, invitan a prever que se superarán en esta campaña los diez pollos que volaron en 2012, cuando la sequía y el consecuente menor crecimiento de los cereales, obligó a una segunda puesta por parte de las hembras ya después del mes de mayo, fecha en las que los huevos están más expuestos a posibles depredadores y disponen de menor aporte de nutrientes y calcio.

Estas actuaciones, que vienen a reforzar las poblaciones de aguilucho cenizo en toda la comunidad autónoma y a compatibilizar las actividades agrarias con la protección del medio natural, abarcan en Huelva a los términos municipales de Trigueros, Beas, San Juan del Puerto, Moguer, Rociana del Condado, Niebla, Villarrasa, La Palma del Condado, Villalba del Alcor, Manzanilla, Escacena del Campo y Paterna del Campo. La provincia onubense ocupa, en este sentido, un espacio destacado dentro de este plan, por delante de Jaén y la zona occidental de Sevilla. También se da una cierta densidad en las áreas septentrionales de Málaga y Cádiz y en gran parte del litoral gaditano.

Además del marcado de rodales para evitar su cosecha, otras medidas que se llevan a cabo para la preservación de esta ave rapaz, que se distribuye de forma continua por el Valle del Guadalquivir y que utiliza los cultivos de cereales como principal hábitat de cría, son el retraso de la fecha de recolección hasta que vuelen los pollos, la compra parcial de cosechas, la instalación de cercados antidepredación, traslados de los nidos a cultivos colindantes y el rescate de pollos y huevos que hayan quedado desprotegidos para su traslado a los CREA de la Junta de Andalucía.

Estas labores de conservación van más allá del seguimiento de la población, el manejo de nidos o los acuerdos con particulares para el manejo del cultivo y el control de la depredación para contemplar también campañas de sensibilización dirigidas, en especial, a los agricultores para que participen en acciones de buenas prácticas. Porque esta implicación de todos, como muestra Carmen Lloret, “se antoja imprescindible para la supervivencia del aguilucho cenizo, la biodiversidad y su compatibilidad con el aprovechamiento económico”. El reto es, prosigue, “trabajar de forma conjunta con el sector por una agricultura sostenible”.

 

 

 

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies