Tres médicos se sientan en el banquillo acusados de homicidio por imprudencia profesional grave

0
La madre de la pequeña en rueda de prensa. (Julián Pérez)

La madre de la pequeña en rueda de prensa. (Julián Pérez)

Ha echado un pulso judicial frente a la Administración sanitaria que acabará esta semana, después de casi ocho interminables años, la edad que tenía Chantal Leslie Masera cuando falleció en el Hospital Juan Ramón Jiménez tres días después de ser operada de apendicitis en la Nochebuena de 2005, según relata la periodista Rosa Font en http://pagina3huelva.es/.

“Mi hija cumpliría la semana que viene 16 años… llevo el mismo tiempo luchando porque se haga Justicia por su muerte que los años que me dejaron estar con ella”. Horas antes del juicio que arrancará mañana en el Penal 1 de Huelva, la madre de la niña, Elena Masera, repite que sólo quiere Justicia, una sentencia condenatoria. “Los responsables de la muerte de Chantal tienen que pagarlo. mi hija murió por abandono en ese hospital”.

Los tres facultativos acusados de homicidio por imprudencia profesional grave se enfrentarán a una pena conjunta de doce años de prisión (cuatro por cada uno de ellos) y otros 18 años de inhabilitación (seis para cada uno) para el ejercicio de la profesión, según la petición de la Fiscalía de Huelva.

En este tiempo, los médicos han continuado ejerciendo, algo que Masera considera inexplicable. “Es un riesgo para la población tener a gente incompetente. Me ha pasado a mi, con la muerte de mi hija, pero le puede pasar a cualquiera”, ha señalado la madre, representada en la causa por Rafael Martín Bueno, abogado de la Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas.

En este tiempo, la madre ha sentido “impotencia” y “abandono” por parte de la Justicia. Ocho largos años de espera y hasta un juicio por lesiones a miembros del cuadro médico del centro hospitalario en el que murió su hija y por el que fue condenada al pago de una multa.

El Ministerio Público destaca el informe oficial sobre las causas de la muerte que realizaron los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML), y subraya que ni durante la intervención ni de forma previa se le administraron antibióticos, “profilaxis -destaca- que está recogida en el protocolo del hospital para la operación de apendicitis, tratamiento que tampoco lo fue prescrito en los días posteriores”. La actuación -afirma el fiscal- fue “gravemente negligente, incorrecta y contrario a la praxis ortodoxa, exigiéndose un mero conocimiento básico sobre el tratamiento antibiótico”.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies