José Bretón mantiene su versión de que perdió a los niños en el parque al confundirse entre una “nube de personas”

0
Bretón declara mientras un cámara toma imágenes servidas desde el interior de la sala. (Madero Cubero)

Bretón declara mientras un cámara toma imágenes servidas desde el interior de la sala. (Madero Cubero)

Entró en la sala como una figura entablillada, con los brazos pegados al cuerpo. Hierático. En sus más de cuatro horas de declaración en la Audiencia Provincial de Córdoba, el padre de los pequeños Ruth y Jose, José Bretón ha tratado de mantener el control en la sala –incluso por encima de su abogado- y de marcar los tiempos ante el tribunal que decidirá su futuro, según narra Rosa Font en http://pagina3huelva.es/.

 

Poco después de comenzar el interrogatorio por parte de la Fiscalía, cuando tocaba hablar de la relación con su ex mujer, Ruth Ortiz, Bretón revelaba sin querer su estrategia de puesta en escena. Desde enero de 2010, “me dedico en exclusiva a mis niños. Salvo ducharlos, poco más hace ella”, afirma dirigiendo la mirada hacia su izquierda, directo al jurado popular. Era la primera de las decenas de veces que lo haría después a lo largo de la sesión: cada vez que ha hablado de sus hijos y su ex mujer ha cambiado de posición para dirigir la vista al jurado, casi de forma exclusiva a los dos hombres que forman parte del tribunal popular.

El hombre al que se acusa de haber matado a sus hijos (8 de octubre de 2011) quemándolos presuntamente en una hoguera en la finca familiar de las Quemadas (Córdoba), ha tenido dos momentos de debilidad que han hecho tambalear su control. El primero, un sollozo mantenido durante pocos minutos al hablar de los niños. “Mi hijo viene corriendo a mis brazos cuando sale de la guardería. Mi hija cuando pide agua dice papá. Mis hijos no me temen, me adoran. Y yo los quiero con locura”.

El bombardeo de preguntas en tiempos verbales pasados por parte de las acusaciones no ha conseguido distraer a Bretón, que ha usado en todo momento el presente en todas y cada una de las referencias a sus hijos. A lo largo de su declaración ha incurrido en varias contradicciones, comenzando por el fin que dio a la medicación que compró antes de la desaparición de los niños. “Las tiré”, ha dicho en dos ocasiones en respuesta a la fiscal. Lo que no recuerda –ha afirmado- es cuándo ni cómo se deshizo de las pastillas.

Más adelante se desmarcaría de sus declaraciones en fase de instrucción en el relato de la mañana del 8 de octubre, en la que mantiene estuvo en casa de su hermana mientras ésta estuvo fuera con su marido y cuya retraso provocó su enfado (según la versión dada en la investigación). Hoy, ha afirmado que no tenía ninguna prisa y hoy ha hablado por primera vez de que aquel día, estando en la finca de las Quemadas, vio una columna de humo de grandes dimensiones que no estaba en su propiedad – ha tratado de explicar y rebatir el informe realizado por el Infoca sobre el fuego- y que localizaba “por detrás de la casa grande”, sin especificar más sobre su procedencia.

Bretón traía preparada una respuesta-tipo para las preguntas más incómodas y directas sobre la muerte de los pequeños. “Eso que está usted diciendo es completamente falso”, contestaba constantemente a la fiscal para evadirse. Y lo consiguió hasta recibir un toque de atención del presidente de la sala, el magistrado Pedro Vela. “¿Ha matado usted a sus hijos?”. Hasta en tres ocasiones tuvo que repetir la fiscal para arrancar –ya bajo advertencia del presidente- un no a Bretón.

El segundo momento de debilidad se producía durante el interrogatorio de la acusación particular, que ejerce Reposo Carrero en representación de la madre de Ruth y Jose, que ya arrancaba con una reprimenda al acusado por parte del magistrado: Bretón quería intervenir para “hacer algunas aclaraciones a la letrada”, llegando a dirigirse al jurado y adoptando el papel de abogado, apreciación que ha hecho en sala el magistrado presidente, cuando Bretón ha tratado de poner en solfa el informe sobre el tráfico de llamadas de su teléfono móvil en la tarde que desaparecieron los niños.

Un mausoleo para Ruth

La tensión en este momento del interrogatorio ponía en guardia al abogado de la defensa, José María Sánchez de Puerta, que ha llegado incluso a dar indicaciones con gestos a José Bretón para que se calmara, justo cuando se le preguntaba por la grabación de las cámaras a su entrada en la Ciudad de los niños y a las razones por las que no buscó en el parque, donde mantiene hasta fecha de hoy haberlos perdido.Con episodios de amnesia respecto a sus conversaciones con la Policía, no supo contestar a la pregunta de Carrero sobre la afirmación que “le estaba haciendo un mausoleo en las Quemadas” a Ruth Ortiz.

Calmado durante el interrogatorio de su abogado, el acusado, que ha mantenido la misma versión sobre la pérdida de los niños en el parque, ha dicho que no los pudo buscar desde la desaparición hasta su arresto porque diariamente pasaba hasta quince horas con la Policía y “desgraciadamente no tenía opción para buscarlos” y ha remarcado que “Ruth es reemplazaable, mis hijos no”.

Este miércoles, en la tercera sesión del juicio, presta declaración la madre de los niños y testigos de la familia de Ruth Ortiz.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies