La producción de las industrias de AIQBE alcanza los 11.335 millones y crece por tercer año consecutivo

0
Imagen aérea del Puerto exterior en Palos de la Frontera. (Rodolfo Barón)

Imagen aérea del Puerto exterior en Palos de la Frontera. (Rodolfo Barón)

Las industrias agrupadas en la AIQBE de Huelva consiguieron que el valor de su producción en el pasado año se incrementara en un 7,8%, con lo que se produce una subida del valor de la producción por tercer año consecutivo. Este dato pone de manifiesto cómo las industrias químicas, básicas y energéticas de Huelva están superando la crisis con nota.

El valor de la facturación de las trece empresas asociadas en AIQBE fue de 11.335 millones de euros, cuando el año anterior la cifra había sido de 10.515 millones.

Estos datos han sido puestos de manifiesto por parte del actual presidente de la asociación, Rafael Martínez-Cañavate, que ha destacado que la clave de los mismos está en la exportación, en el mercado exterior, según se recoge en el informe anual de sostenibilidad de las industrias agrupadas en AIQBE. La mitad de la producción se exporta, lo que para Martínez-Cañavate pone de manifiesto el alto grado de competitividad alcanzado.

En la presentación ha estado como representante de la Junta el secretario general de Innovación, Industria y Energía, Vicente Fernández, que ha indicado que este informe es un ejercicio de transparencia, al tiempo que ha destacado la alta incidencia que las industrias tienen en PIB provincia y en la creación de empleo, tanto directo como indirecto.

Un dato a destacar es que a pesar del incremento de la producción, continúa la mejora en los parámetros de comportamiento ambiental de las plantas, que se refleja de manera sustancial en la “permanente reducción de emisiones atmosféricas”.

PRODUCCIÓN Y RESULTADOS

El comportamiento de los diferentes sectores vinculados a Aiqbe ha sido “desigual”, como corresponde a un enclave industrial tan diversificado. El mayor incremento se produjo en el refino, que alcanzó máximos históricos, mientras que el principal descenso se concretó en la producción de energía eléctrica, como consecuencia de la complicada situación del sector, que obliga a muchas plantas a “permanecer inactivas durante buena parte del año”.

La distribución sectorial de la producción está encabezada por el refino, que tras la ampliación de las instalaciones de Cepsa La Rábida representa ya el 62 por ciento del total. La metalurgia del cobre aporta el 18,5 por ciento; los productos químicos básicos, el 13 por ciento; los fertilizantes, el 3 por ciento; la energía eléctrica el 1,9 y la pasta de papel el 1,2 por ciento.

En cuanto al destino de la producción, más del 25 por ciento se vendió fuera de España, confirmando “el importante peso” de la exportación que se viene concretando año tras año. En algunos casos, como los productos químicos básicos y la metalurgia del cobre, la exportación supone más del 50 por ciento de la producción.

La contracción de la demanda doméstica, la apertura de nuevos mercados exteriores, con los costes y las rebajas de precios que conlleva para poder entrar en ellos, y el ascenso del coste de algunas materias primas llevaron a un “escasísimo margen de explotación del 1,1 por ciento”, no obstante “ligeramente superior al 0,62 por ciento del año anterior, que fue el más bajo en la historia”. A pesar del incremento de la producción el resultado neto agregado fue de tan solo 129 millones de euros.

INVERSIONES Y EMPLEO

Las inversiones realizadas en 2012 por las empresas de Aiqbe fueron de 131 millones de euros, un 32 por ciento más que en 2011. Este dato refleja que “pese a no haberse realizado proyectos de especial envergadura, ampliación de instalaciones, etc., las empresas siguen acometiendo mejoras, confiando en la recuperación y con clara orientación al medio y largo plazo”.

De este modo, el 85 por ciento de estas inversiones se han destinado a procesos productivos, mientras que el siete por ciento se dedicó a inversiones de carácter ambiental y el seis por ciento a seguridad y prevención de riesgos. Desde 1990 la inversión acumulada de las industrias asociadas a Aiqbe se eleva a 5.163 millones de euros. De esta cifra, que consolida al sector como “el principal inversor privado en la provincia”, el 40 por ciento corresponde a los ocho últimos años.

Respecto al empleo, las plantillas de las empresas asociadas a Aiqbe se han mantenido estables, mientras que en las empresas auxiliares se ha producido “un ligero descenso por la menor actividad de obras de nuevos proyectos”. La cifra total de empleados fue de 4.259, de los que 2.511 pertenecían a las plantillas propias de Aiqbe y 1.748 a las empresas auxiliares.

EFECTOS SOBRE LA ECONOMÍA DE HUELVA

El informe evalúa los efectos de la actividad productiva de Aiqbe en el conjunto de la economía provincial. La suma de los efectos directos, indirectos e inducidos se estima en 736 millones de euros de Valor Añadido Bruto –equivalente al 8,4 por ciento del PIB de la provincia de Huelva– y 8.149 empleos –cinco por ciento del empleo provincial–.

Las empresas asociadas fueron, por otra parte, contribuyentes “significativos” de las administraciones públicas, con un total de 21,6 millones de euros. De ellos, 15,7 millones fueron impuestos y tasas de los Ayuntamientos de Huelva y Palos de la Frontera, a los que se suman 4,5 millones de canon de ocupación de terrenos en el puerto de Huelva, además de las tarifas de las actividades portuarias y el tránsito de mercancías y las tasas ambientales de la Junta de Andalucía.

COMPORTAMIENTO AMBIENTAL

La inversión ambiental ascendió a 9,5 millones de euros, a los que hay que añadir 10,1 millones destinados a mejoras de eficiencia energética que, pese a tener un impacto ambiental “muy positivo”, se computan como inversiones en los procesos productivos. Las inversiones de carácter ambiental acumuladas desde 1990 se elevan a 750 millones de euros.

Respecto al comportamiento en los principales apartados medioambientales, han destacado que en 2012 volvieron a reducirse las emisiones atmosféricas. Si se toman como referencia los valores de 2008; es decir, hace cinco años, las emisiones de NOx se han reducido un 46 por ciento, las de SO2 un 30 por ciento y las de partículas un 44 por ciento. En la evolución interanual el NOx registró un ligero incremento del dos por ciento, mientras que el SO2 se redujo un siete por ciento y las partículas un 16 por ciento.

En cuanto a los gases de efecto invernadero, el conjunto de las empresas tenían derechos de emisión de 4.685.000 toneladas de CO2, mientras que la emisión real fue de 3.441.000 toneladas, un 26,5 por ciento menos.

Sobre los vertidos, el volumen total de efluentes líquidos fue de 18,9 hectómetros cúbicos, levemente menor que los 19,2 del año anterior. En cualquier caso, se encuentran siempre por debajo de los límites autorizados por la Consejería de Medio Ambiente.

Sin embargo, la generación de residuos se incrementó en 2012 como consecuencia del aumento de la producción y de las paradas de mantenimiento de algunas plantas. En 2012 el 82 por ciento de los residuos no peligrosos y el 11 por ciento de los peligrosos fueron reciclados o recuperados.

Entre los principales indicadores de comportamiento social destaca la calidad del empleo, ya que el 95 por ciento de los trabajadores tiene contrato indefinido. El salario promedio fue de 45.221 euros anuales, “muy superior a la media nacional”.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies