Opinión: ‘Emociones y sentimientos en la Infame Turba’

0

En primer lugar quiero hacer una mención especial de las personas que ya no existen, pero que permanecen en nuestros recuerdos y en nuestros sentimientos (una forma de inmortalidad según Unamuno). En nuestra infancia no tenemos consciencia de la muerte ni de la fugacidad de la vida pero llega un momento en postadolescencia que, por la muerte de algún allegado, hacemos dolorosamente nuestro el poema manriqueño: “Nuestras vidas// son los ríos// que van a dar a la mar// que es el morir…..”. O el machadiano “Caminante, no hay camino,// se hace camino al andar.// Al andar se hace camino,// y al volver la vista atrás// se ve la senda que nunca// se ha de volver a pisar.”

Ante esta cruda realidad tomamos distintas posturas: en este libro hay uno sólo que se declara creyente y él tiene el consuelo de Berceo quien afirma que al final de la vida nos espera el paraíso tras el abrazo de la Virgen. Los demás buscan otras alternativas: alguien quiere traer a su presente el paraíso de la infancia mediante la memoria o el recuerdo, o plasmar únicamente el instante presente. Hay quien afirma que pinta para ser feliz, pero ¿por qué no lo es?… Quizá la respuesta viene de otros muchos que afirman padecer profundas depresiones de las que no pueden salir (J. Carlos de Lara, Pilar Domínguez, Eva Vaz, Augusto Thassio, etc.). Este último afirma que en las simas más profundas depresivas, recurría a los cementerios y allí encontró una paz de la que no ha vuelto a gozar. También dice que le gustaría ser un inocente animal fiero y sólo pensar en “que España gane el próximo mundial”, hecho que me recuerda un poema de Rubén Darío que dice: Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,// y más la piedra dura porque esa ya no siente,// pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, // ni mayor pesadumbre que la vida consciente.// Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,// y el temor de haber sido y un futuro terror…// Y el espanto seguro de estar mañana muerto,// y sufrir por la vida y por la sombra y por// lo que no conocemos y apenas sospechamos,// y la carne que tienta con sus frescos racimos,//y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,//¡y no saber adónde vamos,// ni de dónde venimos!… Esta es la causa de todas las depresiones que aparecen en las muchas personas del libro.

‘La infame turba’ es consciente de vivir en una sociedad capitalista en la que la persona no tiene valor. Somos simples tornillos de un engranaje superior, hechos para producir y consumir. En síntesis es una sociedad deshumanizada y esto se ve mejor en las ciudades grandes. Por dicho motivo muchos artistas huyen a algún lugar recóndito de nuestra sierra o de nuestras playas, también, como Enrique Martín, se refugia entre los libros desde casi su infancia, en la casa familiar y actualmente como conservador del Museo Provincial de Huelva (afirma que se identifica más con el mundo antiguo que con el actual).

Un ejemplo nítido de la deshumanización de las ciudades son los lienzos de Pedro Rodríguez Garrido en los que sólo hay edificios y los humanos brillan por su ausencia. Otra característica de nuestra sociedad es la injusticia y más en nuestros días. Denuncia que hacen estas personas del libro sobre todo tipo de marginación (drogadictos, alcohólicos, prostitutas, emigrantes sin papeles, etc.). Thassio nos recuerda cuando nosotros emigrábamos a Alemania y el desprecio con que nos miraban los alemanes, cosa que nosotros repetimos ahora hacia todos los marginados sin que se nos encoja el corazón.

En resumen, ‘La Infame turba’ fluye hacia un todo que es el río de la vida. Río absurdo, sin sentido, irracional, deshumanizado, clasista e injusto.

 

M. Cejudo

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies