Los hospitales de Huelva participan en un ensayo sobre control de enfermedades crónicas

0

Andalucía impulsará un ensayo clínico multicéntrico en el que se evaluará la eficacia de la telemonitorización de bioconstantes a pacientes con enfermedades crónicas en estadios avanzados. El proyecto Atlan_TIC, que cuenta con Telefónica como socio tecnológico, se desarrollará paralelamente en siete centros públicos andaluces. En Sevilla, serán los hospitales Virgen del Rocío, Virgen Macarena y Hospital de Bormujos del Aljarafe; en Huelva, los hospitales Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena; y en Málaga, el Hospital Serranía de Ronda y Hospital Costa del Sol.

En total, se reclutarán 510 pacientes para comprobar, de una forma científicamente rigurosa, la eficacia, seguridad y viabilidad económica de la telemedicina en este grupo de población. Se trata del primer ensayo de estas características que se realiza en España y la hipótesis de partida es que la telemonitorización puede conllevar una reducción de hasta el 20% de ingresos y el 7% de estancias hospitalarias.

De esta forma, los investigadores medirán el impacto del control remoto de bioconstantes en términos de mejoras en salud, en cuanto se espera que los pacientes telemononitorizados (adultos con enfermedades cardiacas, pulmonares, hepáticas y renales avanzadas) ganen autonomía y control de su patología, evitando descompensaciones y complicaciones de la misma y reduciendo el número de ingresos hospitalarios y visitas a Urgencias.

Como variables de eficacia secundaria, se analizarán adicionalmente aspectos como la morbimortalidad, uso de recursos asistenciales, calidad de vida relacionada con la salud y calidad asistencial y satisfacción percibidas tanto con la asistencia médica como con los instrumentos tecnológicos que se usarán.

El director del Plan Integral de Atención al Paciente con Enfermedades Crónicas y director de la Unidad de Gestión Clínica de Atención Médica Integral del Hospital Universitario Virgen del Rocío, Manuel Ollero, coordinará el ensayo clínico a nivel autonómico, que tiene como investigador principal al internista del mismo centro sanitario y también director del Plan de Formación Integral de la Consejería, Máximo Bernabeu. El proyecto, fruto de la colaboración público-privada entre las dos entidades, conlleva una financiación de 975.206 euros.

Metodología

El reclutamiento de pacientes comenzará a finales de año y se prolongará durante 18 meses. Se establecerán dos grupos de pacientes, según tengan o no tengan telemonitorización. Ambos serán tratados con el estándar óptimo de atención promulgado por el Proceso Asistencial de Atención al Paciente Pluripatológico y por el Plan de Atención a Pacientes con Enfermedades Crónicas de Andalucía, basado en una asistencia clínica integral compartida entre atención primaria y atención hospitalaria, con co-protagonismo del médico de familia, el internista de referencia y los equipos de soporte domiciliarios, con visitas presenciales, ingresos programados en caso de inestabilización, apoyo de Hospitalización Domiciliaria, la enfermería gestora de casos y el servicio 24 horas de Salud Responde.

En los pacientes no telemonitorizados se promoverá, como es habitual, el autocuidado, la figura de la persona cuidadora y los autocontroles de constantes (frecuencia cardiaca, tensión arterial, peso, diuresis y glucemia capilar, en caso de diabéticos), que se registrarán manualmente en el cuaderno de salud del paciente.

Por su parte, los pacientes telemonitorizados, que recibirán un kit compuesto de los equipos de monitorización y una tableta digital, se seguirá un protocolo asistencial idéntico, a diferencia de que los registros de las constantes se grabarán automáticamente en un cuaderno virtual de salud, disponible a tiempo real para los profesionales sanitarios por vía telemática de transferencia de datos, sin necesidad de cables.

El sistema incorporará rutinas de alarma según horquillas prefijadas de las bioconstantes, trasladando automáticamente esas alarmas al equipo asistencial. Adicionalmente, y ante desestabilizaciones clínicas que estarán detalladas en un manual específico, el paciente activará esas alarmas a Salud Responde. El equipo asistencial tendrá diseñada una respuesta ante todas las situaciones de alarma que se detecten por los equipos de telemonitorización.

La tableta digital también permite introducir manualmente los datos biométricos, al mismo tiempo que acceder a la agenda diaria y cuestionarios, el buzón de mensajes, los contenidos audiovisuales educativos y de hábitos saludables y la carpeta personal de salud, plenamente integrada con los sistemas operativos del Servicio Andaluz de Salud.

Se ha previsto un periodo de aprendizaje de 15 días para que los pacientes sepan cómo manejar los dispositivos de telemonitorización. Asimismo, el tiempo por el que permanecerán telemonitorizados oscilará entre los 45 días y los seis meses, según se estime necesario por el equipo asistencial, que decidirá en función del nivel de autocontrol y autonomía conseguidos. El uso de la tecnología por parte de los pacientes se evaluará en todo momento, contabilizándose en registros informáticos.

Todos los pacientes recibirán su seguimiento clínico habitual y además cinco visitas regladas de monitorización del ensayo clínico. De igual modo, rutinariamente, se anotarán los posibles acontecimientos adversos de la intervención en los dos grupos de pacientes, actuándose ante ellos.

Un escenario ideal

El grupo de investigadores que impulsa Atlan_TIC tiene una dilatada experiencia en el estudio de nuevos modelos asistenciales acordes con las nuevas expectativas y demandas ciudadanas. Es por ello que se ha constituido como un equipo pionero en España en la atención a pacientes frágiles y vulnerables, cuyo paradigma más claro es el paciente pluripatológico, para el que se articula una alternativa asistencial novedosa basada en una estrecha interrelación y colaboración entre atención primaria y especializada.

Por otro lado, estos profesionales de la sanidad pública andaluza tienen una reconocida trayectoria investigadora, con publicaciones de impacto gracias al liderazgo de diferentes estudios multicéntricos nacionales, financiados por el Instituto de Salud Carlos III, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad o la propia Consejería de Salud y Bienestar Social. Dentro de estas investigaciones, este grupo ha profundizado en la aplicación de las tecnologías sanitarias con el proyecto PITES (Métodos y herramientas para el diseño e implantación de los servicios de telemedicina y e-salud para la atención de pacientes crónicos) o REDSER (Red Integral de Servicios Asistenciales Digitales).

La pertinencia del proyecto Atlan_TIC viene marcada, asimismo, por su alineamiento con el modelo asistencial que promueve el sistema sanitario público de Andalucía para abordar el paradigma de las enfermedades crónicas complejas, la pluripatología y la fragilidad. De hecho, el escenario asistencial y organizativo andaluz es idóneo para testar las TIC, ya que reúne en muchos de sus equipos el necesario rediseño asistencial de los procesos para optimizar la atención integral de las enfermedades crónicas avanzadas.

La suma de estos dos elementos, equipos humanos expertos y una organización sanitaria que apuesta por la atención integral del paciente crónico, de la mano de la excelencia asistencial, la autonomía del paciente y los autocuidados y la innovación, hacen que este ensayo clínico se diferencie de otros previos en los que los resultados no han ofrecido una conclusión clara sobre la eficacia de la telemedicina en pacientes crónicos, y más específicamente, en los que mayor grado de dependencia y más necesidades de cuidados tienen, con numerosas descompensanciones y un elevado consumo de recursos sanitarios.

Envejecimiento y cronicidad, un reto para los sistemas de salud

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en enero de 2007 más de 7,5 millones de españoles habían cumplido 65 años de edad y un tercio de ellos los 80 años. Para 2020, los mayores de 80 años serán más de tres millones de personas en la península ibérica. En el mundo, los mayores de 60 años pasarán del 17% en 2000 al 30-50% en 2050. Asociado al aumento de la esperanza de vida y la longevidad que han propiciado el desarrollo económico y los avances de la medicina de las últimas décadas, se encuentra el desarrollo de enfermedades crónicas. Las avanzadas, particularmente, están creciendo vertiginosamente.

En los hospitales andaluces, el número de pacientes pluripatológicos que ingresan al año asciende a 35.597 (con enfermedades crónicas avanzadas casi la mitad), generando más de medio millón de estancias hospitalarias con una media de hospitalización de ocho días.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies