Moguer da un paso más en la puesta en marcha del ‘Año Platero’

0
Asistentes a la firma del contrato.

Asistentes a la firma del contrato.

El artista que realizará la primera escultura del Museo al Aire Libre dedicado a ‘Platero y Yo’, firmó hace unos días el contrato que le une al Ayuntamiento de Moguer en este proyecto homenaje a la obra cumbre de Juan Ramón Jiménez, de la que se celebra en 2014 el centenario de su publicación.

El Alcalde de la localidad Gustavo Cuéllar y el escultor sevillano ganador del concurso de ideas ‘Platero Es-Cultura’, Álvaro Flores Rojas, estamparon su rúbrica en el documento en presencia de la concejala de Cultura Lourdes Garrido y del responsable del área de Turismo José Antonio Rodríguez.

El imaginero hispalense será el encargado de realizar la primera pieza del Museo al Aire Libre de Moguer, un proyecto municipal enmarcado en el programa conmemorativo del ‘Año Platero’, que celebra en 2014 los cien primeros años de la publicación de la obra más universal del poeta moguereño Juan Ramón Jiménez.

Tras competir con una veintena de obras llegadas de distintos rincones de la geografía española e incluso de ciudades europeas como San Petersburgo o Ámsterdam, finalmente el proyecto de Álvaro Flores, denominado ‘El Reencuentro’, resultó ganador del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento para seleccionar la primera pieza de este itinerario escultórico que pretende mantener vivo el recuerdo de la elegía andaluza que elevó a Moguer a la categoría de universal.

La obra ganadora, que se realizará en bronce y a tamaño natural, se ubicará en la plaza del Cabildo, junto al Consistorio y a escasos metros de la estatua dedicada a la memoria de su inseparable compañero, el poeta Juan Ramón Jiménez. Este noble espacio va a ser también objeto de un importante proyecto de remodelación que aumentará sus posibilidades de disfrute para vecinos y visitantes.

Se pretende que este complejo escultórico esté finalizado a primeros de 2014, de manera que la conmemoración del ‘Año Platero’ tenga su inicio precisamente con la inauguración de esta primera escultura dedicada al entrañable burrillo que inspiró al poeta en la obra que fue decisiva para la concesión del Nobel a Juan Ramón.

La propuesta de Flores, en la que ya está trabajando el artista en su estudio de la capital hispalense, representa a Platero como un burro joven, alegre y libre, con un leve gesto en su cabeza que según el creador ‘lo dota también de humildad, docilidad y mansedumbre, condiciones todas ellas inseparables de la bondad’.

El realismo de la figura que acentúan la fragilidad de sus patas o el cuidado del artista en el tratamiento de la expresión de la cara y del pelaje del burrillo, han resultado esenciales para la elección final del jurado, que ha destacado también la recreación del perfil del poeta que el autor consigue utilizando la cola del animal, o la incorporación de elementos claramente juanramonianos como son una rama de naranjo y una frágil mariposa.

 

Compartir.

Leave A Reply