Desarticulado un grupo de muleros que atravesaban la provincia con droga en el interior de su organismo

1
Radiografía en la que se aprecian las bellotas de hachís ingeridas.

Radiografía en la que se aprecian las bellotas de hachís ingeridas.

Agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (USECIC), del Servicio Cinológico y del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA), todos pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, han desarrollado un importante servicio relativo a la desarticulación de un grupo de muleros que utilizaban su cuerpo para transportar hachís desde Marruecos hasta Portugal.

Los detenidos en este operativo son cinco ciudadanos portugueses, tres hombres y dos mujeres, quienes llevaban en el interior de sus organismos distintas cantidades de bellotas de hachís, aunque uno de ellos arrojó un total tan elevado que ha resultado muy sorprendente hasta para los agentes más experimentados.

La detección de este grupo se produjo en la carretera A-49, donde la USECIC mantenía un control selectivo de vehículos en prevención de la seguridad ciudadana. A la altura del kilómetro 77, donde se bifurca la autovía para entrar en la capital, los guardias civiles del dispositivo procedieron a identificar a los ocupantes de un vehículo Honda Civic ocupado por cinco personas.

Durante el examen del vehículo, el perro “Bernardo” de la Unidad Canina de la Comandancia y especializado en la búsqueda de drogas, marcó el rastro de estupefacientes prácticamente en todos los asientos del vehículo, por lo que los agentes iniciaron un búsqueda más exhaustiva. Ante el malestar que presentaban algunos de los viajeros, se les requirió para que se sometieran a unas pruebas radiológicas, de donde se desprendió la existencia de numerosos “cuerpos extraños” en el interior del abdomen de cada una de estas personas.

Detenidos y trasladados hasta las dependencias de la Guardia Civil de Huelva, donde se hizo cargo de los mismos los integrantes del EDOA, se dio comienzo el protocolo establecido, si bien uno de los detenidos tuvo que ser traslado al Hospital Juan Ramón Jiménez pues empezó a sentirse mal. Allí y durante tres días, expulsó un total de 163 cápsulas de hachís, cada una de 10 gramos de peso.

Los otros dos hombres fueron expulsando las que tenían en su interior durante dos días, uno de ellos 53 cápsulas y el otro 90. Sin embargo las dos mujeres tuvieron dificultades por los que la Autoridad Judicial decidió prorrogar la detención hasta que consiguieran desprenderse de las bellotas, conllevando además continuos traslados hasta el centro hospitalario. Finalmente una de estas mujeres expulsó 111 cápsulas y la otra 134, ingresando en el Centro Penitenciario junto a sus compañeros.

La enorme cantidad de bellotas arrojadas por algunos de los detenidos ha generado sorpresa en los especialistas, especialmente la del individuo que consiguió introducirse 163 bellotas, pues estas cápsulas son ingeridas por vía oral y deben de atravesar todo el aparato digestivo, para finalmente se expulsado a través del recto.

La droga intervenida tiene una valoración que supera los 23.000€, habiéndose aprehendido además un vehículo, tres teléfonos móviles y dinero en efectivo.

Según la investigación realizada por el EDOA de la Comandancia, estos muleros venían directamente desde Marruecos y se dirigían a su país, donde se tendrían que dirigir hasta alguna vivienda en la que pasarían varios días expulsando la droga.

La Guardia Civil ha instruido las correspondientes diligencias que en unión de los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia.

 

Compartir.

Leave A Reply