El movimiento Yarn Bombing ‘disfraza’ a Minas de Riotinto para estas fiestas

1
Así desea Riotinto este año Felices Fiestas. (José Carlos Sánchez-Multimagenestudio)

Así desea Riotinto este año Felices Fiestas. (José Carlos Sánchez-Multimagenestudio)

El movimiento artístico llamado Yarn Bombing ha convertido, desde el pasado día 14, la plaza de El Minero de Minas de Riotinto en un lugar colorido para estas fechas navideñas. Este movimiento consiste en decorar con telas los espacios de distintas localidades.

Original manera de felicitar la navidad en Minas de Riotinto. (José Carlos Sánchez-Multimagenestudio)

Original manera de felicitar la navidad en Minas de Riotinto. (José Carlos Sánchez-Multimagenestudio)

Concretamente han colaborado en esta iniciativas varias asociaciones como la Asociación Matilde Gallardo, Asociación El Doblao, la Asociación de mujeres La Esquila, el Ayuntamiento de Minas de Riotinto, el Centro de Día de Mayores de Riotinto, el CEIP Virgen del Rosario y la Asociación de Mujeres Ilusión de futuro.

EL YARN BOMBING

Es un movimiento artístico menos invasivo que el de los graffitis, ya que la lana es más fácil de quitar que limpiar la pintura o la tiza. Las razones de su nacimiento son parecidas, el yarn bombing es un movimiento artístico de protesta que quiere embellecer nuestras ciudades.

Algunas de sus acciones

En Londres, New York, Pamplona, A Coruña, este filón artístico ha actuado en varias ciudades del mundo. Ha revestido de lana y colores las míticas cabinas telefónica del Reino Unido, ha dado un aire algo menos agresivo al toro de Wall Street, ha puesto fundas de ganchillo en los cuernos de los toros del Monumineto al entierro de la capital navarra, ha cubierto recientemente con una vistosa túnica de ganchillo la escultura del guerrero romano de Botero de la Domus de A Coruña.

Un poco de historia

Este arte urbano nació en Holanda en 2004, con el fin de reivindicar la utilización de tejidos como el ganchillo o la calceta. ¡Hacer la calceta no es sólo cosas de abuelas! Es más, el movimiento cuenta entre sus miembros con muchos integrantes de sexo masculino. Otro tópico que el yarn bombing consigue derrumbar.

Muchas de sus acciones se desarrollan de manera ilegal, lo que en principio era la esencia del movimiento, pero cada vez más museos e instituciones se están sumando al apoyo de este movimiento, tal y como ha pasado con otros movimientos de arte callejero, incluido los más invasivos, como el citado graffiti.

Unos guerrilleros que no “buscan guerra”

También se hacen llamar los guerrilleros del ganchillo (‘guerrilla knitting’) pero no “buscan guerra”, lo único que buscan estos guerrilleros muy especiales es hacer sonreír a la gente y sacar el arte de las galerías y generar nuevas miradas, hacia árboles, bancos, esculturas, hacia espacios que, quizá, ya pasan desapercibidos por la gran mayoría de nosotros.

 

Compartir.

1 comentario

  1. ¡Vaya horterada más grande! Parecen manualidades de niños de prescolar. Un minero es un superhombre que trabaja al límite de su resistencia, lleno de polvo, sudor y con la piel enrojecida. ¿Dónde se ha visto a un minero con un gorrito de lana en la cabeza y una bufanda? Ya no tenemos ni respeto por nuestros antepasados que se dejaron la piel en esa mina. ¿No tenéis nada mejor que hacer por el pueblo que esta horterada?

Leave A Reply