El centro de salud de Moguer enseña a familias con menores a comer y comprar de forma saludable

2

Los profesionales del centro de salud de Moguer, dependiente del Distrito Sanitario Condado-Campiña, han llevado a cabo una serie de talleres de formación de carácter grupal, así como de intervenciones de carácter individual con familias y niños que presentan obesidad infantil, con el fin de enseñarles nuevos hábitos de vida más saludables que les ayuden a hacer frente a este problema de salud, permitiéndoles mantener un peso adecuado a su edad, que evite la aparición de numerosas enfermedades asociadas, no sólo en el periodo infantil, sino durante el resto de su vida adulta.

Se trata de una línea de trabajo que forma parte de las actuaciones diseñadas en el marco del Plan Integral de Atención a la Obesidad Infantil (PIOBIN) impulsado por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, que contempla entre sus objetivos el trabajo directo con los niños y sus progenitores, con el objetivo de que puedan adquirir los conocimientos adecuados para la adopción de hábitos saludables en el seno de su hogar para el mantenimiento de un peso adecuado.

La elevada incidencia de la obesidad infantil, que mantiene en los últimos años una tendencia ascendente, según los expertos, convierten al PIOBIN en una herramienta de notable valor para detectar precozmente los factores de riesgo de esta patología, potenciar la implicación de las familias en la atención de los niños afectados para lograr un peso sano y mejorar la calidad de vida, evitando así la aparición de enfermedades asociadas como la diabetes, la hipertensión, los niveles altos de colesterolemia, ciertos tipos de cáncer y otras patologías de carácter cardiovascular.

El taller, que ha sido impartido en varias sesiones por profesionales del centro de salud y de los responsables de promoción de la salud del propio distrito sanitario, ha permitido formar a las familias de 20 niños de la localidad que presentaban problemas de obesidad en temas tan importantes como las pautas para la adopción de una alimentación equilibrada y saludable, la importancia de la inclusión del ejercicio físico en el día a día del niño y de toda la familia e, incluso, la propia elaboración de la lista de la compra.

Las charlas han tenido un carácter eminentemente práctico y vienen a reforzar el trabajo que se viene realizando desde las consultas del centro de salud de forma individualizada con aquellos menores que presentan un importante sobrepeso y que han permitido mantener en seguimiento durante este año a cerca de un centenar de niños con este problema. De esta forma, tanto los talleres de forma grupal como las intervenciones con el niño y sus padres vienen a reforzar los mismos mensajes, con vistas a conseguir un cambio real en los comportamientos y una adopción de hábitos más saludables en la infancia, de manera que sean mantenidos a lo largo de la vida.

Por ello, aprender a elaborar una lista de la compra en la que se eviten los alimentos con un exceso de grasas saturadas, azúcares refinados o una presencia excesiva de sal, potenciando aquellos que tienen unos componentes nutricionales más adecuados a la dieta de un niño, aprendiendo a leer las etiquetas de los componentes, son conocimientos importantes que pueden aportar un mayor nivel de salud tanto al pequeño como a toda la familia.

Esta iniciativa, que ha generado una gran satisfacción en los asistentes, está previsto que se repita en los próximas semanas. Con ella se da respuesta a las líneas estratégicas incluidas tanto en el Plan Integral de Obesidad Infantil como el Plan para la Promoción de la Actividad Física y la Alimentación Equilibrada, puestos en marcha por la Junta de Andalucía en 2004 y 2007, respectivamente.

 

Compartir.

2 comentarios

  1. Aiiiiisss… ceporroCarlos, las familias de niños obesos (lee de nuevo: obesos)proporcionarían alimentos escasamente saludables a sus vástagos, toda vez que éstos crecían a lo ancho en lugar de… Pues eso.
    Los sanitarios que participan, de seguro, no son “esforzados enseñantes”. Son, simple y llanamente, profesionales de la salud que comparten sus conocimientos.
    Y, digo yo, a qué carahos viene eso de preguntarse, en el mismo hilo, el número de carnés, de enchufes y no se cuántas tonteras más?.
    Yo no se si tendrán programas de higiene mental… pero pregunta por si acaso…

  2. Y digo yo, antes de esta sublime actuación de esos esforzados enseñantes, las familias moguereñas, ¿que alimentos proporcionaban a sus infantes?. ¿Cual era el grado de mortalidad infantil?. Y por pura y sana curiosidad, esa consejería de igualdad, salud y políticas sociales ¿cuantos enchufados con carnet en la boca tiene?.

Leave A Reply