Los moguereños colaboran con la restauración de la parroquia

0

Actuaci+¦n ben+®fica en Bodegas S+íenzNumerosos moguereños acudieron el pasado sábado a una gala flamenca en la Bodega Sáenz para recaudar fondos para el proyecto de restauración de la Iglesia de la Granada, que presenta desde hace años notables deficiencias.

gran acogida de la galaMoguer defiende su patrimonio en una bodega emblem+íticaLa Comisión Pro-Restauración de la Iglesia de Nuestra Señora de la Granada de Moguer organizó el pasado sábado una velada flamenca en vísperas del Día de Reyes, destinada a la recaudación de fondos para la rehabilitación y adecuación de este monumental edificio construido entre 1776 y 1783; el único templo de la provincia de Huelva con cinco naves.

La organización contó con la colaboración del Ayuntamiento de Moguer y la prestigiosa Bodega Sáenz, que cedió sus magníficas instalaciones que mantienen el sabor de la época dorada de la viticultura moguereña, para acoger la celebración de este acto benéfico en defensa del patrimonio local.

Entre los numerosos moguereños y moguereñas que acudieron a la gala, se encontraba el Alcalde Gustavo Cuellar, que quiso también sumarse a esta iniciativa con la que se pretende recuperar este templo de aspecto catedralicio y enorme valor arquitectónico que presenta desde hace años serios desperfectos.

Los asistentes disfrutaron de una gran noche flamenca protagonizada por los artistas de la Peña de Cante Jondo de Moguer y aderezada con buñuelos con chocolate o vino de naranja. Los cantaores Mario Garrido, Juan Hernández ‘Tragachinas’, Joaquín Pipón y Savia Nueva pusieron su voz y su arte al servicio de este gran proyecto, junto a los guitarristas Fran Roca, Álvaro Mora y el incombustible ‘Tragachinas’ que también demostró su dominio de las seis cuerdas. El baile también llegó a este espectáculo benéfico a través de la escuela de la Peña que dirige ‘María Canea’.

Las obras, que serán financiadas por el Ayuntamiento de Moguer, la Junta de Andalucía y el Obispado de Huelva, contemplan la rehabilitación de la estructura de madera de las cubiertas y de las cúpulas; la reparación de la techumbre, terrazas y azoteas; la restauración exterior de los elementos barrocos de cornisas, portadas y fachada; la eliminación de la humedad interior de las pilastras y muros, así como al arreglo de la carpintería y de las vidrieras del templo.

 

Compartir.

Leave A Reply